viernes, 12 de abril de 2019

7 cosas más recientes de lo que pensabas

Es normal pensar que sucesos cotidianos llevan ahí toda la vida cuando en realidad son muy recientes. Los cambios en las costumbres, en la moral y en la adopción de tecnologías trascienden la capacidad de percibir el paso del tiempo de cada individuo. Esto sucede en dos direcciones: eventos que pensamos que son muy antiguos y en realidad son muy recientes y eventos que pensamos que son muy recientes y en realidad son muy antiguos.

Venga, al lío. Ahí va una lista desordenada de cosas que percibimos como más antiguas de lo que en realidad son.

Cargas de caballería

Puede que el caballo sea después del perro el primer animal en tener uso militar. En los primeros estados de Mesopotamia tenemos dibujos inscritos en piedra que muestran a caballos tirando del carro del rey de turno. El caballo y después por extensión en ciertas zonas el camello son de los animales más empleados por todo el aparato militar humano en todo el mundo y toda la historia. Con la mecanización y la mejora logística que supone el empleo de vehículos a motor parece que los tiempos de la guerra a caballo son cosa del pasado. Nada más lejos de la realidad: el caballo sigue siendo un elemento clave en operaciones militares actuales. Así por ejemplo en la guerra por la liberación de Afganistán en 2001 se empleó el caballo para salvar las dificultades de un terreno sin infraestructuras.

Boinas verdes del 5º Grupo de Fuerzas Especiales, 2001, Afganistán.
Esto fue gracioso porque el último manual del ejército americano sobre uso de animales se remonta a los tiempos de la Segunda Guerra Mundial y en muy poco tiempo tuvieron que rehacer una doctrina sobre el uso de animales en escenarios de combate (Army Training Publication (ATP) 3-18.13, Special Forces Use of Pack Animals). ¿Qué tipo de armas se deben utilizar montado en una bestia? ¿Qué materiales pueden transportar las mulas y los bueyes? Pero no se trata aquí solo de caballos, mulas y bueyes sino también de alpacas y hasta de elefantes. Hay que decir que el manual no recomienda el uso primario del animal para ofensivas sino relegarlo más bien a operaciones de transporte logístico. En Rusia por otra parte esto es algo diferente. Sabemos que voluntarios cosacos emplearon el caballo en labores de supresión en la guerra de Osetia del Sur de 2008, algo que no sería muy diferente al uso que se hace del caballo por parte de la policía en muchos países normales. Cosacos que son transportados en bus y caballos que son transportados por tren. Sea como fuere el caballo continúa siendo un activo militar en nuestra época de satélites y cortafuegos electrónicos.

Arcos y flechas en campos de batalla europeos

El arco es un instrumento que encontramos en todo el mundo desde época muy remota. Se trata de una herramienta muy versátil, usada para la caza y también para el combate, un arma a distancia que por lo tanto tiene un gran valor defensivo. Son célebres los arcos largos ingleses empleados en la batalla de Agincourt durante la Guerra de los Cien Años (me pregunto por qué son célebres estos arcos en esta batalla cuando el diseño del arco largo es del Paleolítico y era un arma empleada en toda Europa).

Parece que con la extensión del arma de fuego el arco dejaría de ser usado y sin embargo no es así. El arco es un arma que está siendo empleada en nuestros días en conflictos tribales de África. Sin ir más lejos en Kenya hubo decenas de muertos y un número de heridos desconocido (se sabe que se emplearon flechas envenenadas) tras el enfrentamiento de dos tribus en el año 2009.

"En pleno siglo veintiuno". Esa coletilla. (fuente: TIME).
Pero es en Europa donde los últimos manuales militares sobre el uso del arco fueron publicados poco antes de las guerras napoleónicas donde llama más la atención su uso reciente.

Y aquí es necesario ir a la Segunda Guerra Mundial y recordar la historia del Jack el loco, un oficial inglés que participó en numerosas campañas durante la contienda y cuyas hazañas están bien documentadas. Desde el uso del arco en la batalla de Dunquerque y en Yugoslavia hasta el empleo de la espada en Noruega e Italia. De la espada no comento nada porque ciertamente la espada —con sus múltiples variaciones— es un arma que sigue siendo muy común en todo el mundo especialmente en actos de genocidio cometidos por ruandeses, árabes y japoneses.

La menopausia

Ok, esto es raro pero seguidme el rollo. Entre los animales la pérdida de la función reproductora entre las hembras es un fenómeno muy, muy, muy extraño. En laboratorio —y por tanto de forma no fiable— se han identificado no mucho más allá de una docena de especies que viven este fenómeno (cobayas, chimpancés, etc.). En la naturaleza la menopausia apenas se ha identificado en tres especies: los humanos (incluidos los nacionalistas vascos), las orcas y los calderones tropicales (unos delfines muy gordos, globicéfalos, que se comportan como ballenas). (Recientemente se estima que narvales y belugas también  puedan sobrevivir a su ciclo reproductivo, aunque hacen falta más estudios sobre el tema).

Al ser un suceso natural lo encontramos desde siempre. Sin embargo no tenemos muy clara la causa evolutiva que lo provoca. Parece que naciendo nuestras crías muy indefensas la menopausia —según la teoría de la abuela— sería una estrategia para poder dedicar energías a los cuidados de las crías ya nacidas. Además, siendo preindustrialmente el parto un suceso muy traumático, dejar de parir aumenta las posibilidades de supervivencia, aumenta la esperanza de vida y por tanto la cantidad de información que la anterior generación puede transmitir a la siguiente con lo que aumentan las posibilidades de supervivencia de la siguiente generación y por ende las posibilidades de supervivencia de toda la especie. Hay otras muchas teorías como la preferencia de los varones humanos por las mujeres jóvenes, algo que se mantiene estable en el tiempo y que no sucede en sentido contrario (las hembras humanas no prefieren compañeros sexuales jóvenes). En fin, como veis es un tema mucho divertido doctor Jones.

A lo que voy es a la menopausia como fenómeno social. Históricamente la principal causa de muerte entre las mujeres está relacionada con complicaciones en el parto. La alta mortalidad infantil empujaba a una estrategia reproductiva de múltiples intentos para tener descendencia lo que aumentaba a su vez el riesgo de muerte de la madre. Pese a lo engañoso que resulta la esperanza de vida en series históricas (un tope de 40 o 50 años hasta el siglo XX), en realidad siempre hubo ancianos y, en menor medida, ancianas que pasaron la menopausia pero serían tan pocas en relación con nuestros días que bien podía haber aldeas donde ni se conociera la menopausia o bien se pensara que se tratara de algún tipo de enfermedad. El gran salto de la medicina científica en las décadas a caballo entre el siglo XIX y XX redujo de forma radical la mortalidad infantil y las complicaciones en el parto con lo que aparece una nueva clase de persona de forma masiva: la mujer que no puede tener hijos. Este reciente fenómeno va de la mano de la aparición del anciano varón. Nuevas cohortes demográficas que tienen apenas un siglo de existencia y que se caracterizan por su limitada utilidad para el trabajo manual intensivo y por su gran aporte de experiencia vital en lo que concierne a aumentar la transmisión de información a la siguiente generación.

Uh.

La adolescencia

Ligado al punto anterior tenemos la adolescencia, esa etapa de hormonas alteradas en el cambio de la infancia a la adultez. Hay una célebre tablilla babilónica (creo, 1.800 a.C.) en la que alguien se queja de la decadencia del mundo, pues vive una época en la que todo el mundo opina sin saber, los políticos son corruptos y además los hijos no hacen caso a sus padres. En las obras de los griegos y los romanos antiguos hay referencias a que los chavales de hoy en día no atienden a lo importante, etc. Sin embargo estos casos bien pueden ser críticas a la juventud e inexperiencia en sociedades que al fin y al cabo eran gerontocráticas. Toda sociedad preindustrial (o prealfabetizada masivamente) es gerontocrática porque la memoria viva de la experiencia es más fácil de consultar al anciano de la aldea, de ahí que la juventud sea criticada y existan múltiples estrategias para que el humano consiga experiencia, aumente su sabiduría y finalmente pase a estar capacitado para dar órdenes o ser responsable de otros.

La inexistencia de la adolescencia como fenómeno sin duda está relacionada con las costumbres del trabajo. Hasta bien entrado el siglo XIX la mayoría de los niños pasaban a trabajar en el momento en que podían sostener una herramienta y las niñas no solo pasaban a trabajar sino también a ser madres en el momento en que fueran biológicamente aptas. No había por tanto un periodo de adaptación a la vida adulta porque no existía ni siquiera el concepto de ser adulto. Tradicionalmente los niños son tratados por la literatura dentro de la categoría de amentales e inocentes. En el momento en que un niño es un miembro productivo de la sociedad ya pasa a ser persona.

Hace falta apuntar que todas las guerras de la humanidad han sido combatidas básicamente por niños, siendo los adultos una minoría (hay ciertas excepciones en la proporción niños-adultos, como es el caso de las legiones romanas tras la reforma mariana o de los soldados que acompañan a Alejandro en sus largas campañas). Incluso hoy en día en los países desarrollados es normal que soldados del frente no estén lejos de los 20 años. Si vamos a lo que ocurre en estados semifallidos o fallidos pues ahí tenemos una visión del pasado: niños de 12 o 14 años drogados y con rifles.

Varias razones explican la aparición de la adolescencia a inicios del siglo XX: la mecanización exige una mayor preparación para el empleo y una menor mano de obra, la extensión de la educación y la reducción de la tasa de natalidad logran que menos niños estén disponibles para el trabajo y en ausencia del trabajo se busquen alternativas como mayores periodos formativos o la ampliación de la etapa de apareamiento (con el inevitable retraso en la procreación que a su vez realimenta la reducción de la natalidad). Además, el aumento de la calidad de vida y renta disponible provoca el incremento de tiempo y dinero que se dedica a las actividades de ocio. La popularización de la música, la literatura y el cine en las ciudades de Europa Occidental, Japón y Estados Unidos en la década de 1920 llevará a la aparición del adolescente como entidad objeto de la publicidad. Tras la Segunda Guerra Mundial el adolescente será incluso protagonista en historias y será tratado por los productores de bienes de consumo como decisor último de órdenes de compra. Es decir, sin preparación previa ni formación específica, una parte relevante de la economía de consumo se dedica a vender productos a seres que dejan de catalogarse como amentales o niños en un periodo muy corto de tiempo. En términos históricos todavía es temprano para saber qué consecuencias tendrá la recientísima invención de la adolescencia.

El voto femenino en Europa Occidental

Nada hizo más por la igualdad de derechos entre sexos que la Primera Guerra Mundial y la gripe de 1918. Una guerra que en Europa causó tantas bajas (el término "baja" engloba muertos, incapacitados y desaparecidos) que afectó al desarrollo demográfico de los principales contendientes y una epidemia que cruza el océano desde Estados Unidos en el último y sanguinario verano de la guerra y que precisamente por motivos militares recibe una respuesta tardía y escasa. Tal cantidad de bajas entre los hombres en edad de trabajar provocó que las mujeres que ocupaban puestos de trabajo fabriles sustituyendo a los hombres movilizados tuvieran que quedarse ya en esos empleos debido a la incapacidad demográfica de los países de recuperar la situación laboral de preguerra. Al aumentar su contribución a la economía nacional, las mujeres alcanzaron derechos políticos inusitados en la historia.

Pero esto no fue así en todos los países. La gran excepción en Europa Occidental fue Suíza. Una mezcla de neutralidad diplomática y lento sistema legislativo basado en la consulta popular postergaron el voto femenino varias décadas. El debate nacional sobre el voto de la mujer comienza en 1959 cuando es aprobado por un cantón. El resto de las regiones suízas lo aprueban en 1971... excepto dos: Appenzell Rodas Exteriores y Appenzell Rodas Interiores, situados en el noreste del país alpino. Estos dos cantones aprobarán el voto para la mujer un poco después de que en televisión los Borg secuestran al capitán Picard y lo asimilan en Locutus.

Mientras los niños comentaban las aventuras de los Borg en el colegio no todas las mujeres en Europa Occidental podían votar.
Beber leche

Parece que os tomo el pelo pero no. Los mamíferos al culminar su etapa de desarrollo dejan de producir lactasa, que es la enzima necesaria para la digestión de la lactosa ya que ayuda en su descomposición en glucosa y galactosa, monosacáridos que son al cuerpo humano lo que el lavado de dinero a la banca inglesa.

Pues bien, los seres humanos de Europa sufrieron una modificación genética durante el neolítico que hizo que varias poblaciones fueran lactasa-resistentes y por tanto capaces de digerir leche en su vida adulta. Esta variación genética se encuentra sobre todo en la costa atlántica europea y en menor medida en Oriente Medio.

Evolutivamente producir lactasa supone una ventaja ya que al poder consumir leche se obtiene una fuente de vitamina D (necesaria para la absorción del calcio). No es raro que el caracter de lactasa-resistente prevalezca en lugares de escasa insolación. Lo que es raro es que también se dé en lugares desérticos con mucha insolación (¿quizás una estrategia para mantener la hidratación y evitar agua contaminada?).

Beber leche... de vaca

Esperad, no os vayáis. En el neolítico el comienzo de la domesticación de animales en Oriente Medio se da con animales pequeños. Tradicionalmente la ganadería se centrará en cabras y especialmente en ovejas (de ahí la estrecha relación entre las grandes religiones del lugar y los corderos u ovejas). Las vacas son un asunto completamente distinto.

La domesticación de la vaca es posterior. Perdón, quiero decir, la domesticación del antepasado de la vaca es posterior a la del cordero y la cabra. La puntualización es necesaria ya que la vaca, tal y como la conocemos hoy, no existía. El antepasado de la vaca, una especie de uro terrible, era un bicho malo de domesticar pero finalmente cuando se logra domesticar este proceso será acompañado de una lenta manipulación genética para conseguir un caracter dócil en el animal (y una reducción de los cuernos). Pese a ser ya un hecho la domesticación de la vaca y que nunca faltarán vacas en Europa y Oriente Próximo, tampoco será el principal ganado en la producción ganadera hasta hace muy poco tiempo (después de la SGM hay una explosión en producción vacuna pero no sé si la vaca ya era el principal econo-animal o no). Cabras y ovejas serán desde el neolítico hasta como mínimo hace un siglo los principales animales domésticos o domesticados. Los productos derivados de estos animales serán quesos y yogures y por lo tanto quesos y yogures de oveja. Hay textos de la Antigua Roma en los que el autor señala como algo excéntrico que las tribus bárbaras del norte consumieran leche de vaca.

Con razón los americanos ven en la posguerra su etapa dorada. Jamás sabrán lo cerca que estuvieron de padecer epidemias, hambre y una segunda guerra civil.
Fin 

Otro día comentaré, si Dios quiere, cosas más antiguas de lo que la gente, la vulgar canalla —la canaille que dirían ciertos franceses de finales del XVIII—, piensa.


miércoles, 20 de febrero de 2019

10 perlas cotidianas

Entre la confusión es complicado distinguir las tendencias. A esta complicación se le suman las limitaciones impuestas por la esfera de experiencias personales. Aún así tratemos de hacer el ejercicio de distinguir ciertas perlas, ciertos espíritus semióticos que nadan en el proceloso mar de la inmediatez, el narcisismo y el absoluto terror en el que se desenvuelve la vida de gran parte de la gente.

Quejarse por una huelga.

La idea de que los huelguistas molestan a uno personalmente. Pedir que hagan la huelga sin molestar. Esta extraña idea de que una huelga no es la expresión de un conflicto que no ha encontrado resolución en una negociación. Una huelga siempre es una medida de presión que se realiza en el espacio público y siempre va a molestar a gente ajena al conflicto. Yo aquí no quiero construir un altar moral y ay de mí si quisiera dar consejos al personal pero yo sólo quiero recordar que la vida obtenida por la persona que se queja de lo molesta que es una huelga la ha obtenido precisamente gracias a que otros han hecho huelgas antes. El tema de la protesta en la calle es espeso especialmente en un momento en que todas las ideas se aceptan por igual en una suerte de papilla moral y política así que no quiero extenderme más.

La mejor política social es el empleo

Este es un lema del Partido Popular sin embargo la idea creo que es compartida ampliamente en otros sectores. Incluso yo hasta cierto punto puedo llegar a defender algo parecido (distinguir las propias contradicciones es un ejercicio sano). Esta frasecita de 0.60 encierra una trampa terrible en lo político: dejar la política social en manos de quienes crean empleo. ¿Quiénes crean empleo? Empresarios y gente que crea su propio empleo. Es decir, todos aquellos que viven fuera del sistema permanecerán fuera del sistema. Se me ocurren pocas ideas más regresivas en lo social ya que la prioridad en la política social debe ser precisamente la gente que está fuera del sistema.

Eso es fascismo

Todo lo que no gusta estéticamente a ciertas tribus urbanas pasa a llamarse como la ideología creada por los veteranos italianos de la Gran Guerra y sus compañeros socialistas. En realidad esto viene de lejos pero dejo constancia de que no se ha movido la cosa ni un ápice desde que George Orwell escribiera "¿Qué es el fascismo?", creo que alrededor de 1948. Una estrategia empleada por la URSS de la posguerra para hacer entrismo en los parlamentos de Europa occidental.

Eso es progre o comunista

El mismo fenómeno que con la palabra fascista se produce en la otra dirección. Seres de la misma sustancia. Aquí me gustaría apuntar algo muy curioso porque dentro de las tribus urbanas del espacio estético que llamamos "derecha" todo lo que se salga de una línea que parece cada vez más extrema recibe la acusación de ser progre o socialdemócrata o comunista o jipi. Cosas como defender las pensiones públicas, la sanidad pública, los derechos laborales en situaciones de abuso de poder, etc. son calificadas de izquierdistas cuando ni en su origen ni en su desarrollo participó la izquierda. Bueno, adelante si uno quiere llamar a Bismarck a León XIII o a Lloyd George comunistas. El caso es que en lugar de discutir las políticas objetivas, se tira el globo de agua de un epíteto y se corre a esconder tras los árboles. Me parece estúpido y en gran medida coherente.

La guerra es mala

En términos generales la guerra es una cosa horrible. Ojalá las guerras se dirimieran con desfiles militares y dejando que la gente vote el que más le gusta. El caso es que en el mundo real no importa lo pacifista que sea uno mientras el vecino no lo sea. Esto de la guerra es mala o que el ejército debe servir para bajar gatitos de los árboles es parte de un pensamiento muy blando que se engloba en la idea de que existe la humanidad como ente político. En el conjunto humano que se organiza políticamente en estados hay conflictos. Hay conflictos entre humanos y conflictos entre estados (y conflictos entre humanos y estados). Una forma de resolver estos conflictos es mediante la imposición de fuerza. En cierto modo defiendo la ley del más fuerte pero sabiendo que fortaleza no es sinónimo de abuso o de autoritarismo. La fortaleza es una virtud ligada a la templanza y a la prudencia. Ahora bien, si tienes un mercado de esclavos no importa en qué cueva del desierto te escondas que te va a visitar un dron. Si estás abusando de tu población no importa cuánta soberanía tenga tu país porque hay delitos que trascienden las fronteras. Esto está muy relacionado con trasladar nuestra moral a otros lugares del mundo. Pues claro.

Los políticos tienen que tener experiencia en el sector privado, muchos títulos, bajarse el sueldo, etc.

Estas ideas decimonónicas sobre la clase política están muy presentes en nuestros días y creo que por dos razones: la primera, el descrédito de la política es paradójicamente una posición política que busca puentear el proceso democrático (eso de que el voto de un pobre valga tanto como el de un rico nunca gustó demasiado a los ricos) para conservar privilegios de origen; la segunda razón puede estar en la tendencia populista. El populismo puede verse como una consecuencia de la extensión de la participación democrática. La democracia lleva en el pecado la penitencia. Discutir mucho sobre cómo arreglar los problemas de representación política nos puede llevar a lugares oscuros. Lugares oscuros que son reflejo de las demandas de la propia sociedad. Hoy está mal visto decir que la gente no debe decidirlo todo. Hoy cada peatón se ha creído el cuento de que es un superhéroe y sacar a la gente de su delirio es una amarga píldora que en algún momento habrá que tragar.

Tal cosa es de sentido común

Me gusta mucho esta perla porque combina en pocas palabras estrategia y objetivo. La estrategia consiste en hacer que una visión política particular de un sector concreto de la población pase por ser demanda global. El objetivo es conseguir apoyos incluso de entre quienes se ven perjudicados por esa demanda de "sentido común". En política no existe el sentido común. Por definición las demandas de la sociedad son contradictorias. Puede haber demandas muy extendidas, defendidas por una abrumadora o aplastante mayoría pero aún en ese caso a la minoría hay que escucharla y dejar que esté representada. ¿Por qué? Porque hay infinitos asuntos en los que todos nosotros somos minoría. Si seleccionamos un conjunto de demandas para construir un sentido común llegará el día en que otros puedan hacer eso mismo y dejarnos fuera. Además esto tiene el peligro añadido de que estamos trascendiendo la política y entrando en lo moral. No hablaríamos de dónde poner un impuesto o construir una carretera sino de lo que está bien o mal (observad cómo yo defiendo esta idea en la dialéctica entre estados pero no en la de estado-ciudadano).

Estamos destruyendo el planeta

Más allá de las etiquetas prácticamente toda la política medioambiental deriva en una subvención de los pobres hacia los ricos. Cuando en el siglo XIX se podía pagar para no ir a la guerra, los pobres subvencionaban la defensa de los intereses de los ricos. Hoy pasa eso pero encima tenemos que aguantar homilías laicas. Antes, si protestabas te daban unos porrazos y te metían en el tren a empujones, te ahorraban las homilías. Hoy si protestas es que odias a la madre naturaleza. Hay que promover los automóviles sin gasolina así que vamos a tirar de chequera pública. 5.500 euros públicos de subvención para la compra de un coche de pila de combustible como el Hyundai Nexo que en España se vende por 69.000 euros. Ojo, y la gente no le está prendiendo fuego al país. Si tiramos del hilo podemos hablar de los espacios protegidos para conservar esos bonitos topos y serpientes y de paso para que esas casas que ya están construidas sigan teniendo buenas vistas y se eviten tener nuevos vecinos. Toda la política medioambiental es regresiva pero se ha logrado que se relacione con el progresismo (sin que esto sea óbice para ser defendida por los conservadores). Tomemos los viajes en avión por ejemplo, el medio de transporte que con mucha diferencia más contamina. Pues la propia concepción de los viajes en avión, que se dividen en clases según lo que paga el viajero, beneficia al que más paga. Ojo, una empresa puede cobrar más por un servicio distinto, ese no es el problema. El problema es que esas compañías reciben subvenciones. Subvenciones que, nuevamente, acaban siendo pagadas por la mayoría de la gente para disfrute de unos pocos. Sí, sé el contraargumento de esto y por eso vamos a pasar a la siguiente perla.

Tener derechos en función de los impuestos que se pagan

La mayor parte de la recaudación viene por las grandes compañías y por las grandes rentas. Los ricos, tomados de forma individual pagan más impuestos que los pobres. Claro. ¿Esto significa que tienen que tener privilegios? ¿Esto significa que deben aspirar a tener unos derechos diferentes? Otra vez volvemos a ideas del siglo XIX. Ideas regresivas que no ayudan ni a un mejor gobierno, ni a un mejor entendimiento, ni al mayor número de gente posible. Hay gente en sus cabales que defiende el voto censitario. Ese voto que hubo que quitar en una época en la que los jefes de gobierno caían como moscas y los conflictos laborales se resolvían a tiros. La idea loca de que el que recibe ayudas es una especie de gorrón. Esto es muy curioso porque esta idea no es defendida por los ricos sino por la gente que aspira a ser rica. Una derivada de esto es cuando la gente habla en nombre de los empresarios, como queriendo hacerles un favor, y dicen que el problema que tienen son los impuestos/cotizaciones. Claro, esas cosas son un problema en el sentido de que son un coste pero en realidad en las encuestas que se hacen a los empresarios los problemas están relacionados con la burocracia (papilla contractual) y la formación (nuestro sistema educativo superior es una broma de mal gusto).

Nacionalismo

Sip, sigue siendo cotidiano. Dos guerras mundiales. Y seguimos. Nos va la marcha.