domingo, 10 de julio de 2016

Mesa de negociación

La opinión más extendida estos días es que repetir por tercera vez las elecciones sería una cosa horrible y hay que evitarlo a toda costa. Nadie explica por qué sería horrible pero me imagino que tiene que ver con la necesidad de aprobar los presupuestos generales contando con las medidas de ajuste del Pacto de Estabilidad salido del estallido de la crisis del euro de hace ocho años. El ajuste presupuestario que se requiere para cumplir los objetivos de déficit de la administración general, comunidades autónomas y entes locales necesita de un gobierno que hurgue bajo los cojines y reparta el alpìste. Si mi teoría es correcta y la necesidad de evitar la repetición electoral viene de aquí entonces también podemos asegurar que al 90% de la población se la trae al pairo.


La ignorancia sobre el funcionamiento del sistema es una herramienta estupenda para el que está en el poder pero tiene un problema en el caso de que el sistema se base ligeramente en el método plebiscitario: el elector carecerá de una información completa y puede acabar votando inadvertidamente contra sus propios intereses. Fijémonos en la situación actual, por ejemplo. Sin autonomía en la política monetaria y comercial el único mecanismo semi-autónomo de influir en el curso económico de la nación es la política fiscal... y sin gobierno no hay política fiscal. Vamos en automático para lo bueno y para lo malo. Yo creo que explicándolo así la gente entendería mejor la necesidad de formar gobierno.

Yo quiero pensar que nuestros políticos son conscientes de esto y realmente trabajan para que se forme un gobierno negociando, cediendo, llegando a acuerdos. El problerma es que atendiendo a la prensa no me están llegando esas señales de negociación y midiendo la temperatura de sectores próximos (aka fulanos) a los principales partidos tampoco. Quiero suponer que la gente sabe lo que está haciendo. Repasemos:

Como en África o en India en el PP hacen campaña electoral dando de comer al pueblo.
Posición del PP: alejada ya la fantasía de una gran coalición, en el PP están buscando apoyos en pequeños grupos regionalistas y nacionalistas como CC y PNV. Ya que gobiernan con Ciudadanos en algunos lugares no esperan reticencia a la hora de llegar a algún tipo de acuerdo con los liberales (la palabra "centrista" me provoca arcadas). En principio el PP no descartaría la inclusión de C's en el gobierno aunque hay que suponer que no es su opción preferida. Todo esto da igual. Da igual los apoyos que sume el PP a la investidura de Rajoy, los números no dan y necesitan al PSOE. En un caso extremo podrían proponer a un candidato que no fuera Rajoy pero que también conociera Pontevedra, les ayudaría, pero hoy por hoy no tienen incentivos para hacer eso pues su líder ha salido reforzado de las elecciones.

El Comité Federal del PSOE pediría otra q más.
Posición del PSOE: los socialistas son muy difícles de leer porque no se mueven por derroteros racionales. Tras el peor resultado de su historia y segundo empeoramiento del resultado con el mismo candidato, ese candidato no ha dimitido y el partido continúa —como el PP— en la misma posición en la que estaba en diciembre. El número de escaños está repartido y parece que los únicos que no saben sumar son los abuelos del PSOE. Desde Ferraz invitan a Rajoy a que busque su mayoría sin contar con ellos porque a ellos no les gusta Rajoy. Lo que no les cabe en la cabeza es que no existe ninguna mayoría posible sin contar con el PSOE. Simplemente en el Congreso no existen los votos que le dan la investidura a Rajoy. Para hacer las cosas más emocionantes el PSOE insiste en que tampoco se abstendrán para que se forme gobierno en España. Este bloqueo sería inteligente en dos situaciones: la primera, en el caso de que el PSOE sí contara con los votos que le dan la presidencia a ellos; la segunda, en el caso de que el apoyo popular al PSOE estuviera al alza con esta estrategia. El problema de los socialistas es que no se da ninguna de estas dos situaciones: el PSOE tampoco cuenta con los votos (no logró la investidura hace unos meses con más escaños, no la logrará hoy) y su apoyo respecto a diciembre ha menguado en escaños. En el planteamiento de la posición del PSOE se nos tiene que estar escapando algo. Igual el problema es que se da por sentado que no se puede negociar una reforma legislativa a cambio no ya de un apoyo sino de una abstención. Yo creo que no son tan burros. Entonces el problema es otro. El problema es la fotografía en la portada de los periódicos del PSOE facilitando un gobierno de Rajoy. Ese sería el mejor cartel de campaña de los chavistas. Vale, ¿es ese el problema? Porque si ese es el problema la solución inmediata es que el PP no proponga a Rajoy como candidato, cosa que aumentaría la visión favorable de PSOE y C's. Aunque si pensaran a largo plazo el decidir entre apoyar o no al PP frente a los chavistas es cuestión de tiempo. El PSOE tiene un millón de cosas más en común con el PP que con los antisistema. Ante la proposición de ley de los chavistas de considerar ciudadanos a los perros y bombardear Nueva York el PSOE inevitablemente votará junto al PP. Caray, si una vez superen el infantilismo provinciano ya serían partidos indistinguibles (lo que les llevaría a su extinción... o no). Un contraargumento del "miedo del PSOE a los populistas" es que es el propio PSOE el que les deja gobernar algunas ciudades. Los populistas no pueden ni ir al baño sin pedir permiso al PSOE. Esta extraña relación sólo tiene una cosa positiva para los de Ferraz y es que los populistas locales son técnicamente partidos distintos al central bolivariano con lo que pueden agudizar sus contradicciones y matar a la bestia desde dentro (para eso necesitarían a un par de Rubalcabas, eso sí).

—Pero Girauta, si cogemos el taxi juntos nos ahorramos unas pesetas.
—Contigo no bicho.
Posición de Ciudadanos: siendo el tercer partido constitucional en importancia su propuesta de sentar al PP y al PSOE juntos con ellos es un poco como tratar de marcar en Riazor chutando desde la Torre de Hércules. Ciudadanos en ningún caso puede esperar llevar la batuta en ningún acuerdo. Esta aparente debilidad es paradójicamente un plus de cara a firmar acuerdos porque ni PP ni PSOE los ven como una amenaza. Ciudadanos sostiene gobiernos autonómicos de PP y de PSOE y se mueven en una ambivalencia que los convierte en una chica casadera de una familia con tierras. Del instante electoral de rechazar a Rajoy por su responsabilidad política en los aciagos casos de corrupción que sumergen al PP pasamos a la realpolitik de ver el liderazgo de Rajoy reforzado ya que no ha sido castigado en las urnas (nota para la próxima vez: las urnas no castigan la corrupción, parece mentira que todavía no se sepa esto: mirad a UPyD o a Andalucía). Ciudadanos hoy se tiene que tragar (como los demás) sus palabras y promover la formación de un gobierno constitucional. El debate ahora es si les merece la pena participar desde dentro de ese gobierno o solamente apoyarlo puntualmente desde fuera. Hay quien dice que los apoyos externos no ayudan (Madrid, Andalucía) pero el participar en el gobierno tampoco es una garantía (los Libdems en Reino Unido). Para cada ejemplo de algo que no funciona hay un contraejemplo (el SPD en Alemania, recordemos que lo que en España llamamos "Merkel" suelen ser exigencias del SPD). El debate es delicado pero también es secundario ya que sin contar con el PSOE España no puede tener gobierno.

Sí se puede.
Posición de quienes quieren arrebatarnos nuestros derechos civiles: los separatistas, comunistas, veganos, altramuces, populistas, fascistas, chavistas, racistas y lerdos en general votarán en contra de cualquier propuesta liderada por cualquiera de los tres partidos constitucionalistas ya que los ortogramas políticos son opuestos y enfrentados. Sus variopintas y extravagantes ideas políticas no pueden existir en un país con una constitución que garantice la libertad y la igualdad de todos los españoles, cualquier otra interpretación responde a la ignorancia o a la mala fe. Un poco como en Poltergeist: existe un mundo de vivos y un mundo de muertos y cuando se abre una vía de contacto entre los dos mundos los televisores se comen niñas. Yo estas cosas las digo de forma graciosa porque el humor también es una vía de adscripción estética, como llevar a las tertulias a chicas jóvenes como portavoces de un partido. Cada miga de pan suma.

Así creo que están las cosas. Si en 2017 pretendemos tener unos presupuestos decentes habría que estar haciéndolos en septiembre. No parece el caso. De momento no he visto las casas de apuestas pero a día de hoy vamos a unas terceras elecciones y eso hace caer la confianza en nuestro sistema representativo de gobierno cosa que suele tener erótico resultado.



3 comentarios:

BISSNESS DOSMIL 10 julio, 2016  

Soy un gran fan de sus articulos y las reflexiones que realiza. Me gustaria saber su opinion sobre el caso Fernandez Diaz: Encuentro hasta medio logico que algunos sectores de la poblacion española no vean reprobable usar cualquier medio posible contra el independentismo pero la reaccion en general a un caso asi ha sido bastante significativo desde cataluña.
Um saludo

Teseo 13 julio, 2016  

Na. En la segunda votación PSOE y C's se abstienen y dejan subir los impuestos a Rajoy sin necesidad de elecciones. El greñas sale indignadísimo en la tele diciendo que son todos iguales (que no es cierto porque algunos son más iguales que otros).

Le doy a las palabras de colorines y no pasa nada...

Enrique 16 julio, 2016  

Soy de los que ve muy difícil que se lleguen a entendimientos, básicamente por tres motivos:

1) Votantes.

No hay mayor chorrada que lo de "los españoles han elegido pactos". No hombre, gran parte de los españoles ha votado deseando una mayoría absoluta de su partido favorito o un cordón sanitario a su partido menos favorito. Con esa dinámica, no hay incentivos para llegar a ningún acuerdo. A la vista está que de los 4 partidos mayoritarios, 3 de ellos no han presentado ninguna propuesta más allá del "voy a gobernar yo y no el otro". Y el que lo ha hecho, cada vez más se olvida de ellas porque al votante le dan igual.

El primer comentarista menciona a Fernández Díaz, que me parece un ejemplo fantástico. ¿Realmente esperábamos que cambiase la dinámica de voto? El votante nacionalista extrae de ahí que el ministro se ha inventado pruebas para acusar de corrupción a los suyos. Resulta que ese votante no iba a votar de ninguna forma al PP, por lo que da igual. El votante del PP igual sí piensa que cualquier acción es justificable contra los separatistas. Pero es que tampoco ellos iban a votar a los separatistas. Y el votante al que le parece mal que el ministro use su posición para difundir escándalos pero que tampoco cree que los casos de corrupción sean un montaje, tampoco iba a votar en ningún caso a PP o nacionalistas.
"Es que los votantes no castigan la corrupción..." Claro que sí que la castigan, pero únicamente la de los demás. Básicamente porque para la de los suyos siempre encuentran excusas.

2) Comunicación nefasta.

Está relacionado con el motivo anterior. O bien los partidos tratan a los votantes como idiotas o bien tienen un miedo tremendo a tener que combatir el relato de las televisiones.

El PSOE ahora mismo pagaría porque una docena de tránsfugas suyos apoyasen a Rajoy. Serían el principal partido de la oposición durante 4 años y podrían estar repitiendo constantemente lo de "Pablo Iglesias no nos apoyó y ahora tenemos al PP..." Pero claro, no pueden abstenerse explícitamente porque luego son incapaces de contrarrestar otro discurso que no sea ese. Lo mismo ocurre con el PP. 4 años de mayoría absoluta e incapaces de contrarrestar el discurso de los recortes o lo de Aznar y el verdadero papel de España en la guerra de Irak. Y sin olvidar las poses de C's para que nadie diga que son una sucursal del PP o del PSOE. O bien los votantes españoles no son adultos, o bien los partidos políticos no saben tratarnos como tales.

3) El marrón del déficit.

Resulta que tenemos un déficit estructural que va creciendo y que desde la UE nos urgen a acabar con él o llegará pronto el momento que nadie nos preste dinero y tengamos problemas. Claro, gobernar en abundancia es muy fácil, pero esto es un marrón que nadie se quiere comer. O bien se recorta gasto, y da igual que sea un chiringuito como las tv autonómicas, como algo más básico como rebajar pensiones; en ambos casos vas a molestar a mucha gente que vive de ahí. O bien subes impuestos, y por mucho que digas que sólo a "los ricos" vas a acabar tocando el bolsillo de todo el mundo.

Por lo que se ha visto en estos 4 últimos años y en la última semana con el truco contable del PP con el impuesto de sociedades (que sólo te soluciona el problema este año), tiene pinta que no quieren estar ahí cuando haya que apretar el gatillo. Ojo, que hablamos del partido más votado y que viene de una mayoría absoluta con el comodín de "herencia recibida". Ni me imagino al resto de partidos haciéndolo.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo