viernes, 5 de enero de 2018

Cataluña 21D: las elecciones en las que todos nos conocimos

Las últimas elecciones regionales en Cataluña del pasado 21 de diciembre de 2017 pueden haber sido las menos interesantes desde que existe esa comunidad autónoma por dos motivos: el primero porque el eje golpismo-democracia tiene muy poca movilidad y realmente no ha pasado nada destacable como para alterar la correlación de fuerzas precedente. El segundo motivo está en la propia naturaleza de esas elecciones que han sido convocadas por el gobierno central ante la dejación de funciones del anterior gobierno regional. Es decir, que ganara quien ganara al final todo el mundo tiene claro quién manda. Esto le quita emoción e interés a la cosa.

Sea como fuere, en Cataluña ya se ha acostumbrado el personal a tener elecciones prácticamente una vez al año, como ocurre en las repúblicas bananeras caracterizadas por el dominio del populismo y la debilidad institucional. Cabe preguntarnos si estas elecciones han contribuido a resolver estos dos graves problemas de esta región mediterránea. Me temo que la respuesta es no.

El País | Resultados elecciones catalanas de 2017
Las candidaturas golpistas pese a disminuir en escaños mantienen la mayoría absoluta que les da la llave de gobierno en caso de poder ponerse de acuerdo. El predominio del populismo está por tanto garantizado y con él la debilidad institucional. La reedición de un gobierno golpista cuya prioridad es hacer un juego de rol en vivo parece la opción más probable. Esta lampedusiana opción supone regresar a las subvenciones masivas a medios de comuncación incapaces de competir por sí solos en el mercado a cambio de ejercer de voceros del poder. Supone también el regreso de la movilización perpetua en la calle para ocultar con gran fanfarria y boato la carencia de ideas y de políticas encaminadas a resolver problemas prosaicos y reales de los ciudadanos como los que tienen que ver con el transporte, los medicamentos y la educación.

Algo que recordamos poco es el fin último no confesable del golpismo: no se trata de la separación de Cataluña del resto de España sino de situarse en un punto intermedio justo ya que si de verdad quisieran la separación no harían todo lo que hicieron (saltándose la ley la separación será siempre imposible, yo creo que los propagandistas del golpismo son perfectamente conscientes de ello). Una reedición de un gobierno traidor y golpista nos abocará nuevamente a este juego de tira y afloja... pero ahora con menos emoción pues como mencioné antes todos tenemos claro quién manda.

La famosa intervención de la autonomía catalana se limitó a la laparoscópica convocatoria de elecciones regionales con la reticencia del gobierno central hasta para cumplir mandatos judiciales que ese gobierno autonómico tenía pendientes. Aún así, estos dos meses de gobierno regional funcionando en automático nos han dejado alguna pista para el optimismo. Algo que deberían tener presente todos aquellos que piensan que "el problema no tiene solución". Claro que tiene solución, pero hay que querer y nuestro gobierno central (y con él el Senado, que no vale para nada excepto para esto) no quiere. Por cobardía o por cálculo electoral, eso ya no lo sé.

Sin embargo hay algunos que parece que sí que quieren y es la nota positiva de estas elecciones. Una nota bastante alucinante: Ciudadanos ganó estas elecciones en Cataluña.

Dirigentes de Ciudadanos celebran la victoria al conocer los resultados.
Con más de un millón de votos el partido que preside Albert Rivera se sitúa como la primera opción de los catalanes. Aumentó más de un 50% el número de votos desde las anteriores elecciones de 2015 y es la primera fuerza en escaños en el parlamento regional. La extrapolación a la política nacional es muy complicada pero no sería descabellado sospechar que el partido naranja ya es tercera fuerza en toda España. A esto ayuda el descalabro de las opciones tercermundistas que pasan de 21 a 12 escaños y de 700.000 a 500.000 votos.

Me parece interesante analizar plutarquianamente a Ciudadanos con el tercermundismo y no con el PP, el PSOE o con el separatismo mafioso estándar porque son estas opciones las llamadas a enfrentarse en España en los próximos lustros viendo la intención de voto por edad. Un enfrentamiento que rebasa lo político para situarse en lo estético (incluso en lo higiénico). Pues bien, en estas elecciones catalanas vimos una diferencia absimal entre el tercermundismo chavista y Ciudadanos.

Los chavistas se caracterizaron por hacer un extraño funambulismo entre rechazar la defensa de la ley y rechazar su ataque por parte del separatismo. Por su parte, Ciudadanos no es que se situara solamente a favor de la Constitución como ha hecho el PP, por ejemplo, sino que no se ha movido de su raison de vivre fundacional: el rechazo hostíl al nacionalismo. Es decir, no es que no están de acuerdo con los nacionalistas sino que están en contra. Su política es antagónica al nacionalismo que ha llevado a Cataluña a su peor momento político y a los catalanes a su peor momento de fractura social. Y con esta convicción han convencido a casi medio millón de catalanes más para que les apoyen.


Esto me parece muy destacable y creo que es la lección fundamental de estas elecciones. Unas elecciones que nada cambiaron entre los actores principales ni en la correlación de fuerzas pero sí en cada bloque de forma interna. Sabiendo que el separatismo golpista sólo podrá seguir haciendo lo que ya ha estado haciendo, es de esperar que esto les suponga a los del partido naranja todavía más apoyos en el futuro dentro de Cataluña y probablemente fuera de ella.


viernes, 29 de diciembre de 2017

Los últimos jedi (2017)

Esta comedia infantil de Disney la podemos ubicar por su tono y calidad entre la Sirenita 2: Regreso al mar y Aladdin 2: El retorno de Jafar. Una película para niños o gente que se ha golpeado la cabeza y concebida y construida por niños o gente que se ha golpeado la cabeza. En su plan por dominar el mundo, la megacorporación Disney es muy consciente de que lo que da más dinero es hacer productos infantiles pues los niños arrastran a sus padres ¿por qué vender una entrada de cine cuando puedes vender más de una? Oh y luego están todos los animalitos y bichitos para estampar en los Happy Meal. No me tiréis de la lengua.


Quienes hace veinte o treinta años vieron las películas originales de La guerra de las galaxias ya no son niños pero la continuación de esta saga no pretende en ningún momento respetar a este público. Se ha hecho tabula rasa y aprovechando el tirón comercial de esta saga clásica contemporánea Disney crea un nuevo producto cuyo parecido con el original se limita a ciertas referencias estéticas y nada más. Bien podían haber cambiado "jedi" por "trolox".

Pero no nos engañemos, Disney pretende hacer caja para financiar su plan de dominio del mundo y eso lo puedo tolerar. Lo que resulta una traición imperdonable es que George Lucas haya vendido su alma para amasar más miles de millones de dólares y así poder tener una montaña de muñecos de C3PO hechos de oro macizo sobre la que defecar cada mañana. Ese es el legado del otrora admirable George Lucas, ahí está en su rancho Skywalker comiendo gofres sin parar, riéndose como un lunático y defecando sobre merchandising de oro macizo.


De qué va

En esta ocasión no pasa lo mismo que con la anterior película que fue una copia exacta de Una nueva esperanza. Aunque hay reminiscencias de El imperio contraataca la historia toma otros derroteros. Las similitudes se limitan a comenzar la historia con una escena de huída como la del planeta Hoth y a que vemos en la película cierta guerra de trincheras. También está un personaje ambiguo tipo Lando Calrissian interpretado por un Benicio del Toro que en lugar de salir bueno sale malo. Pero no hay muchas más coincidencias.

Bueno, al lío, pasemos cuanto antes por este valle de lágrimas.

Avisaría de revelaciones de la trama pero ¿os preocupa que revele detalles de la trama si hablo de Aladdin 2? ¿A que no? Pues eso.

Resulta que el ejército republicano que se llama resistencia rebelde porque son medio idiotas y la Primera Orden que es un evidente remanente imperial que jamás menciona al Imperio (es como si no existiera aunque las naves y los uniformes son los mismos y solo han pasado unos veinte años) están en guerra. En un momento dado la Primera Orden acorrala al ejército de la República Galáctica (formado exactamente por 113 fulanos con mayor variedad étnica y sexual que en las pelis originales porque patatas. Por cierto, cosa que también pasa con la Primera Orden que resulta ser una organización malvada mucho más progresista e inclusiva que el Imperio de Palpatine porque patatas y nabizas) en una de sus bases y se pone en marcha un plan de evacuación como el de Hoth pero como en este universo no existe wikipedia es como una novedad novedosa para todos.


El audaz piloto de Ala X Poe Dameron lidera la defensa de las naves que se van evacuando ante la inútil estrategia de la Primera Orden. Una situación en principio desesperada o incluso dramática que está mal ejecutada por el abuso de los gags cómicos, un ejemplo de cómo no contar una historia, un ejemplo de ejecución anticlimática que al margen de lo que podamos criticar sobre el universo interno de La guerra de las galaxias nos informa de un nivel muy bajo de cine.

La evacuación le sale bien a la resistencia (sic) pero ¡tate! resulta que para que continúe la historia los malos tienen la capacidad de rastrear naves por el hiperespacio. Una tecnología jamás mencionada en ninguna de las ocho mil películas de la saga pero que aparece aquí como un Deus ex machina. Un recurso muy barato y muy cutre que pone en evidencia a unos guionistas inútiles e idiotas.

Gracias a este mágico dispositivo de rastreo los malos interceptan a la flota de la resistencia y aquí ocurre algo que nadie se plantea en la película: las naves de los malos son más lentas a velocidad sublumínica que las de los buenos. Los buenos no pueden saltar al hiperespacio porque les rastrean. Siendo así, a velocidad sublumínica los buenos se estarían alejando de los malos... ¡pero no es así! Se mantienen a una distancia constante porque nadie repasó el guión o les dio igual faltar al respeto a la audiencia.

Me imagino el despacho de los guionistas:

—Oye Bob, este guión tiene más agujeros que el mantel de la mesa camilla de mi yaya.
—Pff, ¿y qué? Cuando se den cuenta ya será tarde porque habrán pagado la entrada.
—Jajaja, tienes razón, ¡cómo mola trabajar para Disney!
—Ya te digo, somos al cine lo que el ISIS a las relaciones internacionales.

Por tocar los huevos y pese a tener a los rebeldes a su merced, los malos no tienen paciencia y lanzan un ataque contra la flota de los buenos cargándose varias naves en el proceso y haciendo que la princesa Leia salga disparada al espacio... para luego volver flotando a una nave y revelando así un poder que nunca se había mencionado. ¡Cuántas cosas nuevas estamos descubriendo en escenas que no aportan nada! ¡Cuántas limitaciones de este unverso se están rompiendo sin que se mejore la historia! ¡Qué bien esta mierda!

Mucho peluquero y muy poco soldado.
Sin saber muy bien cuál es el plan de sus líderes, Poe y su amigo Finn (al que vio durante siete minutos en toda su vida) se inventan un plan para colarse en la nave del jefe de los malos y desactivar el dispositivo de rastreo, que es una cosa cuadrada llena de luces que está escondida en la sala que tiene el cartel de "Dispositivo súpersecreto de rastreo". La primera parte del plan es plantear un motín y así Finn (solo Finn, nadie más) puede ir al planeta-casino a buscar a un tipo que le pueda meter en la nave de los malos.

Finn va al planeta-casino donde se nos presentan más bichitos de Happy Meal y algún escenario nuevo para el videojuego y regresa con El Coleccionista que es un Benicio del Toro al que se la sopla todo.

Mientras tanto ¿qué ocurre con el personaje aparentemente protagonista de esta nueva trilogía? Rey llega con Chewie y R2D2 en el Halcón Milenario al planeta-isla donde vive Luke Skywalker con la intención de ser entrenada en los caminos de la Fuerza. Ah, pero resulta que para Luke el asunto ese de la Fuerza no lo ve claro. Es decir, Luke se entrenó con el mejor maestro posible que fue Yoda, fue tentado por el Lado Oscuro y superó la prueba pero como un estudiante de su academia le salió rana lo tira todo por la borda. Olrait.


Como ahora Luke Skywalker es una putita en manos de Disney, R2-D2 le convence (en una emotiva escena para los fans) para que entrene a Rey. Comienza a entrenarla (dos tardes) mientras somos testigos de cómo Rey y su hermano Kylo Ren tienen contacto telepático y se ponen al día. Durante el entrenamiento descubrimos que esa isla es el lugar de origen de la religión Jedi y donde se guardan sus textos sagrados, cosa que tendría cierta importancia para alguien cuerdo pero aquí no. También descubrimos que Luke "se ha cerrado a la Fuerza" y que cree que la Orden Jedi fue un fracaso. Hay aquí una ambivalencia con el Lado Oscuro que sorprendentemente afecta a Luke y con la que también se campanea Rey pero da igual porque Luke nos cuenta que lo del Lado Luminoso y el Lado Oscuro en realidad son cosas que no tienen importancia, destruyendo así a las ocho películas anteriores. ¡Qué más da!

Luke cuenta a Rey que se pensó lo de matar a Ben Solo (que luego será Kylo Ren) mientras dormía porque estaba yendo hacia el Lado Oscuro pero en el último momento se contuvo. Por su parte, Ben se despierta —a ver, esto te lo cuentan en flashback porque la película está mal hecha— y pelea con Luke y durante la contienda arde la academia de Luke (sí, esto está mal contado, no se entiende, nos falta una película por el medio, etc). Total, que al final Luke decide no ayudar a Rey ni a la resistencia. Rey se pira en el Halcón Milenario (a todo esto, durante media película Chewie y R2 están en la nave jugando al cinquillo porque los guionistas no saben qué hacer con tantos personajes porque el guión es una patata y los guionistas unos débiles mentales) y Luke se queda en la isla dispuesto a destruir los textos sagrados de los Jedi (¿?) pero en el último momento recula y piensa en enviarlos a Patrimonio Nacional, ah, pero aparece la fantasmagoría de Yoda que los destruye porque Yoda también es una putita de Disney y de pronto decidió que lo de los jedis es una bromica que no importa. Ok.

Me imagino, nuevamente, el despacho de los guionistas:

—... y entonces Légolas hace el amor con Chewbacca.
—Bob, *todavía* no podemos usar a Légolas.
—Vale, pues entonces aparece Spiderman y se hace colega de R2D2.
—Bob, ese es el guión de la peli que vamos a estrenar en 2023: "Vale todo: el insulto final".
—Bueno pues entonces hacemos que a Yoda se la sople todo el asunto de la Fuerza y de los jedis.
—Jajaja, no hay huevos.
—¿Que no? Aguántame la cerveza.

Rey se entrega en la nave del jefe de los malos dispuesta a atraer a Kylo Ren al lado luminoso pero el jefe de los malos les dice a los dos que su conexión telepática fue una artimaña suya para poder matarla (creo) y entonces Kylo Ren tiene uno de sus ataques de cólera adolescente y mata fácilmente al jefe de los malos. Kylo y Rey luchan juntos contra los guardias del jefe de los malos (que se toman muy a pecho su trabajo porque el tío que les pagaba ya está muerto), se los cargan y Kylo entonces intenta atraer a Rey al Lado Oscuro (pese a que para Ren el Lado Oscuro no existe). Ofrece a la chati gobernar juntos la galaxia (como en El Imperio Contraataca) pero Rey supera la tentación del Lado Oscuro, hay una —conveniente— explosión, Kylo queda inconsciente y Rey escapa.

El líder Supremo Voldemort.
Mientras tanto, Finn logra desactivar el dispositivo de ratreo (o no, no lo sé, de pronto esta línea argumental no importa) y con la ayuda de BB8 escapa de la nave.

Kylo por su parte se nombra a sí mismo jefe de los malos y ordena atacar a la resistencia... que logró escapar en pequeñas naves de transporte hacia un planeta que estaba justo al lado y que convenientemente tiene una antigua base rebelde (guionaso, mis dieses, denle a laik y suscríbanse).

La base del nuevo planeta sólo tiene una puerta de entrada en una montaña y la Primera Orden dispone un cañón muy gordo para hacerle un agujero (bien, algo que pueden entender los niños de siete años). La resistencia envía un mensaje de auxilio al resto del ejército republicano pero nadie responde y con razón ¿para qué mezclarse con esta panda de inútiles? Rey colabora para detener el asedio con el Halcón Milenario mientras en tierra Finn y Poe tratan de momntar una contraofensiva desesperada.

Como en Songoku cada vez los malos tienen que ser más gordos.
Ah, pero de pronto se dan cuenta de que la base que solo tenía una puerta de entrada en realidad tiene otra y en ese momento un gesto institntivo nos mueve a buscar el mando para cambiar de canal pero diablos estamos en el cine atrapados y tenemos que seguir con la tortura. Buf.

Los once fulanos que son todo el ejército galáctico escapan por la puerta trasera para ser rescatados por el Halcón Milenario mientras para entretener a los malos aparece Luke dispuesto a enfrentarse a todos ellos. Luke sobrevive a una descarga de láseres y Ren decide bajar a la arena para enfrentarse a su antiguo maestro. Luke no es nada ofensivo, solo esquiva los golpes y finalmente cuando Ren le acierta en el corvejón desaparece. ¡Ah, era una fantasmagoría, un poder nuevo que jamás habíamos visto antes, un nuevo Deus ex machina!

El esfuerzo de esta proyección astral mata a Luke (que como es un maestro Jedi seguirá vivo en forma de fantasmiko). Mientras tanto, los buenos deciden que ya oficialmente se llaman rebeldes a partir de entonces.

Cosas buenas
  • Todo lo relacionado con escenarios, efectos digitales, navecitas, producción, etc. Es lo mínimo que hay que exigir a cualquier filme palomitero.
  • La música, claro.
  • La pseudo-protagonista Rey, defiende bien lo suyo.
  • Hay cierto momento de homenaje a Carrie Fisher que está bien pero lo de flotar por el espacio lo estropea un poco.
  • Dedican más de un minuto a Leia corrigiendo los fallos de Poe como líder. Esto ayuda a pulir un personaje que de otra manera sería demasiado plano.
  • La mayor parte de la galaxia ignora completamente esta guerra. Los hutts deben estar haciéndose de oro en el Borde Exterior.
Cosas malas
  • Vuelve a leer mis sinopsis: las inconsistencias del argumento, las contradicciones con las convenciones establecidas por la saga y los recursos vagos de guión nos hablan de un producto mal resuelto.
  • Hay varios personajes con diálogo que no he mencionado en la sinopsis y no os habéis dado cuenta. Eso quiere decir que sobran.
  • Una película coral con una muy mala dirección de actores. Como en Médico de Familia a veces están todos a un lado de la mesa.
  • Mientras suceden unas cosas no sabemos qué ocurre con otros personajes. 
  • Actores con diálogo que parecen amateurs.
  • En el planeta-casino un borracho mete monedas en BB-8. Después BB-8 las escupe como balas.
  • El título de la película original en inglés es ambiguo respecto al singular o plural. En las lenguas latinas se traduce con un plural pero el director de la película lo consideró en singular. Estamos hablando de Disney. Disney puede comprar bebés y fabricar munición de uranio empobrecido y esto no lo han pensado. Es increíble.
  • Los textos sagrados de los jedi que quema Yoda aparecen después en el Halcón Milenario.
  • El jefe militar de los malos es un personaje propio de los dibujos del oso Yogui. Sólo le falta decir "¡malditos roedores se han vuelto a llevar mi emparedado!".
  • Tom Hardy aparece en el elenco como soldado de la Primera Orden... en una escena "eliminada" para que compres el p*to Blue-Ray, 
  • Luke menciona al Emperador Palpatine como Darth Sidious.
  • Los malos todavía pueden rastrear al Halcón Milenario por el hiperespacio.
  • La tía de Parque Jurásico estrella su nave contra la de los malos justo en el momento en que van a ejecutar a Finn. ¡Qué suerte!
  • Rey llega en el Halcón Milenario justo en el momento en que los cazas TIE van a hacer picadillo a los speeders. ¡Qué suerte!
  • Esos speeders tienen que tocar el suelo de sal para ir más rápido. What?
  • En el planeta-casino a Finn lo meten en la celda con un descifrador. ¡Qué suerte!
  • Los bombarderos de la resistencia dejan caer bombas en caída libre. En el espacio.
  • Las cuidadoras en el planeta-isla son todas mujeres, ¿cómo se reproducen?
  • Si desde el principio el plan era hacer chocar a la nave de la resistencia contra el destructor de los malos ¿por qué no le explican el plan a Poe? Ah, porque les iba bien a los guionistas.