lunes, 5 de mayo de 2014

Historia contemporánea de Portugal IV: Revolución y Contrarrevolución

La etapa final del régimen salazarista está dominada por el enorme coste material y humano de la guerra colonial. Con casi la mitad del presupuesto del estado dedicado a las tres guerras de África y el futuro de toda una generación de jóvenes portugueses comprometido, la pérdida de apoyo popular a la dictadura era evidente. En 1968 Salazar es apartado de la presidencia del Consejo de Estado debido a un oscuro accidente en un barco. Los suyos lo encierran en un hospital y eligen a Marcelo Caetano para sucederle.

El doctor Caetano no podía ignorar el coste material, humano y diplomático de la guerra colonial. La política portuguesa de ultramar resumida en el eslogan "orgullosamente solos" no podía ocultar las limitaciones físicas con que se encontraba el pequeño país. Estas limitaciones chocaban con el plan de modernización de la economía del nuevo gobierno. En el campo diplomático, igual que España, se buscó la integración en el Mercado Común Europeo sin éxito. La falta de aliados exteriores y la dependencia económica de importaciones coloniales (más que dudosas en plena guerra), motivó el comienzo de lo que se dio en llamar Primavera Marcelista.

Primavera Marcelista

Marcelo Caetano.
Los planes de modernización económica incluían una apertura al comercio internacional y la búsqueda de inversiones extranjeras. Como la situación política impedía la reforma económica, se optó por la reforma política. A partir del 68 se van abriendo espacios públicos a la actividad de la oposición y el propio partido único —Unión Nacional— admite la disensión interna. Esta disensión será conocida como Ala Liberal, estará dirigida por Sá Carneiro y Francisco Pinto y en la Asamblea criticarán al gobierno.

En la campaña de las legislativas de 1969 se modifica la ley de censura para que la oposición pueda hacer propaganda. Aunque finalmente los partidos de oposición no suman más del 11% de los votos y evidentemente las elecciones no contaran con muchas más garantías de las que podemos encontrar en Andalucía o Argelia, ya aparece un embrión de oposición civil organizada. Desde 1940 —reviralhismo— eso era una novedad.

Mayo del 61, carne de cañón embarcando rumbo a Angola.
Pero había otra oposición, la militar, que venía organizada de casa por motivos de trabajo. El gobierno, civil, dedicaba ingentes cantidades de dinero a mantener la guerra, sin embargo el tratamiento que da a mutilados y heridos que regresan a casa era insuficiente. Todo esto teniendo en cuenta que las familias no veían con buenos ojos que la mili en Portugal durara un año en otro continente.

En las legislativas del 73 la oposición formada por el —refundado en Alemania Occidental— Partido Socialista de Mario Soares y por el PCP, presenta una candidatura unitaria que se retira de las elecciones por no contar con las garantías suficientes. Por su parte, el Ala Liberal del partido del régimen abandona definitivamente la Asamblea. «Es el fin» dirá Sá Carneiro ante los diputados antes de abandonar la cámara.

El golpe del 25 de abril

En febrero de 1974, el general Antonio de Spinola —gobernador de Guinea— publica "Portugal y el futuro" en el que defiende el fin de la guerra de ultramar porque es imposible ganarla y el desarrollo de las colonias concediéndoles amplia autonomía. Un punto final político y pacífico al imperio. Marcelo Caetano tiene constancia de que el gobierno ya no cuenta con el apoyo del ejército. El doctor Caetano convoca al Jefe del Estado Mayor Costa Gomes y a Spinola y les ofrece tomar el poder. Estos se niegan y Caetano pone su cargo a disposición del presidente de la república, Américo Tomás, quien rechaza su dimisión.

Aquí es cuando el doctor Caetano realiza un acto público de subordinación del poder militar al civil. Ni Costa Gomes ni Antonio de Spniola aparecen, con lo que son relevados de sus cargos. El golpe es muy duro para el régimen: los principales mandos militares ya se muestran públicamente enfrentados al poder.

Dos días después hay un pronunciamiento en el cuartel de Caldas da Rainha. Detienen a 200 militares y el gobierno vende esto como un éxito. Dice la nota oficial del 16 de marzo de 1974:

Após terem recebido a intimação para se entregarem, os oficiais insubordinados renderam-se sem resistência, tendo imediatamente o quartel sido ocupado pelas forças fiéis, e restabelecendo-se logo o comando legítimo. Reina a ordem em todo o País.

"Reina el orden en todo el país". Parece una ley histórica que cuanto más inestable es un gobierno más controlada dice tener la situación. Lo cierto es que el Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) fundado en Bissau en 1973 ya contaba con la mayoría de los oficiales intermedios y no veía con malos ojos los desplantes de sus generales Spniola y Costa al gobierno.

Así que sin tener claro lo que ocurriría al día después y más o menos planeando ceder el mando a estos generales, el MFA inicia el 24 de abril por la noche el golpe de estado más famoso del país europeo que más golpes de estado tuvo en el siglo XX. Su programa político era muy impreciso aunque había puntos fuera de toda duda: liberación de presos políticos, fin de la censura, libertad sindical, etc. Lo que más afectaba a los militares y su principal reivindicación era el fin de la guerra colonial.


El 25 de abril el país despide una dictadura y el 26 da la bienvenida a otra. Se forma una Junta de Salvación Nacional formada exclusivamente por militares que prometen iniciar un proceso político que dote a Portugal de instituciones representativas de gobierno. Se trataba de una "ruptura" como tantos en España estaban deseando.

Pese a que el gobierno del país lo ostentaba la Junta de Salvación, dirigida por Spinola, en la práctica era el Comité Coordinador del MFA el que tenía el mando del ejército. El 28 de septiembre Spinola convoca una manifestación para que la "mayoría silenciosa" se exprese en la calle. El MFA que ve en eso un riesgo para el futuro de la revolución, impide la manifestación, expulsa a Spinola del poder y detiene a varios manifestantes. Nuevamente vuelven al exilio algunos portugueses por culpa de su "gobierno".

Sempre fixe, 30-IX-74,. entrevista al líder del PCP: "hay que partirles los dientes a la reacción".
Proceso Revolucionario en Curso

Esta derrota de la llamada por los revolucionarios "minoría tenebrosa" inicia lo que en la historia portuguesa se conoce como Periodo Revolucionario En Curso o PREC. El MFA en la práctica se convierte en un instrumento del Partido Comunista que en marzo de 1975 organiza un autogolpe para detener un supuesto golpe de los "spinolistas". Desaparece la Junta de Salvación Nacional y toma su lugar el Consejo de la Revolución. Un año de revolución y ya van dos dictaduras.


El Consejo de la Revolución inicia la nacionalización masiva de las principales empresas del país, astilleros, bancos y agencias de seguros. Se trata de construir un socialismo democrático que dé forma al futuro de Portugal. Con el poder de la calle en su mano, el PCP cree estar en condiciones de ganar las elecciones del 25 de abril de 1975. Incluso dejan que vengan observadores internacionales.

Evidentemente el PCP había errado el cálculo. Los comunistas se quedan como fuerza minoritaria en la Asamblea Constituyente que tiene el objetivo de redactar una constitución. El gran vencedor de las elecciones es el PS de Mario Soares y segundos están las derechas socialdemócratas del PPD (futuro PSD).

Es una ley histórica que un comunista nunca deja voluntaria y pacíficamente el poder. La Asamblea Constituyente comienza a redactar la constitución bajo la estrecha vigilancia del Consejo de la Revolución, dominado por el PCP que ya se sabia minoritario. Mientras tanto, aumentan las acciones revolucionarias con la ocupación de fincas. En el norte industrial y minifundista surgen grupos anticomunistas como el Ejército de Liberación y el Movimiento Democrático de Liberación. En el verano de 1975 los atentados partidarios comunistas y anticomunistas se suceden y el país queda al borde de la guerra civil.

"La troika de Lisboa", llevó en portada la revista Time del 11-VIII-75, "amenaza roja en Portugal".
Mario Soares, principal político con apoyo electoral, llega a pedir a sus compañeros de la CIA la intervención de los EE.UU. Es entonces cuando el USS Saratoga fondea en la desembocadura del Tajo. A veces me habréis leído aquello de que los ejércitos y las armas son útiles cuando no se usan. La mera presencia del portaaviones americano refuerza el poder popular del Partido Socialista.

En los ambientes del MFA circulan planes donde abiertamente se exploran las vías de acción ante una muy posible guerra civil. Por otra parte era evidente que el MFA/PCP no contaba con el respaldo popular pese a que sus acciones eran muy sonadas. Surge por lo tanto una disensión interna (Grupo de los Nueve) mientras continúan los atentados, las huelgas y los cortes de carreteras.

Tras la independencia, Angola sufrió 27 años de guerra civil.
Golpe del 25 de noviembre

El 21 de noviembre de 1975, mientras se organiza el funeral del general Franco en España y Su Majestad Juan Carlos I inicia la Segunda Restauración, el Grupo de los Nueve destituye a los más extremistas del Consejo de la Revolución. Entre ellos está Otelo Saraiva de Carvalho quien el 25 de abril había organizado el exitoso golpe. Bien, pues este militar comunista y líder revolucionario es destituido entre acusaciones de persecución de la actividad de los partidos políticos y torturas.

Parece muy loco pensar que Portugal en 1975 podía convertirse en una república popular, pero estuvieron muy cerca de conseguirlo. El 24 de noviembre la Confederación de Agricultores (asociación de propietarios del norte, de tendencia conservadora) cortan las carreteras. El 25 de noviembre, tropas paracaidistas bajo mando de los comunistas toman varias bases militares. Otros grupos de militares revolucionarios toman estaciones de radio y la RTP de Lisboa, que pasa a emitir desde Oporto, donde los militares toman partido por los diputados electos. Mario Soares al frente de la comisión permanente del Partido Socialista se pone a disposición del jefe militar de la región norte.

El gobierno (del MFA "moderado") decreta el estado de sitio en Lisboa y se ordena detener a los principales cabecillas militares comunistas (del MFA "radical"). Se suspende la publicación de los periódicos nacionalizados y se devuelve la emisora de radio Renascença a la propiedad de la Iglesia.

Proceso Constitucional en Curso

Durante los siguientes días Sá Carneiro y Mario Soares responsabilizan de la insurrección militar y de la amenaza de guerra civil al Partido Comunista. Los partidos políticos democráticos realizan diversas manifestaciones en contra del PCP que por su parten convoca manifestaciones en apoyo a los militares golpistas detenidos. Finalmente, ya en invierno del 76 y tras saldarse una manifestación de apoyo al PCP con cuatro muertos, los militares sediciosos son indultados pero pasados a la reserva y alejados de puestos de responsabilidad.

En marzo se presenta el borrador de Constitución que es ratificado el 25 de abril del 76. En julio tienen lugar las primeras elecciones constitucionales, que gana Mario Soares, claro,pero no será hasta 1982 cuando se disuelve el Consejo de la Revolución. En 1982 se reforma la Constitución pseudocomunista y Portugal pasa a iniciar la fase final de las negociaciones de adhesión a la Comunidad Económica Europea.

Varios

"Os retornados" pasaron a llamarse "Os espoliados" (Imagen).
Uno. Durante el convulso año de 1975, tienen lugar las independencias de las colonias (excepto Macao que será entregada a la China roja en 1999). Esta decisión desde luego que cuenta con un apoyo popular masivo. Sin embargo, la población europea de esas colonias huye a Portugal con lo puesto. Son unos 500.000 portugueses retornados en un país de menos de 9 millones de habitantes. Todos estos retornados fueron activamente contrarios a las veleidades revolucionarias y como sucedió antes con los militares, constituyeron un grupo organizado especialmente agraviado. No se puede entender la contestación popular al MFA (sobre todo justo al sur de la comunidad más anticomunista de España) sin tener en cuenta que había gente que, sin estar de acuerdo con el salazarismo, estaba siendo muy perjudicada por el gobierno del MFA.

Dos. Hay un subgénero de la ensayística política portuguesa que trata el Periodo Revolucionario en Curso. Esos libritos dejaron de estar de moda inmediatamente después del año 76. Teniendo presente lo que sabemos de algunas modas, me pregunto si esta otra moda fue inoculada artificialmente. Lo que va del 74 al 76 en Portugal es terreno muy abierto para las conspiraciones. Se cuenta que Kissinger pretendía utilizar a Portugal de "vacuna" contra el comunismo en España y Grecia. Sería gracioso que Kissinger buscara fortalecer a los comunistas lusos precisamente para provocar una reacción anticomunista que fortaleciera un futuro democrático y pluripartidista en Portugal, España y Grecia.

Casi todos los pueblos tienen algún monumento a los soldados de la guerra colonial.
Tres. Con tantos miles de soldados con experiencia en combate y torturas no sorprende saber que la mayoría de mercenarios de los años 80 y 90 de Europa fueran portugueses. Sin ir más lejos, cuando la policía franquista del Partido Socialista de España organiza el terrorismo de estado, contrata a varios ex-militares portugueses.

Cuatro. Las reformas económicas del último periodo de Marcelo Caetano posibilitaron la aparición de una débil clase media urbana. Se diría que toda dictadura que deja un poco de libertad económica lleva dentro de sí el germen de su autodestrucción. Cosa que también explicaría que las dictaduras socialistas sean más duraderas.

Cinco. Se ha llevado mucha fama el golpe del 25 de abril de 1974, pero por sus consecuencias es sin duda mucho más importante el golpe y contragolpe del 25 de noviembre del 75. Ahí es cuando se para la revolución y se acorrala al PCP. Sin duda en el 74 la dictadura salazarista ya tenía sus días contados, pero la evolución de Portugal a partir del periodo revolucionario no estaba nada clara ni decidida. En la historia la diferencia la marcan individuos que toman decisiones por libre. Tanto el 24 de abril como el 25 de noviembre ciertos suboficiales se negaron a cumplir ciertas órdenes. Pese a las docenas de muertos que hubo entre 1974 y 1976, si no fuera por estos héroes anónimos, habría que estar lamentando muchas más. Y quién sabe si, siguiendo el contrafactual, hoy Europa sería un lugar muy diferente.

Cinco bis. Los mitos nacionales son útiles, pero no deben impedir el juicio de la historia. Tras el 25 de abril fueron legión los perdedores. Si bien es cierto que en su haber está la liberación de los presos políticos, en su debe podemos hacer una lista sobre la persecución a presuntos colaboradores de la policía secreta, el drama de los retornados, la precipitada salida de las colonias con las consecuentes guerras civiles y que en general ninguna de las medidas de los gobiernos revolucionarios contribuyeron en gran medida a mejorar el nivel de vida del portugués.

Seis. Cable de la embajada americana en Lisboa del 26 de abril de 1974:

As seen from very short perspective we now have available, present regime seems likely to be more favorable to US interests than its predecessor. We assume that it will not be long before junta contacts foreign embassies in Lisbon seeking recognition. We feel it important that we be in position respond affirmatively with minimum delay. We therefore urge that department reach decision ASAP and provide us with guidance.

El resto de cables, aquí.

Más:

4 comentarios:

Shorzen 06 mayo, 2014  

Muy interesante esta serie, aunque de este último artículo no termino de entender la relación entre el MFA y el Partido Comunista. ¿Cómo pasa a ser el primero instrumento del segundo?

Un saludo.

Pablo Otero 06 mayo, 2014  

El PCP fue el partido que con mayor éxito se fue aproximando al MFA (movimiento de militares que efectivamente no surge como movimiento comunista). La propaganda del PCP hizo suyo el lema "El pueblo está con el MFA" y a partir de los primeros gabinetes revolucionarios, el PCP aporta a estos militares una experiencia en organización política de la que carecían y además les aporta propaganda y apoyo entre sectores obreros.

Compartiendo una posición anticolonial de partida, el PCP supo introducirse en el MFA por lo que podemos llamar una relación simbiótica. Finalmente son los no comunistas del MFA los que cortan la veleidad revolucionaria el 25-N del 75 y trastocan la revolución.

Teseo 06 mayo, 2014  

La historia de Portugal que mola acaba en el siglo XX (20). Iba a hacer algún comentario, pero, todo lo que se me ocurre ya lo tiene la CIA (https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/po.html). Me gusta en concreto el "country comparison to the world" relativo a "People and Society" (Portugal es la goma y en España sin saberlo).

spartan 08 mayo, 2014  

Extrema izquierda y militares juntos en política? WTF???

Ah, pues no es tan raro... :)

http://www.elconfidencialdigital.com/defensa/Pablo-Iglesias-indignados-plataforma-Podemos_0_2267173274.html

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo