miércoles, 14 de octubre de 2015

UPyD y la eutanasia

Antes de la convocatoria de las elecciones generales de diciembre de 2015 cada partido ya debe de tener una estrategia que indique sus objetivos electorales y, sobre estos, sus objetivos políticos. Una cosa es sacar resultados que se traducen en puestos de trabajo para sus cargos e inyección de dinero público para las actividades del partido y otra cosa es ver de qué forma los objetivos políticos que se plantean se cumplen o no, contando o sin contar con el partido.

Sin esta última parte un partido político sería una simple agencia de colocación muy exclusiva y costosa, una agencia de colocación extremadamente ineficiente. No, los partidos políticos deben servir para un fin mayor que para poner un plato de lentejas en la mesa de gente que quiere llamar la atención. Si Upeidé es un partido político, tendremos que pensar que tiene objetivos políticos más allá de la métrica electoral.

«Sólo es un arañazo».
Las encuestas electorales apuntan a un escenario en el que los turnistas sólo contarían con una sólida mayoría si pactan entre ellos —cosa que sucede en otros países sin problema, pero para la que los partidos españoles (y el público) no parecen todavía preparados—, así que es fundamental ver el desempeño de otros partidos de ámbito nacional para ver qué opciones de formación de mayorías tenemos.

El problema es que ni siquiera nuestros partidos de ámbito nacional con posibilidades de representación grasienta en el Congreso garantizan presentarse sin Echeneidae cuyos fines sean antagónicos a los de la política nacional. De momento todo indica que Pablemos se presentará con nacionalistas en algún sitio y el PSOE presumiblemente hará lo propio en sus poco controladas sucursales periféricas. Es decir, las opciones de partidos nacionales que exclusivamente se presenten con una única idea de país son muy escasas. Y entre estas opciones está Upeidé.


A mí me parece buena idea que gente que tiene una idea de Canadá se presente a las elecciones canadienses. Lo mismo con España, claro. Y luego que la gente vote. Pero como apuntaba unos párrafos más arriba existe la pura métrica electoral («¿cuántos escaños saco? ¿con la asignación pública podré costear la campaña?») y el cumplimiento de los objetivos políticos. Ante el paisaje que dibujan las encuestas hay un partido que debe decidir si su objetivo en la métrica electoral no entra en conflicto con sus objetivos políticos.

Para los de la LOGSE: planteo el caso de que UPyD no se presente a las elecciones pues sus escasos apoyos electorales —a tenor de las encuestas— encarecerán el escaño para formaciones que en lo político coinciden en lo básico. Y no sé por qué empleo el plural porque me refiero a Ciudadanos.

You had one job.
La ley electoral es la que es: una fórmula matemática en la que casi es tan importante el número de candidaturas que se presentan en una circunscripción como el número de votos. El puñado de votos que obtenga hipotéticamente Upeidé en muchas provincias son oro puro para Ciudadanos a la hora de sumar para el escaño o a la hora de encarecerle el escaño a otras candidaturas (en unas elecciones a veces no hay que ganar, sino no perder para que pierdan otros. Esto es críptico pero Rubalcaba y Fernando de Aragón lo entienden perfectamente).

Envueltos en la autoimagen que se han construído de sí mismos, parece que Upeidé es incapaz de distinguir entre el cumplimiento de las políticas para las que se presentan y la mejor forma de llevar a cabo esas políticas. Puede —y es una hipótesis— que la mejor forma de lograr sus objetivos políticos fundamentales sea no presentarse a las elecciones. Es una paradoja y muchos de los que no han sido depurados o despedidos de Upeidé seguro que no lo entenderán, pero es algo que desde fuera se ve nítidamente. Sí, amigos, se trata de otra cosa más a añadir en la larga lista de cosas sobre Upeidé que todo el mundo ve excepto los que están dentro de Upeidé.
Comité de Dirección de Upeidé. Dramatización.
Si el argumento de los fines políticos no basta —y no bastará: estoy seguro de que en la cerrada Upeidé piensan que ellos son de Marte y los de Ciudadanos de Venus—, habrá que acudir a la cuestión estética. En su camino hacia el extraparlamentarismo Upeidé no está sabiendo morir con dignidad. Hace poco a algún genio se le ocurrió cambiar la imagen de marca del partido como para dar a entender a los pocos analfabetos del país que «las cosas han cambiado». Vano intento que también probaron los turnistas. Por algún motivo nuestros políticos y sus asesores piensan que estamos en 1950. Hay cosas que nunca dejarán de sorprenderme.

Y luego están este tipo de cosas:



Por San Benito de Nursia, si la política —su política— les importa un bledo al menos podrían tener un mínimo respeto por la estética. Es impresionante la capacidad que tienen algunos por ponerse una venda en los ojos. La estética mató a Upeidé y en venganza ahora Upeidé parece querer matar a la estética.

Upeidé desaparecerá porque tuvo un momento en que pudo liderar la alternativa nacional al turnismo y tiró a la basura ese momento. Con otro partido que para el público dice exactamente lo mismo y tiene una buena imagen, simplemente no hay sitio para Upeidé. Todo lo más que logrará mendigando votos es fastidiar su propio fin político nuclear: que la política nacional la hagan partidos con proyectos nacionales, no mercaderes persas que pacten con los insolidarios que hacen apología de la diferencia.


3 comentarios:

Alejandro 14 octubre, 2015  

Dado que el voto individual no vale para nada, que cada cuál vote por lo que de verdad le llame..

Si nos ponemos exquisitos con cálculos de rédito electoral se acaba votando al partido grande y ya está...

Además, puestos a que te engañen, al menos que lo hagan los "tuyos", y, si no consiguen ni representación, al menos no te defraudará...

Teseo 14 octubre, 2015  

¿Eutanasia? ¿Están a favor de la eutanasia? ¿Se jubiló ya esa señora tan cabreada de UPYD?

Con meter las dos papeletas en el sobre que va a la urna ya está. O tres, la de Poblemos también.

Herzogoff es el tipo que le hace los videos promocionales al PP, fijo. Argh

Era mejor que se presentaran los de antes: Felipe, Guerra, Aznar, Fraga, Pujorl, Arzalluz, Miterrand

Enrique 14 octubre, 2015  

Se puede hacer otra lectura. A estas alturas, si alguien va a votar a UPyD en vez de a C's no es por motivos ideológicos sino porque C's le "caen mal" o le dan algún tipo de rabia. Mejor en ese caso que su voto se vaya a UPyD que a otro.

Sí, terriblemente conozco más de un caso de ex-votante de UPyD en Valencia que acabó votando a Ximo Puig o Pablemos en estas pasadas elecciones. Lo peor es que no me sorprende.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo