lunes, 21 de septiembre de 2015

Argumentos rápidos contra simplezas golpistas

Es una pena que en España no nos gobierne el clan de los Oubiña y de los Pujol porque así tendríamos mucha más droga y el gobierno se podría saltar las leyes. Por ejemplo esa ley que marca la fecha de unas elecciones. De durar más la campaña a las regionales catalanas, el globo de colores lleno de vapores lisérgicos comenzaría a deshincharse.

Más allá de debatir contra personas que demuestran algún tipo de carencias afectivas y tratan de esconderlas detrás de una bandera, existe un amplio espacio de actuación para médicos especialistas en psiquiatría. Mi sugerencia personal es que a poder ser lleven en la cabeza esas jaulas decimonónicas como los loqueros de la película «Drácula, de Bram Stoker».

«—¿Un hors d'oeuvre? ¿Un canapé?
—Señor Renfield, su dieta es asquerosa».
La negación de las cosas que te rodean y la incapacidad para relacionarte con ciertos aspectos fundamentales de la moral pública son indicativos de un comportamiento anómalo que puede ocultar algún tipo de problema médico como puede ser el trastorno delirante. La obsesión sobre una idea y que todo lo que existe refuerce esa idea, la sobre-reacción (en ocasiones violenta) cuando un tercero pone en duda la veracidad de esa idea, la pétrea convicción que expresa sobre esa idea aunque ésta sea improbable o irreal. Todo apunta a algo que podría ser tratado con nuestras amigas las píldoras.

«Tendré que desarrollar una nueva clasificación de lunático para su caso».
La UE

En el asunto del Prusés, la obsesión con que unos defienden un mundo que no existe aumenta en relación directa al número de pruebas que niegan ese mundo. Así por ejemplo, sobre si un país nuevo pasaría a ser estado miembro de la UE por arte de magia, da igual que todas las autoridades de la UE desde hace años y los principales gobiernos de la unión en época reciente nieguen constantemente que exista la incorporación automática a la UE. Cuanto más se niegue a un tarado su mundo de fantasía, con más fuerza se apegará a él. Esto tiene hilarantes consecuencias, así que, como aquí hemos venido a jugar, contribuyamos a aumentar su delirio. Just for the lulz.


Para al ampliación de la UE se siguen los llamados Criterios de Copenhague: ser un estado europeo, tener un sistema democrático de elección pacífica de líderes, ser un Estado de Derecho (las autoridades tienen que cumplir las leyes que les gobiernan), tener una economía de mercado, prometer tolerar la Declaración Universal de los Derechos Humanos (por ejemplo, no se puede permitir la tortura policial) y proteger las minorías (la UE no define qué minorías, pero tradicionalmente se trata de minorías lingüísticas). Una vez que se cumplen estos criterios, existe un proceso de armonización con la legislación comunitaria (Malta tardó catorce años, Macedonia lleva once, Marruecos inició conversaciones en 1987 y el Consejo Europeo le negó continuar, Serbia lleva seis años negociando y por último Turquía lleva veintiocho años negociando). Este proceso de negociaciones debe culminar con la aprobación por unanimidad de los estados miembros de la nueva incorporación.

Hay que decir que ningún territorio que formara parte de la comunidad europea y se haya separado del territorio que controla su capital ha vuelto a la comunidad europea. Es el caso de Argelia, por ejemplo.

Las autoridades de la UE llevan años repitiendo que si una fracción de una nación miembro de la UE se separa, pasaría a ser un tercero respecto a la unión y por lo tanto tendría que comenzar el proceso de incorporación si la UE se lo permite. Aparte de los portavoces de la Comisión, del Parlamento y del Consejo, algunos jefes de gobierno (que en último término son los que deciden el asunto) han repetido esto mismo (alguno ni responde, sólo se ríe).

Pero da igual que los miembros de un club te digan que hay una forma de entrar a ese club, lo que los delirantes dicen es que van a entrar porque les da la gana. Para sostener esta equivocada visión de la realidad, dicen cosas como que "son ciudadanos europeos" y a nadie se le puede quitar la "ciudadanía europea". Cosa de nivel de mentecato pues se es ciudadano europeo en tanto ciudadano de un estado miembro de la Unión Europea. Si abandonas ese estado porque te rindes, porque eres un pirata, porque eres un xenófobo o simplemente porque eres un palurdo con problemas de afectividad, abandonas la UE. No hay debate ni vuelta de hoja.

La salida de la UE evidentemente conlleva la salida de los órganos comunes de la zona monetaria del euro. No sólo tu nuevo país tendría que comenzar a negociar cuotas arancelarias con la UE y requerimientos de visados sino que además pasaría a no tener moneda (en este caso estaría circulando una divisa extranjera que comenzaría a escasear en cuestión de horas). Lo de la economía es un tema aparte: hay un mundo desconocido sobre el que nadie tiene experiencia. El nuevo estado partiría con un rating de bono basura pues no se tiene registro de su actuar en solitario. En caso de duda, el dinero se suele poner en el peor de los casos.

Todo esto al delirante le da igual. Según una encuesta el 37% de los catalanes "creen que una Cataluña independiente se metería automáticamente en la UE" sin debido proceso. Es decir, pese a que existen normas se trata la cuestión como si fuera algo opinable. Asombroso.

Hay más. Tenemos el asunto de las pensiones.

Las pensiones

«¡Mentira!». Caray con la monja, ni que tuviera seis añitos.
Las piruetas retóricas que un delirante está dispuesto a dar son asunto igualmente asombroso. Toda descripción del mundo irreal que se forma en la cabeza incluye la manera de actuar de gente que no es ella misma. Lo que dice la monja Sala-i-Martin es que los catalanes han cotizado a la Seguridad Social de España y por tanto recibirán su pensión de España, porque las pensiones existen en cuanto a haber sido contribuyentes y no por ser ciudadanos españoles.

Bien, empecemos por decir que quien recibe pensión no contributiva en Cataluña ya se puede ir dando por jodido. Minuto uno de la separación, el clan de los Pujol les va a pagar su pensión casi fijo. Sobre las contributivas tenemos muchos ejemplos de lo que sucede cuando uno ha cotizado en otro país. Ahí están, sin ir más lejos, los diez mil pensionistas gallegos que han cotizado toda su vida en Noruega y que llevan años litigando para que el reino nórdico suelte la mosca.

Terç de Requetès de la Mare de Déu de Montserrat. Ah, la Cataluña 'uropea, progresista y avanzada.
Tenemos también el conocido —por la gente cuerda— hecho de que nuestro sistema de pensiones no se paga por las cotizaciones del pasado sino por los cotizantes actuales. La Tesorería General de la Seguridad Social ingresa en Cataluña 14.300 millones de euros y paga en pensiones contributivas en Cataluña 19.900 millones. Obsérvese cómo hay unos 4.000 millones de euros para pensiones de los vecinos de Cataluña que tienen que aportar los extremeños, melillenses y palencianos. Bueno, a decir verdad, como se trata de un sistema nacional, común, no importa mucho dónde se paga y dónde se recibe. Es lo que tiene ser un país realmente existente.

Volviendo a la monja, debemos insistir en el sistema de reparto: los pensionistas no cobran la pensión porque hayan cotizado en el pasado (aunque esa era la idea original) sino porque son españoles. Esto es exactamente lo opuesto a lo que dice la monja alférez que se viste con chaqueticas de colorines para que lo llamen los de la tele. En España hay una Seguridad Social y es España la que recauda de las empresas las cotizaciones. No existe ninguna agencia en Cataluña que haga lo mismo. En el momento en que haya una, será interesante comprobar si las empresas preferirán pagarle un impuesto revolucionario a unos transeúntes antes que cumplir la ley. La ley que existe.

La financiación

Cataloonia.
El problema de separar de sus clientes una zona que es vendedora, es superior al problema de separar una zona que es compradora. Los compradores siempre tienen muchas novias; los vendedores, sin embargo, arrastran un maletín con enciclopedias llamando a las puertas. Como tarjeta de presentación, escupirles en la cara a tus clientes no suele ser la mejor idea. Pero eh, yo aquí no soy el puto tarado que se pega un tiro en el pie, a mí no me preguntéis. :)

Existe la fantasía entre los palurdos de que a nadie le interesa perjudicar su comercio. Verbalizaba el presidente Mas que a España y a Cataluña (como si fueran cosas separadas en el mismo plano teórico) les conviene llegar a acuerdos porque podrían salir perdiendo los dos (¿entonces por qué quiere dar un golpe de Estado? Misterio).

El tesoro secreto de Monsterrat con el que se van a pagar las pensiones catalanas.
La amarga verdad sobre las cuentas de la Cataluña autonómica es que no sirven de nada en un escenario de independencia y probable guerra por la independencia. Manejando las estadísticas de la Cataluña autonómica es fácil advertir una idea dificil de explicar: Cataluña es una de las regiones más ricas de España (por cierto, genial el márketing de separarte para no contribuir a pagar servicios a gente con menor renta. Mención de honor a la izquierda catalana y cum laude en el espejo al tonto a las tres que se definía como internacionalista. No tengo el enlace pero bah, da igual) precisamente gracias a que es España.

Ningún país reparte homogéneamente por su territorio sus centros de producción y exportación. En España, el desarrollismo franquista devolvió el favor de pagar al ejército de Franco a los industriales catalanes. Después, los gobiernos turnistas de la Segunda Restauración, siguieron devolviendo el favor de los apoyos parlamentarios a los insolidarios y por eso ciertas zonas de Cataluña han vivido un desarrollo industrial y de renta superior a otras zonas que no han tenido tantos mimos.

Regar es de fachas.
Son avatares históricos y sobre todo decisiones políticas los que crean los polos de riqueza. Sillicon Valley no existiría sin el Departamento de Defensa de Estados Unidos. La planta de Seat en Martorell no existiría sin el general Franco. No existen causas medioambientales o biológicas que en una concreta zona geográfica hagan más lista o trabajadora a la gente. Es más, ningún grupo aleatorio de personas es más listo o trabajador que otro grupo aleatorio de personas. Esto es de manual de primero de no ser un puto nazi, pero conviene recordarlo.

Entre las comunidades autónomas, Cataluña es una de las primeras en renta per cápita. También, como otras comunidades del tercio norte, suele presentar una tasa de desempleo inferior a la media nacional. Cosa, insisto, que no nos hace a los norteños más listos o trabajadores. Sin embargo, la buena situación de la que parte Cataluña por ser España, no puede esconder la lamentable realidad del manejo que su cleptocracia local ha hecho de sus cuentas regionales. Pues partiendo de una mejor posición de entrada a la crisis, Cataluña tiene hoy una deuda muy superior a la media autonómica.
Hay cosas que nunca cambian.
La deuda pública de la Generalidad de Cataluña asciende a unos desopilantes 66.000 millones de mortadelos (la tercera parte del hipotético PIB regional de Cataluña). La movida es que la Generalidad no puede acceder a los mercados de deuda (que te gobierne un clan mafioso que amenaza todo el día con un conflicto civil no suele ayudar) y por eso el gobierno de España ha adquirido más de la mitad de esa emisión de deuda (37.000 millones de euros prestados a tipos de interés por debajo del precio del mercado). Pese a que los cálculos de los trasvases de dinero entre administración central y otras administraciones son muy complicados, no es dificil suponer que sin acceso al mercado y estando toda España comprando deuda catalana, en el minuto uno de la separación los sueldos de los funcionarios de la Generalidad los va a pagar el Oleguer con un par de bolsas de la basura.

Oh, por no hablar de la deuda de los ayuntamientos catalanes. Claro que esto no es problema porque los ayuntamientos no se quieren independizar, sólo se va a independizar la Generalidad. Así, independiente, podrá volar de regreso a su emocionante galaxia sin oxígeno ni rectángulos azules.

Los mundos de Yupi:




2 comentarios:

Enrique 21 septiembre, 2015  

Un apunte sobre pensiones:

En puridad, los 4000 millones que faltan para sostener las pensiones catalanas no los están pagando palentinos o extremeños, sino que se pagan a base de deuda. Es decir, que los pagarán futuros palentinos, extremeños, por supuesto futuros catalanes, o quien sea menester.

La ventaja de permanecer en España son las condiciones de ese préstamo. No es lo mismo que el avalista sea un país de 48 millones de habitantes, en zona euro, conocido mundialmente, y gobernado por los austrohúngaros colegas de Merkel. A que pida el préstamo un país de 7 millones, recién salido de la nada, con bancos y empresas huyendo disparados, y gobernada por una coalición de perroflautas y corruptos que públicamente presumen de no cumplir sus leyes y son aplaudidos por ellos.

Pero vaya, bravo por el artículo y trilogía.

Pablo Otero 21 septiembre, 2015  

Buen apunte. La señora que viene del futuro a vendernos detergentes es la que está pagando las pensiones.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo