martes, 13 de junio de 2017

Predestination (2014)

Quería compartir con vosotros una película que me acaba de violar un poquito el cerebro. En un principio no me cuadraba porque Hollywood está en una inmensa crisis de ideas que se extiende a todos los ámbitos de la vida de Occidente. Ésta tiene que ver con la prosperidad, la aversión al riesgo y la indolencia. Tate, resulta que la película no es de Hollywood sino australiana, ese maravilloso país que puede ser destruido si es bombardeado con zarigüeyas. Además, la historia (un relato que se llama "Todos vosotros zombis") es de Robert Heinlein uno de los grandes de la edad de oro de la ciencia ficción.


El tema trata de la famosa condena del viaje en el tiempo: puedes viajar en el tiempo pero no puedes cambiar el destino. La historia implica paradojas temporales a las que no hay que dar muchas vueltas, tiene muchas revelaciones de la trama y os las voy a reventar todas así que estáis avisados: dejad de leer, ved la película y continuad leyendo.

De qué va

Si seguís leyendo me lavo las manos. Mirad la película antes de leer (pista: usad Internet).

Creo recordar que la película comienza con una pelea en un galpón entre un policía y un malandrín. Algo sale mal en la pelea y explota una cosa y el policía arde. Llega otro fulano y le apaga el fuego, entonces el policía viaja en el tiempo gracias a un estuche de violín. Bien, el policía en realidad es un agente temporal y el estuche de violín una máquina del tiempo.

En la base de la agencia temporal el agente pasa por cirugía y le reconstruyen la cara pero la operación sale mal y acaba con la cara de un Ethan Hawke desmejoradísimo.

Una vez recuperado le asignan la que será su última misión pero también nos enteramos de que hay otra misión que no ha completado todavía el agente: arrestar a un terrorista quer causa muchas muertes poniendo bombas. El terrorista es muy escurridizo pero los viajes en el tiempo tienen que ser limitados para no interferir con la historia y además porque dañan la salud del viajero (los agentes temporales se prejubilan como los mineros).

Ethan viaja al pasado y asume la identidad de barman en un garito. Hay un chico con voz de mujer en la barra y empiezan a hablar. Ethan le convence de que le cuente su historia. Bien, esta historia contada en flashback dura cincuenta minutos del total de la película que son unos 90 minutos.


La historia del chico de la barra es la historia de una mujer que de recién nacida es abandonada en un orfanato donde se cría metiéndose en problemas porque es más fuerte y lista que las demás chicas. Al acabar la escuela le sugieren que busque empleo en una empresa de viajes espaciales que busca concubinas para astronautas. Como ella quiere ir al espacio realiza las pruebas y es la mejor candidata pero le hacen un examen médico y la expulsan del programa (le ponen otra excusa para echarla, no le dicen qué le pasa).


La chica pasa a trabajar de sirvienta en una casa y holgazanea un poco leyendo revistas de relatos femeninos (que son los relatos que escribe el chico de la barra para ganarse la vida, lo sabemos porque nos lo dice antes). Una bendita noche se tropìeza con un tipo (al que no le vemos la cara) y empiezan a salir. Pasan unos meses y el tipo la abandona. La cuestión es que la chica se había quedado embarazada y va a un hospital a dar a luz. Tiene una hija que llama como ella, Jane, pero el parto fue problemático y le tienen que extirpar el útero y los ovarios. El médico le explica que la complicación se debió a que tenía órganos sexuales inmaduros de los dos sexos. Afortunadamente le han podido reconstruir una especie de pene, así que con un tratamiento hormonal podrá cambiar de sexo (de Jane pasa a John) y llevar una vida bastante sana. Esto ya es bastante traumático pero todavía es peor porque alguien le roba su bebé del hospital.

Al cabo de un tiempo, tras varias operaciones y con tratamiento hormonal el cambio de sexo es completo, le dan el alta y comienza a construir una nueva vida. Con el tiempo acaba escribiendo para una revista femenina hasta que acaba en el bar contándole su historia al barman/agente temporal. De fondo, en la tele del bar el noticiero habla del terrorista que está poniendo bombas.

Papelón de la australiana Sarah Snook.
El agente temporal entonces le pregunta si le gustaría matar a la persona que le robó su bebé. Eso ni se pregunta, pues claro, Ethan Hawke, claro que le gustaría. Ethan Hawke lo lleva al sótano del bar y le enseña el estuche de violín, le explica que puede viajar en el tiempo y matar a quien le robó el bebé antes de que se lo robe. Viajan en el tiempo al pasado y van al lugar donde Jane conoce al padre de su hija. La movida es que esa persona ahora es John (tropiezan los dos y se conocen de la misma forma que en la historia). Jane y John, que son la misma persona, comienzan a salir.

Mientras tanto, Ethan Hawke viaja hasta el día del nacimiento del bebé Jane, la roba del hospital y viaja con el bebé al pasado hasta dejarla a la puerta del orfanato. Jane, John y su bebé son la misma persona.

Entre salto y salto Ethan Hawke aprovecha para grabar unas cintas de casete donde da consejos sobre los viajes en el tiempo: explica que según más largo sea el salto más desorientado está uno y que lo mejor es interactuar lo menos posible con las épocas para no cambiar la historia. El viajero del tiempo ideal, según Hawke, es el que no se relaciona con nadie. Ethan vuelve a saltar hasta la escena del principio de la película, donde salva al agente que está ardiendo después de pelear con el terrorista.

Vuelve a saltar hasta el momento en que Jane es abandonada por John y convence a éste de aceptar un empleo de agente en la agencia temporal. Una vez reclutado le cede las cintas con consejos y lo deja recuperándose en la enfermería. Ethan Hawke por fin puede jubilarse y se va con el estuche de violín a lo que supone que será su último salto. Llega a su última morada pero hay un error en la máquina del tiempo que hace que la máquina del tiempo siga siendo funcional (se suponía que era su último salto y se tenía que desconectar).

Ethan Hawke va hasta una lavandería siguiendo la última pista del terrorista y allí se lo encuentra... y resulta que el terrorista es él mismo, un poco más mayor y despeinado. Su futuro yo desarrolló demencia debido a los saltos temporales. Su futuro yo le dice que todas esas bombas que ha puesto han servido para salvar muchas más vidas de las que ha arrebatado (por ejemplo, al matar a un transportista de productos químicos impide que haya un derrame en un río que mate a miles, etc. y le enseña recortes de periódico de todas las cosas horribles que no pasaron gracias a sus asesinatos). Continúa diciendo que sabe que no ha dado parte de que su máquina del tiempo sigue funcionando y que la única manera de impedir que se transforme en el terrorista es no matarle, pero Ethan Hawke es mucho Ethan Hawke y lo mata, iniciando así la secuencia de eventos que le convertirán en el terrorista.

¡Y al final el fantasma es el dueño del parque de atracciones!
"Mientras tanto" (en otra época) a un recuperado John le asignan la misión de impedir un atentado del terrorista, pero esa misión sale mal, porque se enfrenta al terrorista (sin verle la cara) y hay una explosión en la que se quema la cara y queda desfigurado. Solo se salva porque alguien le ayuda, etc. Es decir, que Jane, John, el bebé, Ethan Hawke y el terrorista son todos la misma persona. Una persona autoconclusiva que sólo tiene lazos consigo mismo. El viajero del tiempo ideal (salvo por volverse loco... o no, porque salva a más gente de la que mata, aunque moralmente me parece que eso está regular. También hay que añadir que en un momento el jefe de la agencia temporal comenta que los atentados del terrorista han hecho más eficaz a la agencia temporal...).

Detalles
  • El barman comenta con humor a John la frase "¿Qué vino antes, el huevo o la gallina?", sabiendo que está hablando consigo mismo. Por cierto, ya que estamos, según Aristóteles vino antes la gallina porque el huevo es una gallina en potencia. La gallina no puede ser huevo, el huevo puede ser gallina. Gana la gallina.
  • Cuando van a viajar juntos al pasado hay una discusión en la que John y el barman se acusan mutuamente de ser el terrorista. 
  • Cuando le reconstruyen la cara comenta que su madre no le reconocería. El comentario es gracioso porque él es su propia madre (y padre, hija, mentor y asesino).
  • La vida del protagonista es en sí misma una paradoja que de no existir sería una paradoja y por tanto para eliminar la paradoja hace falta que exista la paradoja.
  • La máquina del tiempo es un estuche de violín en el que se pone la fecha en una combinación de la cerradura y simplemente funciona. Me parece bien, como en las pelis de zombis en las que simplemente en un momento aparecen zombis. Los mecanismos o causas no me importan cuando importa la historia.
  • "Nunca hagas ayer lo que puedas hacer mañana".
  • El viaje en el tiempo tiene reglas que limitan su capacidad e influyen en la historia: viajar mucho te vuelve loco, los viajes largos te afectan más que los cortos, la máquina del tiempo se inventó en 1981 y sólo funciona en 53 años a la redonda.
  • "Concubinas para astronautas". Robert Heinlein at his best. 
  • Al ser un poco tío, la niña es más fuerte y lista que las demás niñas. Jeje, hoy Heinlein estaría en prisión.
Conclusión

Peli de viajes en el tiempo hecha con dos duros (es un decir) y que funciona. Aunque viola bastante el cerebro (tener un hijo contigo mismo y que seas tú) no llega al nivel de Primer. No es una película de acción ni de efectos especiales pero es una historia que funciona. Los directores, los hermanos Spierig, ya han hecho otro trabajito de ciencia ficción muy resultón (Daybreakers, también hicieron una película de la saga de Saw) así que habrá que tenerlos controlados para ver qué siguen sacando.



4 comentarios:

Teseo dijo...

Las zarigüeyas son marsupiales y los australianos se las comen.

En la peli, ¿solo contrataron a un actor? Siguiendo con el bucle, TODOS los personajes de ese mundo pueden ser la misma persona.

shingouz dijo...

Gracias por la recomendación. Ahora mismo está disponible en Netflix.

¿Seguro que Robertson no es el mismo después de otra operación de cara?

shingouz dijo...

De hecho, ¿por qué no mata a Robertson, que es quien realmente le destrozó la vida? ¿Por qué no se suicida en la lavandería, si realmente quiere acabar con el terrorista de una vez por todas? ¿Lo del Cuerpo Oficial de Concubinas Espaciales no es un efecto secundario del viaje temporal, que ha generado una realidad alternativa?

Ryo99 dijo...

Una historia muy parecida ya se realizó en la serie Red Dwarf hace 20 años en el episodio Ouroboros. También algo parecido sucede en Futurama, donde el protagonista resulta ser su propio abuelo.

A mi personalmente ésta película no me desagradó pero conociendo el argumento de las series que he mencionado no me pillaron de sorpresa los giros del guión.

Por cierto no sé si ésta y otras películas de viajes en el tiempo tienen algo que ver con la idea de la predeterminación de los cristianos protestantes respecto a la idea del libre albedrío de los católicos y de películas como Regreso al Futuro.