lunes, 18 de mayo de 2015

Con tantos partidos no se puede gobernar... o sí

La gente es muy maniática y ahora a "la gente" le ha entrado la perra de votar cosas que no son normales. Con lo a gustico que se estaba de Cánovas a Sagasta y de Sagasta a Cánovas. Pues no: minutos de televisión a gente nueva hacen que el público vea más opciones para votar. Bueno, por tener más minutos de televisión y porque los turnistas nos roban, nos insultan, nos mienten y se creen dueños y señores de vidas y haciendas cuando en el fondo su mandato tan solo es delegado, por elección y con fecha de caducidad (excepto en la Diputación de Ourense y en el ayuntamiento de A Bola, donde los cargos públicos se heredan de padres a hijos como en los good ol' days del Antiguo Régimen, ¡ah qué tiempos!).

Convocar elecciones para no elegir ya está inventado.
Y como a la gente le ha entrado la bicha de votar Cosas Raras™, los sondeos están mostrando posibilidades de resultados electorales anómalos. Lo que es raro no nos suele gustar porque nuestros cerebritos no están preparados para enfrentarse a lo desconocido. Los turnistas esto lo saben y lo explotan, explotan nuestro miedo a lo desconocido, y me parece legítimo que así lo hagan. Pero os diré otra cosa de nuestros cerebritos: son tremendamente adaptables. Si el hombre triunfa sobre la naturaleza no es por tener pulgares oponibles y misiles nucleares, sino por tener un cerebro súmamente flexible: somos una especie que se adapta a los nuevos entornos, tenemos facilidad para absorber información de los nuevos medioambientes; el miedo a lo desconocido se pasa conociendo y déjenme asegurarles que nuestra especie, conociendo, es de las mejores de nuestra galaxia.


Esperanza Aguirre adaptándose a su entorno (diario El Mundo).
Una manera que tienen los turnistas de explotar el miedo a lo desconocido es proclamar que el escenario electoral nos dejará parlamentos y consistorios "ingobernables": Gran Canaria ingobernable, Comunidad Valenciana ingobernable, Barcelona ingobernable, Galicia ingobernable, Asturias ingobernable, etc.

Esto contrasta con el hecho de que somos un país muy homogéneo. Teniendo en cuenta que las elecciones son a comunidades autónomas y ayuntamientos la homogeneidad de cada población es todavía mayor. Cabe preguntarnos si esa fragmentación del voto refleja divisiones de opinión muy fuertes o no. Es decir, si esa fragmentación tal como dicen los turnistas nos lleva a escenarios de ingobernabilidad o no.


Algún día iré al infierno por poner este tipo de fotos (Foto de Ricardo Ruiz para El Diario Montañés).
La prueba del algodón en nuestros días es el tema de los impuestos. Si preguntamos a cada partido qué promete en materia de impuestos, tenemos que la inmensa mayoría está de acuerdo en bajarlos: el PP de Ibiza, el PP de Cuenca, el PP valenciano, el PSOE de Salamanca, el PSOE de Almería, el PSOE de Murcia, CiU de Torredembarra, CiU de Sabadell, PNV de Guipúzcoa, Ciudadanos de Puertollano, Ciudadanos de Madrid, el BNG de Vigo... (durante mi paseo por Google me enteré que la Coleta Suprema quiere aplicar la misma fiscalidad en toda España, cosa que no cuadra con su defensa del supuesto derecho de autodeterminación y que Pablo Echenique cree que los que ganan 50.000 pavos "no son ricos", vaya).



¿Qué quiero decir con esto? Pues que al margen de ver distintos colorines en los gráficos de las encuestas, al final del día el 70-80% de la gente acaba apoyando lo mismo. La inmensa mayoría de la población está de acuerdo en lo mismo. Y esto es normal porque somos muy parecidos. Entonces ¿de qué fragmentación nos hablan los Heraldos del Temor? De una fragmentación impostada o acaso estética.

Sabiendo que serán los turnistas los que más votos reciban en comunidades y ayuntamientos, serán ellos los que tengan que decidir cómo quieren gobernar. Quizás el miedo no lo deba tener La Gente™ sino quienes llevan décadas mamando de la teta del estado con poco o ningún control. Quizás el "escenario desconocido" se los ponga de corbata a quienes ven que alguien puede levantar alfombras. Y esto de levantar alfombras me lleva a la segunda parte del asunto.

Del escenario ingobernable al escenario imperdonable

Sería imperdonable que partidos minoritarios sobre los que se sustentaren gobiernos de turnistas no ejercieran su función de control. Si existe un miedo a votar a los nuevos partidos (aprovecho para recordaros que IU es más viejo que el cagar y va coaligado con Pablemos en algunos sitios) no es porque "no saben" gobernar: aunque tengamos alcaldes que vienen del franquismo eso no quiere decir que la gran mayoría no haya llegado de nuevas en su momento. Si existe un miedo, como digo, es a que estos partidos no cumplan su función. 


Protip: huye de los candidatos que emulan a Lázaro Cárdenas. Protip 2: busca en una enciclopedia quién fue Lázaro Cárdenas. :P
Si un partido nuevo apoya a un partido viejo para que gobierne y no existe un control o una oposición, el partido nuevo se revelará como un instrumento inútil. A los liberal-demócratas en el Reino Unido esto les pasó factura: el apoyo a un gobierno no puede ser una carta blanca, las medias tintas ya no valen, el entrar en el impúdico toqueteo del presupuesto público tendrá que ser castigado. Y si con todo no se logra cambiar la manera de hacer las cosas de los viejos partidos, nos quedará en las próximas elecciones plantear alternativas a las alternativas. O darnos por vencidos y esperar a que un líder mesiánico con un insano sentido de la justicia nos ahorre próximas elecciones.

Qué quereis que os diga, al final del día y viendo lo que dicen unos y otros, a mí me preocupa más lo que han hecho los de los partidos serios que lo que puedan hacer los yernos o los que defienden que las fuerzas de represión en Venezuela disparen contra manifestantes. Diría más aún: veo que la instrumentalización del freno a los chavistas se parece más a una excusa que a un legítimo temor hacia quienes nos quieren arrebatar la vida y la libertad. En el fondo, los coletas no dejan de ser presidentes de escalera dopados con respuestas fáciles.



Mucho más daño hizo y sigue haciendo el entorno político de ETA y ahí está, en los escaños, con la aprobación de los partidos serios™. O incluso los llamados partidos "soberanistas" a quienes los serios™ engordaron buscando el beneficio propio. Así que de lealtades, seriedad y gobernabilidad, lecciones las justas.

Los nuevos ayuntamientos:





2 comentarios:

Enrique 18 mayo, 2015  

Llevo haciendo una reflexión parecida varias veces esta mañana.

- El PP habla de "chantaje" de C's porque ponen como condición el hacer primarias para empezar a hablar de pactos.
- También habló de "chantaje" Manuel Chaves cuando pidieron su cabeza. Susana Díaz no usó esa palabra pero sí que acusó a todos los demás partidos de "paralizar" Andalucía por no apoyar su investidura. Recordemos que había convocado elecciones anticipadas para quitarse de en medio a IU.
- E incluso un poco más atrás tenemos a Artur Mas pidiendo una "mayoría excepcional" para salvar Cataluña de necesitar apoyos con el PP, y ahora otra vez para librarse de ERC.

¡Qué curioso! Al parecer ningún político sabe gobernar sin mayorías absolutas ni palmeros alrededor. 40 años de democracia y no han pillado aún el concepto del Parlamento.

Pablo Otero 18 mayo, 2015  

No les agrada tener a alguien soplándoles la nuca. Pero estas cosas también nos informan de lo inútiles que son en la oposición los partidos.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo