jueves, 9 de enero de 2014

La prima de riesgo de ETA

Que el gobierno pierde el culo por mostrar fortaleza ante ETA es bien sabido. Que en la cúpula del ministerio del Interior señores calvos y con corbata se comporten como quinceañeras a las puertas de un concierto de Justin Bieber también es sabido. Que los etarras, avisados de que van a ser detenidos, tengan complejo de reinas del baile y se dejen detener para poder regresar a los dos días a su pueblo como mártires de la "libertad", una vez más, también es sabido.

El «nuevo tiempo» queda reflejado en este brindis del ayuntamiento de San Sebastián.
El complejo tira y afloja que el gobierno tiene con ETA da que pensar. ¿Son los errores producto del proceso de negociación con ETA o son resultado de una inutilidad manifiesta? La última operación policial contra ETA se saldó con unos cuantos terroristas detenidos, pero el ministerio del Interior emitió la nota de prensa informando de ella media hora antes. Hay que añadir que no pocos periodistas con contactos en el gobierno también conocían esta operación antes de que se produjese. Ahora la fiscalía dice que se va a investigar hasta qué punto se dio tiempo a los terroristas para destruir pruebas. Dejemos la investigación que siga su curso y reclámense ya responsabilidades políticas por lo que es un error (se haya cometido o no a propósito. Que si fue a propósito, sería tan grave como el caso Faisán).

Pero ahí no acaba la cosa. La rama política de ETA, a través de su portavoz, considera que esta operación significa que el gobierno quiere «mantener viva la llama de la violencia». Es curioso que cuando los torturadores hablan de violencia, siempre sea la de otros. En este sentido, el comunicado leído en la rueda de prensa sin preguntas de los etarras amnistiados por el gobierno, también habla de violencia sin reconocer ningún tipo de violencia por parte de la banda terrorista ETA. Miguel Ángel Blanco tropezó con una bala mientras paseaba por el bosque y a Ortega Lara lo secuestraron los Teletubbies.

Aznar, Ana Iríbar y la hermana de Gregorio Ordóñez en 2010 en un acto en memoria de Gregorio Ordóñez.
Esperen que todavía hay más. En rueda de prensa, el portavoz del gobierno del País Vasco, calificó la operación policial como «paso atrás» en un «proceso» que califica como «nuevo tiempo de ilusión». No sé si el gobierno del País Vasco asume el lenguaje retorcido de ETA y lo hace suyo o simplemente carece de la habilidad para hablar sin parecer un terrorista perroflauta. En cuanto veamos a Erkoreka con un pañuelo palestino al cuello, se desvelarán mis dudas.

Dicen que hablar más de ETA que de la economía refleja que estamos saliendo de la crisis. Esto lo dicen quienes piensan que la crisis económica es el problema más grave que tenemos, sin embargo, el problema más grave y del que se deriva la dificultad de resolver otros problemas es que ETA está hoy en las instituciones, que el PNV y otros asumen su lenguaje y que el gobierno hace partidismo con la lucha antiterrorista. Qué necesario es cortar de raíz con políticos y gobiernos que demuestran una enorme falta de convicción en el cumplimiento de la ley y en la defensa de las libertades civiles. Si lo más básico que es plantar cara al terror y levantar muros frente a los torturadores y asesinos no lo hace el gobierno, ¿qué podemos esperar en otros temas?


1 comentarios:

Diego Carpintero Pallarés 10 enero, 2014  

¿Desidia? ¿Incompetencia? No olvidemos la tercera posibilidad... ¡conspiración, conspiración!

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo