martes, 24 de febrero de 2015

Qué está mal en la creación artística en gallego

Hay una cosa (#cosa) que se llama Axencia Galega das Industrias Culturais, en español más conocida por sus siglas SPECTRE (Special Executive for Counter-intelligence, Terrorism, Revenge and Extortion). Es una agencia pública adscrita a la consejería de Kultur de la Xunta de Galicia.

Esta viñeta en el Völkischer Beobachter no desentonaría nada.
En su divertida página web, el primer enlace que ve el visitante es el de "Ayudas", eufemismo que emplea la administración pública para referirse al sistema arbitrario por el que tú das dinero a unos señores que a su vez se lo dan a otros y así los primeros señores pueden utilizar a los segundos para mantenerse en el negociado.

Pero, ¿de qué trata este negociado opaco de reparto de rentas ajenas? Según la gente en nómina de ese negociado, el objetivo de la agencia es impulsar el tejido empresarial de los productores gallegos de Kultur. Salvo por saber qué demonios significa Kultur, la cosa está clara. Excepto por el hecho de que esta gente emplea un idioma burocrático en el que después de los objetivos, te hablan de los fines. ¿Y qué fines persigue esta agencia?
  • Normalización e impulso de la lengua gallega como medio para fomentar la identidad cultural de Galicia.
  • Fomentar la demanda de productos culturales en la sociedad gallega.
  • Favorecer la producción de Kultur de las mujeres.
Yo tampoco entiendo nada.

Esta cosa tiene su sede en el llamado "Centro de Emprendimiento de Galicia", centro que también depende de la consejería de Kultur de la Xunta. Existe una tendencia obscena por parte de la administración a inventarse negociados varios, hacia arriba y hacia abajo de la estructura organizativa. Y esta tendencia está presente en todos los gobiernos que hemos tenido en Galicia. Más dolosamente en este gobierno que llegó al poder con la promesa de adelgazar la administración.

Hombre, los actores de Matalobos. Esa serie estaba bien hecha.
Si vamos al meollo de la cosa, podemos ver los contratos que tiene, las adjudicaciones cuñadiles que justifican su existencia. En la página informan de dos contratos en vigor. Uno es el contrato de limpieza del Salón Teatro de Santiago y de la Escola de Altos Estudos (o Estudios, en las páginas de la Xunta aparecen indistintamente las dos formas porque se la sopla el idioma) Musicais, por 96.000 euros. El otro contrato es la coedición (junto a Editorial Galaxia, ¡cómo no!) de una colección llamada "Biblioteca de Teatro" por 26.000 mortadelos (800 ejemplares que seguro que se han convertido durante el proceso en mariscadas y puros. ¿Qué libro en Galicia saca 800 ejemplares en primera edición? Ninguno).

O día que faledes de zombies robots ninja do espacio, reventades.
Está guay que la Xunta tenga una página para acceder a los contratos públicos de la Xunta. El problema es que estos contratos de los que os hablo y que figuran como los que están en vigor en este negociado, son de 2008 y 2009. Claro, a nadie le importa. Todo el mundo pide transparencia pero luego simplemente no se hace uso de ella, ni se fiscaliza ni nada de nada.

Pero como los burócratas de la Xunta llevan el Imperio Austrohúngaro en la sangre, seguro que tienen explicaciones para el asunto de la transparencia y los contratos. A mí me gusta más ir por el tema de la Kultur porque es un terreno que piso firme: nadie sabe qué diablos es la Kultur así que todo el mundo puede hablar de ella.

Las dos dependencias (sede aparte) que dependen de SPECTRE son el Salón Teatro y la Escola de Altos Estudos Musicais. Bien. El Salón Teatro ubicado en la Rúa Nova de Santiago es a su vez la sede del Centro Dramático Galego (fundado en 1984, siendo presidente Fernández Albor, AP). En cristiano: la Xunta es propietaria de un teatro y de una compañía de teatro. El edificio fue adquirido por la Xunta en 1996 (Fraga, PP) y fue remodelado en varias ocasiones.

Sede de la Escola de Altos Estudos Musicais.
La EAEM fue creada en 1997 (Fraga, PP). Y a pesar de lo que pone en la página de la Agencia Gallega de Industrias Culturales, parece que su gestión se trasladó al ayuntamiento de Santiago en 2011 (ese ayuntamiento que se quedó sin concejales por la corrupción). Sólo ver el edificio de la sede ya tirá para atrás. Es el típico entramado en el que los rollos de papel higiénico cuestan 80 euros.

La EAEM imparte cursos de posgrado en temas de orquestas y sus profesores son casi todos músicos extranjeros que estoy seguro que fomentan la demanda de productos culturales en lengua gallega realizados por mujeres gallegas.

Volviendo a SPECTRE, parte de sus funciones (que yo todavía no sé cuáles son) las realiza a partir de varios "canales", a saber: Rede Galega de Teatros e Auditorios (1996, Fraga, PP), Rede Galega de Salas (2007, PSOE-BNG) y la Rede Galega de Música ao Vivo (2007, PSOE-BNG).

SPECTRE, además, hace algo importantísimo que es convocar tres premios al año: el Álvaro Cunqueiro de textos teatrales, el Manuel María de literatura dramática infantil y el Barriga Verde de textos para teatro de títeres (en dos categorías, adulto e infantil). Es muy normal que alguno de estos premios quede desierto algún año.

También el Centro Coreográfico Galego está adscrito a SPECTRE. Este centro tiene su sede en Elviña (Coruña) y entre sus objetivos encontramos "colocar a la danza en el centro de la vida cultural gallega".

De las últimas noticias que hemos tenido de SPECTRE tenemos el apoyo que ha dado a los gallegos en la Gala de los Premios Goya, apoyo que se plasmó en la asistencia del director de ese negociado a la mencionada gala (¿?).

Matadlo ya, que deje de sufrir

Bucarest.
Sobra decir que nada tengo en contra de la gente que hace el mamarracho, que escribe, que interpreta o que toca en una orquesta. Sería un miserable si tuviera algo en contra de ellos. Lo que me preocupa es la alteración de la demanda del público. Y todavía me preocupa más que esta alteración sea considerada un gasto público inexcusable. Me preocupa que todos los partidos gallegos estén de acuerdo en sostener con dinero público sectores de creación artística para la élite y que para ello utilicen la excusa de la identidad cultural. (Nota: la Escola de Música queda un poco al margen de esto porque se trata al fin y al cabo de un centro educativo y entraría en un debate distinto).

Durante los últimos años en Galicia hemos vivido la desaparición de la prensa escrita en gallego. No fue un proceso a cámara lenta. La prensa escrita en gallego se acabó el día en que la Xunta cerró el grifo. Los problemas económicos de editoriales e industria derivada son conocidos y están a la orden del día. No se trata aquí de hacer una interpretación política: la triste realidad es que mucha gente se quedó en la calle y otra se tuvo que marchar. Eso a nadie le puede parecer deseable.

Es súmamente dificil argumentar una posición contra el statu quo de los mitos cotidianos. Ya dije en alguna ocasión que el problema de la creación artística en Galicia no es el gallego. El problema es la baja calidad de las creaciones y el estorbo burocrático. Nada que se haga en Galicia escapa al control, supervisión y plácet de la autoridad pública. Como consecuencia inmediata de esto tenemos a un grupo muy reducido de creadores que se parecen más a funcionarios que a otra cosa. Las fuerzas del mercado que logran dar promoción y publicidad a las obras que cobija son responsables del éxito de creaciones en el sector privado. La interferencia de lo público impide que los agentes del sector privado focalicen los escasos recursos buscando el máximo beneficio. ¿Resultado de esto? Una especie de Retro-Rumanía en lo artístico.

Todo es maravilloso.
Emocionóse la chavalada hace unos meses por el estreno de una película llamada A Esmorga. Una película que por el hecho de estar rodada en gallego se le presuponía cierta calidad. Desconozco el mecanismo mental de la gente que piensa así. Yo no voy al cine a ver Guardianes de la Galaxia porque esté en inglés o porque la hayan traducido al castellano. Todavía no he encontrado quien pueda derribar este argumento: el idioma en que se haga algo no aporta nada.

El problema es que decir estas cosas supone el ostracismo inmediato. No existe persecución, no existe censura, simplemente existe un statu quo de explicaciones y culpas que no ayudan a nadie a resolver el problema (y sí, esto es un problema al menos para los que no somos nacionalistas y no queremos instrumentalizar una de nuestras lenguas con fines espurios).

Para aumentar la demanda de la creación en gallego se ha probado siempre a hacer la misma cosa: el reparto de subvenciones a través de premios, la intermediación de editoriales y la publicidad institucional. Nada ha funcionado. Si no fuera por SPECTRE, por los ayuntamientos, las diputaciones y demás burocracias, no se estrenaría una obra de teatro en gallego. ¿Tiene sentido seguir intentando lo mismo? Una vez dijo alguien que repetir siempre lo mismo y esperar resultados diferentes se acerca al significado de la locura.

Xavier Alcalá
Tal vez sea hora de cortar por lo sano. Tal vez sea hora de plantear unas nuevas reglas de juego: la separación de los asuntos de la lengua (lo llaman Kultur, pero se refieren a la lengua) de la política. Ni un premio más, ni una revista más. Cortarlo todo (vuelvo a insistir en que no hablo del tema educativo, que merece un debate separado).

Primer es una película que hizo un fulano en su garaje por 7.000 dólares y ganó el Festival de Sundance porque es muy buena película (luego recaudó medio millón). Esa misma historia la hacen en gallego y sería la misma historia. La gente no lee periódicos fichteanos ni el teatro gallego resulta popular precisamente por culpa de lo que los mantiene vivos (la última subvención al cine de SPECTRE es de 185.000 euros). Al quitar el riesgo de fallo a la producción, el sistema de recompensas se va a hacer puñetas. Deja de existir un baremo de buenas y malas producciones para quedarse todo en un gris retrorrumano. Por eso digo que son los defensores de la producción en gallego los que se cargan la producción en gallego.

La Kultur y la Xunta.
Esa posición intolerante denota además un profundo desprecio tanto por los autores de aquí como por la libertad de elección de idioma. Denota pavor y falta de confianza en que si se corta el grifo nadie va a hacer nada en gallego. Yo eso lo pongo en duda. Creo que si quitas de en medio a los funcionarios-artistas, veremos muchas cosas nuevas. Y la mayoría fracasará, claro que fracasará, según la Ley de Sturgeon el 90% de todo es basura. ¡Pero qué delicioso 10% nos quedará para disfrutar!

Ah, pero dar pasos en la solución que propongo significa quitar muchas cenas a mucha gente. Al final del día siempre se trata de eso.

Continuar leyendo...

sábado, 21 de febrero de 2015

Primer (2004)

Si os digo "premio del gran jurado del Festival de Sundance en la categoría de drama", estoy seguro de que os pondréis a pensar en esas guarradas iraníes de un niño que se enamora de una cometa o en una repugnante historia escandinava protagonizada por una tontaina que se pasa el día mirando por una ventana. Estoy seguro de eso porque yo pensaría lo mismo. Pero Primer ganó ese premio y no tiene nada que ver con esas movidas.

Primer es otro rollo.


De qué creo yo que va la película

Ojo que os reviento la película, mejor vedla antes (en youtube: v=TUAau4beb_E).

Es una historia de viajes en el tiempo y por lo tanto lo que sucede está en manos de la manipulación del pasado. Esto es importante tenerlo en cuenta porque no sabes hasta qué punto los hechos están alterados. En este sentido recuerda a esas películas de espías en las que no sabes quién es el agente doble. Esas historias, bien hechas, son de las mejores historias que hay.

La película nos presenta a dos amigos, que llamaré Moreno y Rubio. Son ingenieros y se buscan ingresos extra con un pequeño laboratorio en un garaje. Están desarrollando una máquina que haga pesar menos las cosas y uno de ellos descubre algo por casualidad en el interior de la máquina: un hongo que ha crecido como si hubiera estado en la máquina mucho más tiempo del que haya podido estar. Todo esto te lo cuentan en el sentido hard de la ciencia ficción. Ellos son ingenieros, no expertos en hongos, por lo tanto buscan análisis de expertos, etc. La película siempre trata de ser realista, cosa muy dificil cuando hablamos de la manipulación del tiempo.


Así que Rubio desarrolla la teoría de que el hongo que creció en el interior de la máquina de algún modo estuvo viajando en el tiempo mientras la máquina estaba encendida. Y hacen la prueba de los relojes: meten relojes en la caja y confirman que en su interior el tiempo transcurre en un múltiplo del tiempo real. Da un poco igual cómo explican esto porque lo importante es cuando metemos a alguien en la caja que pueda salir en un momento dado. Construyen una caja más grande y la instalan en uno de esos trasteros americanos donde los canales de televisión chungos nos enseñan subastas de basura.


Un bendito día Rubio lleva a Moreno al aparcamiento del sitio de subastas de basura y le da unos prismáticos: al fondo aparece Rubio saliendo del lugar donde pusieron la caja grande. ¡Oh, probó en sí mismo el viaje en el tiempo! Rubio le explica a Moreno en qué condiciones llevó a cabo el experimento:
  • Coloca un temporizador para encender la caja en diez minutos para tener tiempo de salir de ahí y no encontrarse con su otro yo.
  • En el momento en que se enciende la caja, inmediatamente sale el "yo" que ha viajado en el tiempo al pasado.
  • Él (el del presente) se va a un hotel, desenchufa los teléfonos de la habitación y se aísla del mundo (su yo del futuro anda en su presente).
  • Al acabar el día, el "yo" del hotel va al trastero y se mete en la caja, en cuyo interior permanece el tiempo que quiere viajar al pasado.
El mecanismo queda más o menos claro e impone jugosas limitaciones argumentales, conflictos que hacen avanzar la hstoria.


Deciden hacer otra caja en el trastero y viajar los dos al pasado con información de la bolsa de valores. Para más realismo, el interior de las cajas está inundado de argón y tienen que meterse con mascarillas de oxígeno (es decir, no da la sensación de magia: es costoso meterse ahi y nada agradable). Para su operación en bolsa hacen lo siguiente:
  • Encienden las cajas, se van del trastero a un hotel a aislarse del exterior.
  • Al final del día miran en Internet qué valor es el que más ha subido en bolsa.
  • Van al trastero, se meten en las cajas.
  • Esperan en el interior de las cajas las horas que quieren viajar hacia atrás en el tiempo.
  • Salen de las cajas con información de la bolsa y hacen vida normal mientras sus dobles están en el hotel.
La cosa va bien. Están cansados por sus "días de 36 horas", pero la cosa va bien. Ganan pasta (y no son idiotas como para llamar la atención).


Una noche en la que deciden meterse en las cajas por alguna razón, salen de casa de Moreno con el coche y se cruzan con el coche del suegro de Moreno. Al suegro lo habían visto ese mismo día afeitado porque había una fiesta y esa noche se lo encuentran con barba de varios días. Al dirigirse hacia él, el suegro cae desplomado y queda inconsciente. En algún momento algo ha pasado con las máquinas del tiempo como para que ese fulano haya usado una. Lo meten en casa de uno de ellos y Rubio decide que esto se les ha ido de las manos.

Rubio quiere deshacer todos los cambios hechos. Sólo han pasado cuatro días desde que se encendieron las máquinas por primera vez así que coge oxígeno, suero y dormidinas para meterse cuatro días en la caja, volver al pasado e impedir que nadie —ni él mismo— use la máquina por primera vez. En su plan cuenta con lo que él llama "Mecanismo de seguridad", una caja que encendió al comienzo de toda la movida para poder resetear la línea temporal en caso de problema. Rubio se mete en el Mecanismo de Seguridad, viaja cuatro días al pasado y se sitúa en el primer momento en que habla a Moreno del viaje en el tiempo. Y entonces se desploma.

Moreno lleva a su amigo a casa y cuando despierta le explica algo que descubrió: las cajas pueden funcionar con cajas desmonatadas en su interior. Moreno utilizó el Mecanismo de seguridad antes que Rubio para trasladar a su vez otro Mecanismo de seguridad y a él mismo. Y estuvo haciendo esto varias veces hasta poder grabar todas las conversaciones que tuvo con todo el mundo para controlar todas las externalidades. Por eso se ve a Moreno todo el rato con un pinganillo en la oreja: tiene grabado todo lo que va a pasar.

Recapitulo los planes de los dos:
  • Plan de Rubio: viajar al momento inicial, desmantelar las cajas e impedir los viajes en el tiempo ("¡tenemos que destruir el DeLorean, Marty"!).
  • Plan de Moreno: viajar al momento inicial muchas veces hasta "controlar" el azar de la línea temporal.
Para que funcione el plan de Moreno, Moreno-futuro tuvo que convencer a Moreno-pasado. Al enseñarle a su yo del pasado todas las grabaciones y sobre todo, el hecho de que en una fiesta de su novia aparece un fulano con una escopeta liándola parda, lo convence. Moreno-pasado estuvo todo el tiempo escondido en el desván de la casa ("se oyen ruidos en el desván, deben de ser ratas", se dice durante la película).

Total, que al final se destruye la amistad entre los dos. Rubio pretende llevar a cabo su plan y Moreno se va... a construir una máquina más grande. El final queda un tanto abierto. O no me enteré, que también puede ser.


Las reglas de los viajes en el tiempo

La película cumple las reglas de los viajes en el tiempo. El mecanismo empleado para viajar en el tiempo resulta original y exige un precio. No se trata aquí de aparatos mágicos (o no demasiado mágicos) ni de leyes absurdas, ni de interpretaciones bizarras de paradojas cogidas por los pelos.

Parte de la coherencia interna que tiene la historia se debe a que lo que viaja en el tiempo son personas que deciden viajar en el tiempo en un momento dado. No es lo mismo enviar objetos al pasado que personas que deciden enviarse. Si por ejemplo en tu laboratorio ves que aparece una barrita de oro porque tu yo del futuro la ha enviado al pasado, creas una paradoja si en el futuro decides no enviarla.

¿Os acordáis de cuando las películas eran fáciles a la par que divertidas?
Pero aquí, si decides en el futuro no viajar al pasado, simplemente no viajas al pasado y no pasa nada.

Otro tema bien hecho y que es muy básico es que la máquina del tiempo no envía a nadie al futuro. Las máquinas del tiempo que envían a la gente al futuro están inventadas desde hace mucho tiempo y se llaman coches, aviones y naves espaciales. Según aumentas la velocidad a la que te desplazas el tiempo transcurre más lentamente. Esta es una consecuencia de la teoría de la relatividad que ha sido ya estudiada y demostrada empíricamente y no tiene más misterio.

Si quieres ir al año 3.000 simplemente te subes a tu nave espacial y te pones a dar vueltas por el espacio rapidísimamente. Lo que para la Tierra son 1.000 años para ti pueden ser 50, depende de la velocidad pero se entiende bien.

Otra regla que cumple la película es tan básica como incumplida por otras películas. No puedes viajar al pasado a un momento antes de que la máquina del tiempo haya sido encendida. Esta limitación es lo que explica algo que muchos físicos se preguntan: si inventamos la máquina del tiempo en algún momento del futuro, ¿por qué no está esto lleno de turistas temporales?


Me acuerdo de un cuento en el que Poncio Pilato pregunta al pueblo de Jerusalén a quién debe liberar, si a Jesús o a Barrabás. La gente que grita en la plaza "¡Barrabás! ¡Barrabás!" son  turistas temporales porque no salvar a Jesús es una de las atracciones de la agencia de viajes temporal. Mola.

Corolario de esta regla es que en el instante en que enciendas la primera máquina del tiempo recibirás de sopetón a millones de personas: básicamente a todos los que en algún momento del extenso futuro quieran viajar al momento inicial de los viajes en el tiempo. Si en lugar de gente lo que envías es información, a ese laboratorio se le caen los servidores fijo. Pero ya dije antes que no tiene sentido enviar otra cosa que no sea gente (o cosas/animales adiestrados).

Otra cosa que hace bien la película no es exactamente una regla sino más bien evitar un recurso argumental que vemos en otras historias de este género: si te cruzas con tu doble creas una paradoja temporal y mueres o explota el universo. Esta es una regla que inventaron los escritores/guionistas y que no está respaldada por nada que conozcamos. En Primer se cruzan los viajeros e interactúan y no pasa (casi) nada.

Lo que hace mal la película

No es que lo haga mal, es que la película hace que necesites esquemas para poder entenderla. Estoy seguro de que el 99% de la población nunca entenderá la película y el 1% restante —incluyendo al autor— tampoco lo acabará de tener claro.

Dafuq?
What is this I don't even

Una comparación.
Oh haha... I still don't get it.
Highlights
  • ¿Qué ocurre cuando un viajero del tiempo lleva un teléfono móvil encima y no lo contesta en el instante en que su otro yo sí lo contesta?
  • Ruido en el desván y auriculares.
  • Efectos secundarios del viaje temporal: sangrado por los oídos y disgrafía.
  • Limitación plausible: el tiempo que quieres viajar hacia atrás en el tiempo es el tiempo que debes permanecer dentro de la máquina. Una especie de seguro termodinámico.
  • Evolución de los personajes: Rubio comienza siendo el más osado y Moreno el que más dudas tiene. Los roles se cambian.
  • Recursividad: la película explica que se puede enviar una máquina del tiempo desmonatada al pasado. Deja la puerta abierta a montar una máquina del tiempo dentro de otra máquina del tiempo.
  • Mecanismo de seguridad: tener una máquina del tiempo de reserva encendida desde el instante inicial.
  • Lo que más me gusta de la película: su presupuesto fue de 7.000 dólares. La madre que los parió.

Continuar leyendo...

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo