lunes, 29 de abril de 2019

Sobre el resultado de las elecciones del 28 de abril de 2019

Felicitémonos por sobrevivir a unas nuevas elecciones generales sin un excesivo derramamiento de sangre ni lamentar muchas bajas. Unas elecciones las del 28 de abril de 2019 que forman parte de este ciclo de la vida política española que todavía está por ver si comenzó con el golpe del 11 de marzo de 2004 o con el golpe de la crisis económica de 2008. Falta que se pose el polvo que levantan los caballos para alcanzar la nitidez que aporta la perspectiva del tiempo y situarnos.

Una clave del momento político sería la ruptura del turnismo. Una falsa ruptura porque el multipartidismo tapa la existencia de dos bloques que son los dos bloques de siempre. Por un lado tendríamos a la izquierda reaccionaria (campos de golf públicos, subvenciones a los coches eléctricos, meter a la gente en cajitas mentales), la extrema derecha realmente existente (a cinco minutos de abrir zoológicos de seres humanos) y facciones de izquierda divagante ("los derechos de los peces veganos"). Por otro lado tenemos a los xenófilos extremistas ("todo lo que no es malo es bueno", europeísmo como ideología), retardantes de la nostalgia ("¡viva antes!") y el tradicional partido de los pensionistas.


Un análisis rápido de los resultados tomando estos bloques nos da un empate en torno al 43%. El restante 14% se difumina entre diversas bandas que están peligrosamente próximas a ser competencia de la Guardia Civil.

Ahora corre la inmediatez de conocer cómo logrará el PSOE vencedor de las elecciones formar gobierno o cómo se va a plantear el sacar adelante su programa legislativo. 123 escaños hace no mucho tiempo sería un malísimo resultado para el partido vencedor, hoy es la repanocha. En esta época que es un monumento a lo efímero creo importante no perder la perspectiva. El PSOE ha sido premiado pero el premio es una caja con interrogantes a la que si acercas el oído suena "tic, tac". Con un mes hasta las elecciones regionales, locales y europeas nada se moverá hasta inicios de verano. Con lo que las votaciones de investidura es posible que no lleguen antes de septiembre. No sería demasiado raro que los últimos presupuestos del PP se prorrogaran un segundo año.

Un análisis más detenido de los resultados nos da más información y al mismo tiempo nos hace fruncir el ceño.

Efectivamente el bloque de la derecha ha ganado en votos en muchas provincias donde ha obtenido menos escaños que el bloque reaccionario. Esto ha vuelto loca a mucha gente que anda hoy chocándose contra las paredes o haciendo aspavientos como los masillas de los Power Rangers.


Pero la ley electoral es la misma para todos. Aquella fantasía del PP como casa común de la derecha ha saltado por los aires y la situación de este bloque yo creo que se ha clarificado y que eso es positivo. ¿Es realista pensar que los programas de Ciudadanos y Vox son intercambiables? ¿Tiene sentido decir que defienden el mismo proyecto de país? Parece que no. Asumir la estrategia de los reaccionarios que identifican a toda la derecha como si fueran exactamente lo mismo es absurdo. Sí, ciertamente existe un bloque de derechas porque algo tienen en común. Ese algo también lo deberían de compartir con alguien en la izquierda y este punto es la principal anomalía de nuestro sistema político: reconocer la soberanía nacional y la igualdad ante la ley.

Continuando nuestro vuelo rasante sobre números y porcentajes hay otras cosas que nos pueden llamar la atención. Ahí está la gran diferencia en el comportamiento electoral dependiendo de qué elecciones se traten. Que en Galicia el PSOE sea el partido más votado llama mucho la atención. El último candidato del PSOE gallego que conocí se llamaba Paco Vázquez. Creo que se metió a arzobispo o algo.


Luego tenemos el que puede ser el mayor problema de nuestra democracia: la doble victoria nazi en Cataluña y el País Vasco es algo que debería obligar a sentarse a alguna gente. No es admisible que quien hace homenajes a terroristas y quien organiza golpes de estado sean vistos como interlocutores válidos por el partido que ganó las elecciones. Si en estas regiones no se dan las condiciones para garantizar la limpieza del proceso el proceso debe anularse hasta resolver el problema. Ahora bien, puede que el proceso sea limpio y en ese caso la gente decida libremente votar a los medidores de cráneos. En ese caso las medidas a tomar son diferentes y pasan por no presentar a trajes vacíos, por hacer amplias coaliciones y por tratar de ayudar a la extensión de la democracia desde fuera todo lo posible usando para ello reformas legislativas y administrativas.

Ahora que parece que los famosos que salen en la tele se han enterado que tenemos un problema demográfico del copón es curiosa la atención que se ha prestado a la España interior. En las dos Castillas la derecha ha arrasado en votos a la izquierda pese a que finalmente en lo que cuenta ha obtenido la victoria el PSOE. La excelente noticia es que los tercermundistas se quedan sin representación.


Igualmente es importante mirar el resultado en la tercera Castilla que es la Comunidad de Madrid donde nuevamente gana en votos que no en escaños la derecha y donde Ciudadanos sobrepasa al Partido Popular. Estos dos partidos han quedado prácticamente empatados a nivel nacional pero este adelantamiento en Madrid en un contexto de gran subida para los naranjas y debacle para los azules hace que nos preguntemos quién debe ser la alternativa al PSOE. Importante esperar hasta el próximo 26 de mayo cuando el PP gracias a una mayor implantación por el territorio pueda acabar de clarificar esta pequeña pugna entre los dos partidos.

Y como tengo el público que tengo no puedo pasar por alto el reestreno de la extrema derecha en el Congreso donde esa Alianza Popular del Manolo Fraga de 1979 entra a golpe de memes en el palacio de la carrera de San Jerónimo. Con sus grandes propuestas como "hacer lo que ya se está haciendo pero GRITANDO" o ponerle adjetivos a las cosas han obtenido un resultado menor que el pronosticado en los sondeos pero como toda facción populista ahora va a ser muy complicado sacarlos de ahí.

En fin, un mes por delante en el que no se moverá nada. No creo que el pseudoRivera dimita del PP ni que ZP2 descuelgue el teléfono. En un mes tampoco cambiará mucho la cosa pero en algún momento habrá que finiquitar este extraño periodo de excepcionalidad política. A ello contribuirá el desenlace del juicio del golpe de Estado y la mayor o menor claridad del partido del gobierno sobre si España debe o no existir.



1 comentario:

Teseo dijo...

Bueno, Pdr Schz no lo tiene tan difícil. A ver, se le da un par de ministerios a Podemas, indulto a los del Prusés, un Referendum pactado con tres posibilidades para Cataluña (más independencia, igual o menos independencia) para empezar en la primera parte de la legislatura. Después sacamos alguna momia del Valle de los Caídos y vamos preparando el caminito para una nueva República Federal. Los españoles del futuro pensarán "¿te acuerdas que simpático era aquel presidente gay, gallego y de barba que teníamos la última vez que España ganó la Eurocopa?