domingo, 31 de agosto de 2014

El arte no existe

En épocas más duras y elegantes que la nuestra, a los caballos de tiro se les colocaban anteojeras en la brida. Este objeto tenía por función evitar la visión lateral de la bestia e impedir que se espantara. Lo malo del instrumento, a entender de los expertos, es que provoca en el animal un insano bizqueo así como el ataque del polvo del camino a los ojos del caballo con las funestas consecuencias esperables.

Pues bien, para no caminar con anteojeras y tratar de ampliar la visión de campo, nos es preciso conocer cómo comienzan las cosas que damos por sentadas. No se trata aquí de revelar nada que no sea conocido para muchos, sino de insistir en ello, de darle una vuelta de tuerca, de mirarlo con otros ojos. Dejémonos de rodeos y vayamos al asunto. El asunto de hoy es el arte, ese mundo de sinvergüenzas.

Leo en la sección de "Cultura y espectáculos" de un diario: «La serie dedicada a "Popeye" de Jeef Koons se puede ver ahora en una exposición en Fráncfort junto a imágenes de vírgenes de la Edad Media de la colección permanente del Museo Liebieghaus. Un marcado contraste entre la siempre polémica obra del estadounidense y el arte más clásico». (¿Vírgenes medievales son arte clásico? ¿Y por qué mezclar Popeye con esas esculturas?).
Una de las dificultades más habituales que me encuentro cuando mareo por ciertos mares ("navegar" es un término que hoy me parece excesivamente moderno, hagamos como Quevedo y expulsemos las moderneces culteranas como "navegar"), es el del significado de las palabras. Sobre todo cuando se trata de ver en perspectiva histórica algún fenómeno. Lo más habitual es encontrarnos con términos anacrónicos y presentistas empleados con su significado contemporáneo en un contexto en el que ese significado simplemente era inexistente. Un ejemplo inmediato que provoca confusiones de tamaño astronómico es el de "pueblo". Cuando en un texto antiguo vemos la palabra "pueblo" no podemos ni de lejos atribuirle el significado moderno que tiene para nosotros. Sin embargo, se insiste en la confusión, incluso desde la academia, lo que no ayuda nada.

Otras palabras han cambiado tanto su significado que pese a usarlas con su significado contemporáneo no ha lugar a confusiones. Véase por ejemplo el término "preservativo". Hoy lo relacionamos con un método anticonceptivo pero hace doscientos años era un término que encuentro utilizado por la Iglesia como sinónimo de "defensa". Así, entre los defensores de la Verdadera Religión era común el uso de preservativos, por ejemplo el Preservativo contra la Irreligión de Fray Rafael de Vélez.

Cuando uno visita Pompeya no va a ver unas ruinas romanas, sino guiris obesos enseñando las pantorrillas.
Pues bien, igual que "preservativo" nos parece moderno y nos hace gracia encontrarnos con preservativos egipcios de milenios de antigüedad o con preservativos de frailes en defensa de la Religión, "arte" nos puede parecer un término que siempre estuvo ahí. Cuando visitamos unas ruinas romanas, con los críos comiendo helado y rosadas señoras inglesas obesas subiéndose a piedras para sacarse fotos como quien se saca fotos al lado de un contenedor de basura, estamos en contacto con el "arte romano" y pensamos que en la Antigua Roma la gente "se preocupaba por el arte". Es más, en los libros de texto se nos dice con la insistencia de una mujer despechada que en la Antigüedad destacan muchos artistas por sus obras que nos elevan y blablabla.

Patrañas.

Tú vete al Lugo del siglo IV y háblale de arte al fulano más listo de la ciudad. No sabrá de lo que le hablas... y es que hoy, yo tampoco sé de lo que me hablas cuando dices "arte". Puedo entender vagamente a qué te refieres cuando dices "arte romano" o "arte barroco" y también cuando dices "arte de la guerra" y "artes marciales". Se me vienen a la cabeza barcos arrastrando redes cuando dices "artes pesqueras" o incluso en los pueblos que conservan molinos de agua puedo entender "arte" como sinónimo de noria para el transporte del agua. Pero "arte objetivo" o "arte a secas" no sé qué diablos es.

Esta gente también va a las capillas ardientes de los dictadores. Todo suma.
Al contrario de lo que hace la gente normal —con sus anteojeras, sus paleodietas, su salto base y su andar sin calcetines en el caso de los varones adultos—, yo cuando no sé qué significa una palabra consulto el diccionario. En efecto, siempre cometo el mismo error de acudir al mataburros y aumentar mi grado de confusión. Veamos qué significa "arte" desde que tenemos diccionario:

Diccionario de 1780: 1 Conjunto de preceptos y reglas para hacer bien alguna cosa. Divídese en artes liberales y mecánicas. 2 Cautela, maña, astucia. 3 Libro de gramática latina. 4 Todo lo que se hace por industria y habilidad del hombre, en este sentido se contrapone a naturaleza.

Diccionario de 1817: 1 Astucias, engaños, manejos. 2 Conjunto de preceptos y reglas para hacer bien alguna cosa. Divídese en artes liberales y mecánicas. 3 Cautela, maña, astucia. 4 Libro de gramática latina. 5 Todo lo que se hace por industria y habilidad del hombre, en este sentido se contrapone a naturaleza. 6 Artificio, máquina. 7 Lógica, física, metafísica.

Diccionario de 1884: 1 Virtud, fuerza, disposición e industria para hacer alguna cosa. 2 Acto mediante el cual, valiéndose de la materia o de lo visible, imita o expresa el hombre lo material o lo invisible, y crea copiando o fantaseando. 3 Conjunto de preceptos y reglas para hacer bien alguna cosa. 4 Cautela, maña, astucia. 5 Libro de gramática latina. 6 Todo lo que se hace por industria y habilidad del hombre, en este sentido se contrapone a naturaleza. 7 Artificio, máquina. 8 Lógica, física, metafísica.

Diccionario de 1925:  1 Virtud, fuerza, disposición e industria para hacer alguna cosa. 2 Acto mediante el cual, valiéndose de la materia o de lo visible, imita o expresa el hombre lo material o lo invisible, y crea copiando o fantaseando. 3 Conjunto de preceptos y reglas para hacer bien alguna cosa. 4 Cautela, maña, astucia. 5 Libro de gramática latina. 6 Todo lo que se hace por industria y habilidad del hombre, en este sentido se contrapone a naturaleza. 7 Artificio, máquina. 8 Lógica, física, metafísica. 9 Aparato que sirve para pescar. 10 Noria.

A partir de aquí se repiten estos significados y se añaden adjetivos a la palabra "arte" que pasan a ser muy mal definidos, como en "arte abstracto" que comienza la definición diciendo que es una "disciplina artística", con lo que hay una definición circular que no sirve para nada ("una puerta es una puerta"). Desconozco el motivo por el que la Real Academia no es arrasada por la Fuerza Aérea.

Heather Rae Young, alias "la Rae", (¡gracias Google imágenes!).
Este repaso al significado de "arte" hace saltar todas las alarmas. Lo que hoy entendemos como "arte" aparece no antes de finales del XIX (acto del hombre que expresa lo material o invisible). Por tanto, para hablar de arte antes del XIX hay que ser muy cuidadoso. Si el primer significado era el conjunto de reglas para hacer bien alguna cosa, entonces el arte de una silla de Ikea es el manual de montaje de esa silla. Ahí está el arte: en los planos e instrucciones que un maestro enseña a los constructores de una carretera, nave espacial o catedral. Por esas reglas locas del lenguaje, el término que indica las instrucciones para construir algo, pasa a identificarse con ese algo, tal vez de ahí salgan los añadidos de artificio, máquina, máquina para pescar y noria que vemos incorporados posteriormente.

Llama la atención que la gente normal haga cola en las taquillas de los muesos de arte, mientras apuran sus cocacolas y dejan que los descuideros les roben la cámara de fotos, esperando ver... cuadros, esculturas y "Un perro andaluz" que exhiben en bucle en el Reina Sofía como quien fabrica algodón de azúcar en una feria. Eso es arte. Pero a la vez eso no es arte. Yo entiendo que en la fachada de un edificio así no pongan en un cartel "Hay cosas variadas aquí dentro que gente supuestamente más lista que usted cree que son molonas". Primero, no lo ponen porque es un título largo. Y segundo, no lo ponen porque es insultante: «¿cómo que otra gente valora estas cosas y yo no? ¿no soy acaso libre?». Además, las colecciones de arte implican un acto de fe. Yo mañana alquilo un local y expongo papel de váter usado y difícilmente seré considerado un artista o un mecenas. Ese papel de váter usado (usado para hacer origami, no manchado con caca, malpensados) no está imbuido de cierta fuerza espiritual incognoscible que lo eleva a la categoría de arte.

Arte.
Por tanto, el arte exige un acto de fe. La gente normal que va al museo está yendo a contemplar la licuefacción de la sangre de San Jenaro ¡y no lo sabe! Incluso los más ateos del pueblo, que están "de vuelta de todo", que no llaman a sus abuelos, que votan al Súpercomunismo, que envían a sus hijos a clases de vela porque son idiotas, y que se jactan de no ir nunca a misa... están yendo a misa. Como ovejitas. Como ovejitas medievales. Como los que levantan el culo en las madrasas y nunca se afeitan.

El último gran acto revolucionario es pasar por las taquillas de un museo de arte y gritar "¡beee!".

Claro, vosotros ahora pensaréis que estoy en contra del arte. No, no se trata de eso. Estoy en contra de abusar de la idea de "arte objetivo", como cuando en un periódico encontramos un suplemento de "arte" y los defensores de la propagación de la nueva fe cagan sus encíclicas y sus fetuas. Arte puede ser cualquier cosa, sin embargo el estado de gracia solo lo alcanzan ciertas cosas que obtienen el nihil obstat de la nueva religión atea.

Esta obra se llama "Matar a todos los humanos". En serio.
En general, esto de lo que hablo va ligado al mito de la cultura y es una historia más larga: tiene que ver con la inversión teológica, con la rotura de la cristiandad en el siglo XV, con la sustitución de Dios, y con ese cambio que se produce en la Ilustración en el que de glosar la vida de los artistas se pasa a glosar la vida del arte, como si se tratara de un ser vivo eterno.

Y nuevamente volvemos a esa inmanencia del arte en la historia: de la cueva de Altamira a Mickey Mouse tenemos expresiones del hombre sobre lo material o invisible y sin importarnos el por qué, las metemos todas en el mismo saco. ¿Es lo mismo una escultura de un candidato a una magistratura romana en el siglo I que un tebeo de Spiderman? Realmente sí, pero nos dicen que no. Y nos argumentan que tebeos hay muchos y escultura una sola. Sin embargo ese no es motivo para hacer tal distinción. Para los seguidores de Spiderman, un cómic original tendrá un gran valor y para un talibán, la escultura de un tío en pelotas tiene que ser destruida. Por lo tanto, siempre que hurguemos en el tema será necesario acudir al acto de fe.


Continuar leyendo...

sábado, 23 de agosto de 2014

Pablemos Coruña como ejemplo para otras ciudades españolas

La fase de madurez del 15M —por ser generoso— llega a Coruña y a otras ciudades donde se están formando embriones de "candidaturas ciudadanas" (se conoce que las de los partidos no las forman ciudadanos, sino roedores). En un primer momento, al leer su manifiesto, que más bien parece el prólogo de un libro barato de autoayuda escrito por un pastor evangelista de Arizona, pensé que la llamada "Marea Atlántica" se trataba de la marca con la que Pablemos Coruña quiere organizar su candidatura para las próximas elecciones locales. Luego cambié de opinión.


Un señor mayor escribe en un diario local que conoce a gente que firmó el manifiesto de autoayuda de la Marea Atlántica. Y comenta que ahí reconoce a gente que viene del nacionalismo. Esto cambia un poquito la idea de que se trate de una marca de Pablemos. El lenguaje es el mismo, las formas son idénticas, pero el background no es exactamente el mismo que el que encontramos en Pablemos. Y entonces aparece otra teoría: una marca blanca de la izquierda nacionalista para frenar el supuesto éxito que se espera que coseche Pablemos en las municipales de 2015 en Coruña (si se disgrega mucho el voto, con 5.500-6.000 votos tienes concejal). ¿Problema? También puede que no se trate de izquierda nacionalista, sino de la izquierda que los nacis denominan "españolista", es decir, Izquierda Unida.

En Galicia la situación de la izquierda que nos redimirá con agua bendita es como una infinita sucesión de matrioshkas. Lo que en el ayuntamiento herculino conocemos por Izquierda Unida, es un vestigio de las elecciones de 2011, pero Beiras destruyó el BNG en febrero de 2012. Del agujero humeante que dejó el BNG, salió el pacto de Beiras e IU (AGE) que se ha convertido en tercera fuerza por detrás del siempre sorprendente PSOE galaico que sigue ahí sin que nadie se lo explique.


¿A dónde voy con esto? La coalición Izquierda Unida-Beiras (AGE) ya defendía el programa de Pablemos antes de Pablemos. Es más, el Coletas colaboró en su campaña autonómica que tan bien les salió. Sea la Marea Atlántica, a imitación de Guanyem, una maniobra pro-Pablemos, o bien sea un incordio (nacionalista) anti-Pablemos, hay algo que no me cuadra.

Muchas veces, los que estamos fuera de esos conciábulos de plañideras tendemos a tratar a todos esos subgrupos por igual. Se trata de economía del lenguaje y de evidenciar su escasa importancia. Pero al menos, en el caso de la capital de Occidente y de su región circundante, no podemos dejar de constatar que existe un eje político en el que es posible determinar diferencias entre estos subgrupos que juntos apenas juntan la mitad del voto de la suma de PP y PSOE.
  • Lo que queda del BNG llama "españolista" a Izquierda Unida.
  • A Izquierda Unida le va muy bien con Beiras: es una fórmula que les ha funcionado electoralmente, aun a pesar de los disidentes y de diputadas díscolas (nota curiosa: el PP de Galicia también llama "españolista" a Beiras imitando la estrategia de lo que queda del BNG).
  • IU en Galicia para continuar con su coalición con Beiras asume plenamente el llamado "derecho a la autodeterminación" de Galicia (y según el BNG son "españolistas" jiji).
  • IU-Beiras (AGE) dice exactamente lo mismo que Pablemos.
  • A las elecciones europeas AGE y Pablemos se presentaron por separado, quedando en empate técnico como tercera y cuarta fuerza.
  • Hemos escuchado trece millones de veces al Coletas decir que no le gustaría que Cataluña se fuese de España, pero que como es un fundamentalista democrático y se la sopla la Constitución, hay que "respetar" lo que decidan los cleptócratas y sus tontos útiles. Es decir, derecho a la autodeterminación. Cosa que en Galicia está en línea con su posición.
  • El manifiesto de autoayuda de los seguidores del pastor de Arizona (esa bala no la veíais venir) llama a la "confluencia" "desde abajo".
  • La movida es que Pablemos y AGE dicen exactamente lo mismo de la confluencia y del cumbayá y de hacer mayorías "desde abajo".
  • Conclusión: BNG, AGE, Pablemos y la marea de Arizona dicen todos exactamente lo mismo respecto a estrategias de confluencia y respecto al modelo de país.
Yo quería que mi conclusión fuera que Pablemos no es tan nacionalista como el resto, ya que entiendo que tienen apoyo electoral entre cohortes que no han votado nacionalismo. El caso es que me encuentro con un programa y unas declaraciones intercambiables con las de Izquierda Unida que por estrategia asume el planteamiento soberanista del independentismo.

Hodor.
Claro, todo esto son anémonas metafísicas: independencia, autodeterminación, "los de abajo". No hay nada ahí de horarios de recogida de basura, de arreglar socavones en Eirís, ni de un acceso al aeropuerto que no nos haga comer los semáforos de Vilaboa, ni del número de plazas en los centros de día, ni de la estúpida subida del IBI del gobierno del PP (que por cierto, la lideresa del PSOE herculino, en una extraña posición liberal, no deja de criticar).

Yo me temo lo peor para estas próximas elecciones locales. Y lo peor no será tener un gobierno comunista en el consistorio que dilapide los recursos públicos en campañas de autobombo. Puede que incluso sea bueno tener unos añitos de totalitarios en el gobierno para vacunarnos y para que surjan diferencias irreconciliables en su seno: dejar que se desangren por dentro jugando a la silla musical. Lo peor, creo, va a ser aguantar una campaña en la que no se hablará de nada. Tener que bregar con gente que parece que les echa opiáceos a los chococrispis. Yo puedo soportar a un malvado, pero no me obliguéis a aguantar a un pesado.

Salud, Augusto, y no cantes; asesina, pero no hagas versos; envenena, pero no bailes; incendia, pero no toques la cítara.
Última carta de Petronio a Nerón, Henryk Sienkiewicz, Quo Vadis.

Y para muestra un botón. Tenemos el manifiesto de la marea de Arizona (yo ya me siento cómodo con lo de Arizona y no me pienso bajar de este caballo), que empieza con un «sabemos que este sistema no deja de crear injusticia y desigualdad». La primera en la frente. Este sistema político, económico y de costumbres, que más o menos se inicia con la Constitución del 78 o con la implantación del euro, es el que más igualdad y justicia ha proporcionado en toda nuestra historia. Acepto que lo de la justicia es algo muy etéreo, como un pedo de querubín, y no se puede medir (aunque tengo la intuición de que épocas precedentes no fueron más "justas"), pero en lo de la igualdad (tanto de oportunidades como de ingresos) sí existen métricas y datos estadísticos que nos dicen que no solo nuestra pequeña gran ciudad, faro del mundo libre, ha visto decrecer la desigualdad de forma constante durante las últimas décadas, sino que además, eso ocurre en el resto de Galicia y, en general, en toda España. A mí que me enseñen los datos de esa desigualdad. Y que no me vengan con el cuento de pillar un lapso de tiempo que les beneficie: quiero ver series históricas.

El típico círculo de barrio de Pablemos.
Continúo (si yo he leído esa mierda, vosotros no os vais a escapar, queridos lectores):

Merecemos una ciudad sin corrupción ni desahucios. Una ciudad libre de especulación. Una ciudad para las personas, para la convivencia y la realización individual y colectiva, no un escaparate. Una ciudad sin complejos, acogedora y a la vez orgullosa de la lengua y la cultura gallegas. Una ciudad sin exclusiones de ninguna clase. Una ciudad a la medida de los y de las de abajo.

Yo quiero que todos los niños cumplan sus sueños. Quiero que me enmoqueten las playas, que un mono vestido de botones me recoja la basura y la baje al contenedor. También quiero una parada de bus en la puerta de casa, pero que solo funcione en mi horario. Ojo también a la pequeñita piedra en el camino que les sale a estos comunistas de chichinabo: "una ciudad acogedora y a la vez orgullosa de la lengua y cultura". Ese "y a la vez". Saben perfectamente lo que chirría el Volkgeist con el "ser acogedor". Psicofallo. Sería intelectualmente más respetable que dijeran "una ciudad orgullosa de su lengua y cultura gallegas que rechazara cualquier injerencia extranjera".

"Kultur vs. Humanity".
Por cierto, lo de "que la gente se sienta orgullosa de la lengua gallega" ¿exactamente cómo va en los presupuestos municipales? ¿Habrá una partida de orgullo? ¿Cómo se hace el seguimiento estadístico del grado de orgullo por la lengua gallega en la ciudad? ¿O hablan de una de esas mierdecitas metafísicas que meten ahí y que nadie sabe lo que son y al final resulta que es dar dinero público a fulanos que hacen tonterías con palos y bongos? Me gustaría saberlo. Igual que me gustaría una definición exacta y concisa de lo que es "cultura gallega". ¿Un petroglifo es "cultura gallega"? ¿El uniforme de legionario romano que hay en el Arqueológico es "cultura gallega"? ¿La Torre de Hércules? ¿El calendario floral de los Jardines de Méndez Núñez?

Necesitamos un espacio de confluencia, en el que quepamos todas y todos, alrededor de un deseo común: acabar con las políticas dictadas por las élites y el poder económico y rescatar la democracia, secuestrada por el bipartidismo también en el ámbito municipal.

Ya estamos con "la confluencia". Cogen una palabra y no la sueltan. Como cuando Chiquito de la Calzada hizo famoso el pecadorr de la pradera y todo el mundo lo repetía.

Ya estamos todos.
Quienes me leéis desde hace tiempo sabéis que no ahorro críticas al bipartidismo. Ahora bien, les critico no porque "secuestren la democracia", sino porque cuando gobiernan los mismos durante mucho tiempo, se crean estructuras de poder paralelas, lazos de confianza y mecanismos poco transparentes de toma de decisiones. Es decir, el proceso democrático sigue funcionando, pero hay cierto runrún de corruptela que es mejor parar: ese "levantar alfombras" me parece sano y deseable.

Considero algo exagerado pensar que en María Pita mandan élites y poderes económicos desconocidos. Los concejales y sindicalistas tienen parientes. Quiero decir que nos conocemos todos. No es ésta una ciudad muy grande, aunque sea la ciudad más importante del mundo porque es la ciudad donde yo guardo mis juguetes y mis mortadelos.

"¡Ya vienen!".
Esto de la famosa "élite que domina en la sombra" es un mantra muy repetido por estos tipos. Curiosamente nadie ha dicho todavía (creo) que se trata del mismo discurso de la teoría de la conspiración: iluminati, majestic 12, Bilderberg, etc; el "gobierno en la sombra". Es decir, son conspiranoicos y quieren controlar la traída de agua potable. El origen de esta leyenda conspiranoica está en Los Protocolos de los sabios de Sión, el libelo inventado por la Ochrana para justificar la persecución de los judíos en Rusia. ¿En serio va a haber que pagarles impuestos a estos chiflados? ¿En serio quieren controlar el agua potable esta gente que se pone sombreritos de papel de plata en la cabeza?

Buscar una nueva forma de organizar la vida en común, honesta y transparente, construida por la ciudadanía, al servicio de la ciudadanía y bajo el control de la ciudadanía.

Insistir en lo de la ciudadanía y en lo de "democratizarlo todo", tan solo esconde un profundo rechazo a instituciones funcionales que han demostrado su eficacia. Instituciones, además, perfectibles dentro del sistema y que garantizan la igualdad ante la ley, gran regalo que el liberalismo político ha hecho a los sistemas políticos de las naciones más libres y prósperas que hayamos conocido en toda la historia. Porque no nos equivoquemos, "investigar" el origen de las mayores fortunas es un acto arbitrario de discriminación que vulnera la igualdad ante la ley. Para mí es exactamente lo mismo que si dicen "investigar" a los musulmanes o a los socios del Dépor.

Pero en fin, que estas tan solo son pequeñas gotas en el proceloso mar de la iniquidad y la propaganda que nos inunda. ¡Cuán sencillo es "señalar" a "los ricos"! ¡Qué fácil es olvidarnos de que existe la inspección fiscal! Y qué ridículo hacen quienes hablan del 99% de los coruñeses, como intentando meter con calzador un eslogan de los pijos neoyorquinos en su maquiavélico plan. Yo insisto: que me enseñen datos. ¿Qué diferencia al 1% de los coruñeses más ricos del 10%? ¿Dónde está el límite entre los buenos y los malos?

Ah, la Europa que vivió bajo la dictadura comunista: ese lugar en el que ser progre es de fachas.
Es que es todo tan tonto. Es todo tan de librito de moda, de dieta de moda. La paleodieta. El paleopablemos. Y luego vas y hablas con gente de un estatus económico algo más que acomodado y te sueltan que les mola el rollo de Pablemos y las mareas. No, no están engañados ni son ignorantes. Es que no tienen otra cosa. No les ilusiona otra cosa. En sentido estético y emotivo no reciben ninguna otra oferta.

Pero bueno, ya habrá ocasión de seguir tratando el tema.

Nuestro trabajo en Japón:



Continuar leyendo...

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo