jueves, 11 de junio de 2015

Pablemos es oscurantista y reaccionario

No sé qué me da más asco de Pablemos, si su posición preconciliar, antienciclopédica y reaccionaria en lo que a derechos y libertades constitucionales se refiere (la modernidad es la lucha contra el oscurantismo, toda la vida partiéndonos la crisma) o su posición de Hare Krishna con iPad de flipados que creen que la temperatura a la que hierve el agua es susceptible de ser votada.

Te presento a tu nuevo alcalde.
Las dos posiciones —una más política y otra más de costumbres— encajan perfectamente con una visión sombría y premoderna de la sociedad, del hombre y de la vida. Por un lado tenemos su posición reaccionaria frente a un régimen constitucional de libertades y derechos. Las constituciones fueron un gran invento que pusieron punto y final al Antiguo Régimen. Que haya una Ley Suprema que diga hasta dónde llegan ley y legislador, nos evita la arbitrariedad del estado, el abuso de poder y la persecución de la minoría. Esto no parece que lo entiendan en Pablemos. Cuando en referencia a los cleptócratas (y también es algo que dicen en otros sitios) sueltan que "lo democrático es dejar que la gente se exprese en las urnas", están repitiendo una conocida cantinela. Esta canción ya la hemos escuchado antes: el llamado "derecho a decidir" no es más que el hurto de los derechos constitucionales de la mayoría de la población. Quebrar la soberanía nacional aludiendo a una engañosa definición de democracia es servirse de una gran mentira para reventar el cimiento constitucional. Una vez reventado el cimiento constitucional, la soberanía nacional desaparece y regresamos todos al Antiguo Régimen (lamentablemente un Antiguo Régimen sin castillitos ni amor cortés, sino más bien un Antiguo Régimen en el que quien llama a la puerta a las seis de la mañana no es precisamente el lechero o un Antiguo Régimen en el que existe una policía política que puede encarcelar al alcalde de Caracas sin debido proceso).

Por la eliminación democrática del vicio.
Como reaccionarios que son, situados frontalmente contra los valores de la libertad, de la ilustración y de la nación (española, importante el inciso, ya que es la única nación política que tenemos entre manos), ellos dicen que el sistema constitucional y democrático de gobierno está secuestrado por unas difusas élites en la sombra. Hasta tal punto llega su barbarismo oscurantista, que su teoría de la conspiración se aprueba como una explicación total para la audiencia, como ocurría en el campo dominado por los caciques antes de que los pueblerinos se convirtieran en ciudadanos. Es lamentable y vergonzoso escuchar que periodistas a los que se les supone una edad adulta no corten en seco a fulanos que hablan de brujería y dragones para explicar los acontecimientos políticos. Cada vez que un esbirro del Coletas dice que unas élites difusas gobiernan en la sombra, la reacción del periodista debería de ser la de tratar a ese individuo como a Rappel o a la Bruja Lola.

Y levantan encolerizados el gran cartelón de la democracia. De una democracia "real". Como decía don Federico, ponle un apellido a la palabra democracia y te diré por dónde te la vas a cargar: democracia popular, democracia orgánica, etc. En este caso tenemos el apellido "real" lo que nos empuja al abismo de la metafísica más descollante posible. Sin salir del campo del oscurantismo, de la anti-ilustración y de la brujería, el término "real" nos hace pensar en el término "irreal". Como si lo que viviéramos fuese una especie de neblina onírica, una suerte de paranoia colectiva. Pero si en lo que estamos enfrascados es irreal, ¿contra qué están luchando? ¿Qué quieren cambiar?

Ah, dominicos quemando libros jesuitas. Qué pablémico todo. "Esos Ejercicios Espirituales los quiero bien hechos, que luego me dice Taniemos que me huele el aliento".
Es que no hay por dónde cogerlo. Nos tenemos que ir a finales del XVIII para ver debates similares. Los Pablemos de finales del XVIII defendían que el rey gobierna por la gracia de Dios y los ilustrados replicaban que a qué hora se les aparecía Dios para decirles quién debía de gobernar. Luchamos contra la brujería, luchamos contra el oscurantismo. Pablemos está a cinco minutos de quemar libros en las calles y bailar a su alrededor como indios.

Esta idea reaccionaria de la comunidad política la comparten, como he apuntado antes, con nuestros cerriles habituales. Pero en Pablemos van un paso más allá y extienden el irracionalismo a las costumbres y a otros ámbitos fuera de la política (en eso son más coherentes). Tenemos por ejemplo lo de incluir terapias alternativas en la sanidad pública. Que el paciente, "democráticamente", pueda "elegir" el tipo de tratamiento para su enfermedad. Es decir, si quiere ser atendido por un médico con sus aparatos construidos por complejos procesos de ingeniería aplicando un conocimiento basado en el método científico o por un tío en calzoncillos con una máscara zulú y su baile de la sanación.

Te presento a tu nuevo consejero de sanidad.
Dicen que esto es lo democrático, escupiendo así a veinticinco siglos de idea de la democracia. Esto es el llamado fundamentalismo democrático (igual que los talibanes, otros irracionalistas, tienen su fundamentalismo islámico o el KKK su fundamentalismo racista). Pensar que "democracia" es sinónimo de "elegir", cuando en origen la democracia tenía más que ver con la elección aleatoria de puestos de responsabilidad pública en la polis y en nuestra época con la protección del ciudadano frente a la siempre latente arbitrariedad y abuso del estado. Es decir, en su boca la palabra "democracia" es un pastiche bastardo que tan sólo usan por las connotaciones positivas que la palabra despierta en la audiencia.

Pero hay más sobre esta gente. Son tan reaccionarios que no sólo están en contra de la revolución ilustrada, de la Enciclopedia, de la Constitución y demás, sino que están en contra hasta de la revolución neolítica. Suena a chiste pero su posición contra los transgénicos es un regreso a las cuevas. Prácticamente todos los productos que consumimos han sido modificados por la acción del hombre durante milenios: tomate, pepino, trigo, maíz, arroz, cebolla, pollo, zanahoria, cerdo... la lista es infinita. Regresar a una arcadia idílica preneolítica no sólo es imposible, sino que por el camino mataría de hambre a toda la población mundial. Hubo un famoso premio Nobel que inventó una variedad de arroz especial que salvó de la hambruna a la India hace unas décadas. Mal hecho. Ese señor violó a la Pachamama.

Chemtrails en 1921. Oh dios mío.
Y ya como anécdota divertida de la imagen del mundo que tienen los Pablemos tenemos a los chemtrails: esas nubes rectas de condensación de agua que dejan los aviones a su paso. Pues según estos chamanes esas nubes responden a un plan secreto de unas élites todavía más secretas para ejercer el control mental sobre la población o algo así. Sí, es una chifladura, pero esta gente anda por estas coordenadas.

Lo triste de todo esto es que va a llegar el día en que hablen de extraterrestres o de máquinas que provocan terremotos y los periodistas continuarán asintiendo y dándoles minutos de presencia mediática a gente que está como un cencerro y nos quiere llevar a todos por delante.

Esto es Pablemos:



6 comentarios:

danicio 11 junio, 2015  

No sólo los podemitas son amigos de los magufos. He aquí dos ejemplos de dos gobiernos diferentes:

http://www.abc.es/20110215/sociedad/abcm-leire-pajin-regalaron-pulsera-201102151054.html
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/11/04/tendencias/1320419777.html

Lo que nos deberíamos plantear realmente es si los que nos gobiernan realmente tienen la cabeza lo suficientemente bien amueblada (ojo, no hablo sólo de formación) para no caer en inventos de los chamanes.

Javier Botana Botana 11 junio, 2015  

Lo de los chemtrails se lo escuché yo a una loca que habló en el 15M de Santiago, eso después de un poema horrible que se le dió por leer a un hombre aleatorio y nada tenia que ver con política y antes de que me pirase a comer una pizza, la estupidez da mucha hambre.

Enrique 12 junio, 2015  

"Cada vez que un esbirro del Coletas dice que unas élites difusas gobiernan en la sombra, la reacción del periodista debería de ser la de tratar a ese individuo como a Rappel o a la Bruja Lola."

Parece que alguien no se acuerda de que hace no tanto se invitaba a Aramís Fuster al plató de "moros y cristianos" a debatir sobre temas variopintos. Es que igual el problema va más allá y el respeto que se le tiene en este país a la magia es tremendo a todos los niveles.

Hace poco leí algo sobre el debate de las vacunas que tenía mucho sentido. Tú ves cualquier debate mañanero y te aparece un doctor diciendo que las vacunas son buenas, seguras, necesarias y recomendables. Justo después aparece un señor con un gorrito de papel de plata contando un caso de un niño que se quedó autista y seguro que se debe a las vacunas... ¡y se tratan las dos opiniones con la misma validez! A ver, no se les puede tratar con la misma validez porque no la tienen. Del mismo modo que si el doctor dice que no se debe beber alcohol durante el embarazo, nadie se va a la asociación nacional de beodos a buscar una segunda opinión.

Pues esto ocurre cada vez que sube un pelín el nivel científico, ya que al público le suena más ó menos igual de incomprensibles los transgénicos que el rito de invocación a Belcebú.

Manager 12 junio, 2015  

"Dicen que esto es lo democrático, escupiendo así a veinticinco siglos de idea de la democracia. Esto es el llamado fundamentalismo democrático (igual que los talibanes, otros irracionalistas, tienen su fundamentalismo islámico o el KKK su fundamentalismo racista). Pensar que "democracia" es sinónimo de "elegir", cuando en origen la democracia tenía más que ver con la elección aleatoria de puestos de responsabilidad pública en la polis y en nuestra época con la protección del ciudadano frente a la siempre latente arbitrariedad y abuso del estado. Es decir, en su boca la palabra "democracia" es un pastiche bastardo que tan sólo usan por las connotaciones positivas que la palabra despierta en la audiencia." Me parece genial. Es definir la historia de la democracia en un párrafo.

Castigador de los Demabobos 12 junio, 2015  

Bueno, ahora les toca gobernar. Auguro arcas vacías para dentro de 1 o 2 años e impuestos mucho más altos en Madrid y Barcelona.

batlander 13 junio, 2015  

Ya que sale el tema de las vacunas yo vi una cosa peor. Vi a un medico recomendando las vacunas y a otro diciendo que eran el diablo. No es peor en la concepcion que tiene la gente de que vale o mismo lo que diga un medico que un zumbao que acaba de bajar del monte pero si que creo que es peor en el sentido de que con esto del relativismo la ciencia se esta haciendo democratica y eso me da bastante asco.

Hasta ahora ya sabiamos como iba el tema de la economia, donde supuestos """doctores""" como Garzon, que se supone que saben algo, proponen planes quinquenales y se entiende que al tio le puede su ideologia totalitaria y que aunque este economicamente demostrado que es una mierda a el le importa un pimiento. El mayor problema de la economia es que el mayor problema de la economia no es la economia.

Despues pasamos al calentamiento global, donde una vez mas el metodo cientifico brilla por su ausencia y ahora tenemos a medicos en contra de las vacunas. Es triste.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo