domingo, 27 de agosto de 2017

La naturaleza del fanático

Entre la gente que acudió a la manifestación de repulsa contra el terrorismo y en solidaridad con las víctimas de los atentados de Barcelona había dos tipos de personas. Uno mayoritario que fue a lo que tenía que ir y otro que se parece más a la ponzoña que acecha en el fango. El problema es que el segundo grupo estaba organizado. La producción masiva de carteles con eslóganes que sirven para identificar la burricie a docenas de metros y el comportamiento estabulario de esta masa servil y fanática cumplió en esa jornada su función: convertir un acto de recogimiento y solidaridad en una feria.

Ser feriante es una profesión 24/7.
Reparto de banderitas y carteles, organización, espectáculo... no cometamos el error de pensar que la gente normal no es más fuerte y multitudinaria.
Hasta ahora sabíamos que los golpistas no eran precisamente el lápiz más afilado del lapicero, hoy sabemos que su calidad humana brilla por su ausencia. Ven a sus vecinos ahogarse en charcos de sangre en la calle donde compran el pan y lo que hacen es impregnar sus dedos en esa sangre caliente y pintar banderas por las paredes.

A estos peligrosos y violentos fanáticos les dan igual los muertos, los atentados, el dolor ajeno, la inseguridad; para ellos cualquier cosa se puede utilizar para sus propios fines de cohesión grupal y propaganda. Estos ignorantes despojos son los que quieren hacer un país nuevo y ahora sabemos que la primera medida que tomarán será decretar la muerte civil de los que no marchen al paso de oca.

Haine.
La repugnancia que provocan estos fanáticos ya ha dado la vuelta al mundo y hoy son más que ayer los españoles que piensan que con esta gentuza no hay que compartir nada. La separación gana partidarios por el asco que provocan los separadores. Sin embargo yo tengo un problema con esta línea de pensamiento: yo no puedo olvidar a una mayoría de catalanes —que aparentan ser menos porque no se comportan como ovejas ni tienen Obergruppenpastores— que serán los primeros en recibir el ostracismo y la muerte civil en ese mundo de Aldous Huxley en que quieren convertir Cataluña utilizando el latrocinio y el miedo.

Convivir con cientos de miles de fanáticos extremistas es un problema para todo el país al que no podemos dar la espalda. No podemos permitir la persecución ni el dominio de un grupo fanatizado porque a nosotros no nos toque de forma inmediata. Uno de los costes de la sociedad política es compartir el dolor. Las afrentas y amenazas que reciben nuestros vecinos son afrentas contra nosotros y amenazas que se dirigen contra nosotros. Diría muy poco de nosotros que dejáramos a la intemperie a nuestros vecinos.

No podemos dejar a tanta buena gente sola.
Otro punto del día que hilo con esto tiene que ver con las reacciones ante el aberrante terrorismo. Una "educadora social" (oficio que no sé en qué consiste) de uno de los asesinos del atentado se lamentaba con la pregunta "¿Cómo es posible que este buen chico haya hecho esto tan horrible?". Contestar esta pregunta requiere un crepitar de llamas en una chimenea sobre el que reposar la mirada, un sillón con orejas y una copa de balón que acunar. "¿Cómo es posible?", ah, la naturaleza humana que nos surge como un enigma pese a que respiramos ese enigma todos los días. "Pero si eran bien tratados, si jugaban al ping-pong, si comían quicos, ¿cómo es posible que asesinen a docenas?". No seré innecesariamente cruel y tan solo apuntaré a que hay filosofías que no están de moda que te explican estas cosas perfectamente: conceptos como los de virtud y principios, el orden, la diginidad humana, etc. Si uno carece de una formación y de una experiencia acumulada de la que nutrirse mediante lecturas, uno no deja de ser un niño y de plantearse preguntas de niño, evidenciando una capacidad que debe limitarse a labores manuales como arrancar patatas o limpiar arcenes. (Creo que no he sido cruel ¿no? Vamos, porque podría extenderme y mencionar que el mundo de fantasía en el que vive esa señora esta construido con cosas imaginarias y que no me extrañaría que esté más reventada de la cabeza que los propios terroristas, que siendo asesinos y psicópatas (o precisamente por ser eso) tienen las cosas muy claras (mecachis, este paréntesis sobraba, ups)).

Bien, pues el rollo de "¿Cómo es posible?" propongo aplicarlo a nuestros talibancetes de segunda be. Para cualquiera con un mínimo de perspectiva (de distancia) la pregunta es muy aplicable y sin embargo las respuestas habituales ya no cuadran. "Es la desigualdad", "es la foto de las Azores" (foto tomada en 2003, varios terroristas nacieron en 1998 o 1999), "es la venta de armas a ", "es la islamofobia"... los terroristas del ISIS en un vídeo justificaban la masacre aludiendo a los moros que había matado la Inquisición (nota: esa cantidad es cero) y a que España forma parte del Dar al Islam (el territorio que dicen que pertenece a la musulmanía porque les sale del orto decirlo. Un movimiento neo-bizantino podría darles sopas con honda). 

El ISIS revantando una mezquita de Mosul por la islamofobia y la foto de las Azores.
Tanto en un caso como en el otro las respuestas habituales no sirven porque no son respuestas sino rellenos con la propaganda de grupos que tienen unos objetivos y se centran en ellos porque al final del día no tienen respuestas pero sí agenda.

Aquí hay unos señores que quieren matar a los que se resistan y esclavizar al resto y otros señores que quieren robarnos y perseguir a sus vecinos. No parece que los discursos de gente con agenda estén siendo efectivos, tampoco los psicólogos están ayudando. No sé, qué raro que estas idioteces no funcionen. Rarísimo. Igual la pregunta no es "¿qué hemos hecho mal nosotros?". Si un tipo te atraca por la calle no te preguntas qué has hecho tú mal.

9 comentarios:

Hooke dijo...

Pues yo creo que a la "gente normal" de Cataluña si que se les puede y debe dejar solos. Yo ya he roto con la manida cantinela de que los golpistas son una minoría. Puede que lo sean, pero el resto son un atajo de cobardes que sólo esperan un amo benévolo ante el que inclinarse de la manera mas abyecta posible.

Han tenido 40 años de democracia y todas las facilidades institucionales, legislativas y económicas para construir la sociedad que les ha dado la gana. Y éste es el resultado. Con su pan se lo coman. Yo no estoy dispuesto a poner en riesgo el futuro de mi Nación por sacarles del abismo totalitario, en el que se han metido solitos. La infección es tan brutal que amenaza con extenderse por el resto del país, que no está demasiado sano como para soportarla.

Creo que lo mas prudente por parte de España en su conjunto, desde el Gobierno y la Corona a todas y cada una de las insituciones es cortar toda relación institucional, finaciera, diálogo o carantoña con todas y cada una de las instituciones, grupos o manadas que campan a sus anchas en Cataluña. Y hablar únicamente con el Código Penal por delante.

En algún momento hay que poner pié en pared. Tampoco todos los alemanes eran nazis fanáticos, pero cuando les llegó Paco con la rebaja, el momento de quejarse ya había pasado. El momento de quejarse lo dejaron atrás en 1933 cuando permitieron que Hitler se hicera con el poder sin impedírselo, por lo civil o por lo criminal.

Asertus dijo...

Sí, como en Galicia o Valencia.

Pablo Otero dijo...

Hooke, creo que manejas una definición de nación distinta a la mía. En las malas también hay que estar.

Hooke dijo...

En las malas se puede estar hasta un límite. Y creo que 40 años de privilegios tanto políticos como económicos, mientras otras regiones de España se sumen en una lenta agonía (a tí no tengo que explicártelo porque lo conoces de primera mano), para al final llegar a un punto en que lo único que recibimos los demás son insultos y amenazas contínuas, son suficientes.

Llega un momento en que hay que dejar de asumir pérdidas y retirarse para no perderlo todo y poder luchar otro día. También Cuba formaba parte de España y asumimos la pérdida porque era obvio que no podíamos seguir en una guerra eterna con los EEUU.

La gangrena del régimen nacional socialista en Cataluña puede llevarse por delante a España completa, y no dejar ni las raspas. Infecciones mucho menores se han llevado por delante sociedades mas preparadas que la nuestra. Hay que dejar clara la línea en la arena y dejar de impostar una normalidad y una cooperación que sencillamente NO EXISTEN. Y tratar a todo el conglomerado nacional-socialista como enemigos. Dentro de la Ley y con los jueces y fiscales por delante, pero como enemigos. Y hacer todo el daño posible.

Y a los catalanes "normales" dejarles claro que la lucha la tiene que encabezar ELLOS. Que son ELLOS los que tienen el problema en casa y que, si en la dichosa manifestación hubieran dicho BASTA YA y hubieran arrinconado a los camisas pardas, estaríamos hablando de otra cosa.....

Javier dijo...

A qué Utopía nos dirigimos? Caminamos a "Un mundo Feliz"?. Con todos estos antecedentes, el camino actual de los medios de comunicación y los dirigentes, cada vez más empeñados en disfrazar la realidad y dirigirla hacía un punto de no retorno donde lo que se necesita y promueve es el control absoluto de todas y cada una de las acciones y actos de los hombres la verdad es que soy pesimista y veo más cerca Oceanía o el Estado Mundial que Utopía. Incluso pensando en el deporte, creo que el fútbol se está convirtiendo en el Rollerball que el estado corporativo global utilizaba como distracción de la población mundial en la película de Norman Jewison de 1975. https://planckito.blogspot.com.es/2017/08/a-que-utopia-nos-dirigimos-caminamos-un.html

xolu xolu dijo...

Gracias Pablo.Los que tu llamas catalanes “normales“ es cierto,estamos abandonados ya que todos los poderes mediaticos de Cataluña,tanto publicos como privados,estan en manos de los golpistas y sin el poder de la manipulacion que tienen estos,desde la enseñanza,los medios de comunicacion e informacion de toda Cataluña,la telaraña politica tejida por el mafioso de Pujol y los suyos,durante 30 años,con el beneplacito de los diferentes gobiernos del Estado,los medios economicos vendidos al independentismo,etc,etc....estamos sin ninguna defensa de verdad y sin nadie que pueda organizar nada,debido al inmenso poder que tiene el nacionalismo excluyente,en Cataluña.Si no nos apoya el resto de España,empujaran a muchos que no quieren ni referendum ni mucho menos independencia,al lado contrario,a pedirla tambien.No es cuestion de una lucha en solitario de los que vivimos en Cataluña y no comulgamos con este nacionalismo excluyente y radical.

Hudson Hornet dijo...

España es una colonia de Cataluña y, en el colmo del surrealismo, la metrópoli aspira a independizarse de sus colonias. Y a las malas, sin posibilidad de mantener los flujos de bienes y servicios que hacen de Cataluña una región rica, ya que por sí sola no lo es.

Me viene a la cabeza esa película del absurdo llamada "Aterriza como puedas":

"Los pasajeros sabían a qué se exponían cuando compraron sus billetes... ¡pues que se estrellen!"

Saludos

Pablo Higueras dijo...

Una frase que me gustó del Libertad Digital:
"Islamofobia" es el término de moda, el enemigo a batir tras haber agotado las conjugaciones de abatir.

Hay que recordar lo que todos sabemos, pero que muy pocos dicen. La paz se acuerda entre dos bandos, pero la guerra la decide uno solo: si te declaran la guerra, estás en guerra, quieras o no. La sociedad liberal (libertad, igualdad, separación de poderes, propiedad privada, esas cosillas) está bajo ataque constante. Ahora es el islamismo, antes eran fascismos y comunismos (aunque el fantasma de este sigue dando guerra, y el de aquel parece que vuelve), antes aún los absolutistas.En realidad, se podría decir que siempre han sido los absolutistas, los que priorizan al grupo sobre el individuo ignorando que el "grupo" como tal no existe, que está compuesto de individuos.

Si nosotros mismos estamos todo el rato diciendo lo malos que somos y lo horroroso que es el capitalismo y lo cruel que el el occidental... pues es normal que haya gente criada aquí que decida poner bombas. ¿Cómo no te van a reventar por los aires si sólo ven lo malo que eres? Ya lo dijo (y muy bien dicho) otro lector del blog: la radicalización contra occidente empieza en el propio occidente.


PD: Todo es culpa de la (((Escuela de Frankfurt))) y sus secuaces.

Alvaro Lopez dijo...

Todas las naciones de occidente se enfrentan ( o van camino) al mismo problema, la inconmensurable crisis de identidad que nos afecta.
Son décadas ya de destrozo cultural bajo la falsa premisa liberal de que la identidad colectiva no existe. Bueno pues ahí esta el resultado,.si me robas mi identidad "tribal" buscaré otra, pir qué si no.....que sentido tiene vivir en sociedad? Por que pago impuestos? Que significa la representación política?.
En fin yo lo veo taaan claro que no se a que vienen las sorpresas.