domingo, 10 de noviembre de 2013

Venezuela como estado fallido

Contra la opinión general que dice que el mejor aliado de los delincuentes que tienen secuestrada a Venezuela es el régimen castrista, yo creo que realmente son las empresas petroleras que explotan desde hace poco las enormes reservas de gas esquisto en Norteamérica y Europa. Si no de qué se iba a permitir la destrucción a cámara lenta de esa nación caribeña.

Esta es la cara más amable del socialismo.
Que nadie se engañe: Venezuela no era un paraíso antes de que los terroristas tomaran el palacio de Miraflores. Al caer la noche, nadie con sentido común se podía detener ante un semáforo en rojo porque inmediatamente se producía un asalto. El caso es que desde que estos delincuentes han arrebatado su país a los venezolanos, la cosa ha ido a peor. Uno diría que con una dictadura comunista la seguridad pública podría mejorar. La historia nos enseña que tras la convulsión revolucionaria las calles pasan a ser tranquilas debido a que el terror rojo también se impone contra los delincuentes habituales. Paradójicamente esto no sucede en Cubazuela. Son los delincuentes comunes quienes ahora están en puestos del gobierno, secuestrando a jueces, atacando a periodistas y haciendo lo único que saben hacer: robar y quejarse.

Daka de Valencia tras el saqueo.
No sé si esto se debe a que el terrorismo oficialista tuvo buenos maestros entre la cochambre castrista o los narcotraficantes de las FARC. El caso es que están exprimiendo a Venezuela hasta límites insospechados. Cualquier niño de siete años sabe que la riqueza petrolera de un país debe ser usada para atraer divisas y diversificar la economía nacional. Venezuela no hace esto, Venezuela reparte la miseria y crea una situación de dependencia monopolística superada por los países del golfo Pérsico hace décadas.

Si a esto le unimos la concepción comunista de la economía como una herramienta más para "mejorar al pueblo" según ciertas directrices establecidas en un despacho, lo que obtienes es intervención de precios, enquistamiento de la miseria, huida de capitales, desaparición de la clase media, escasez y aumento de la violencia. Como todo esto lo que implica es una fuerte oposición entre aquellos derrotados por el sistema, a un gobierno inepto lo único que se le ocurre es aherrojar las libertades civiles, señalar a la oposición, emplear masivamente los medios de comunicación y limitar la libertad de prensa.

Comunistas españoles apoyando la dictadura venezolana.
La generalización de la intervención de precios no sólo va a provocar el desmadejamiento de la poca empresa que queda en Venezuela, sino que a ésta le acompañará escasez y desempleo. Las imágenes de la Milicia Bolivariana —esa pretensión fascista de uniformar a los motoristas del régimen que pasan a toda velocidad por las calles disparando relucientes kalashnikov al aire y a veces a algún viandante— saqueando y promoviendo el saqueo de televisores de plasma es algo que sólo vimos antes en Argentina y en Nueva Orleans. Pero si en el primer caso se trataba de vandalismo que fue respondido por la policía y el segundo del caos que siguió a un huracán que destruyó una ciudad, el caso venezolano es una categoría completamente distinta: el saqueo lo promueve el propio gobierno y sus paramilitares.

Protestas contra el fraude electoral.
Ciertamente no es lo mismo robar pan que televisores de plasma, pero en un país como Venezuela para tener pan necesitas vender algo en el mercado negro y a muchos colombianos no les importará obtener televisores a bajísimo precio.

Estando así las cosas es encomiable la entereza y el ejemplo que da la oposición democrática. Gente que por la vía de la protesta cívica y pacífica no se rinde ante la violencia gubernamental. Desde luego que otro tipo de respuesta también se merecería nuestro elogio, pero si es ésta la estrategia que la oposición quiere, bienvenida sea. Nadie como la propia oposición interna como para liderar el cambio que los venezolanos de bien se merecen. Vaya desde aquí nuestro homenaje.

Más:
  • Vean a la cochambre en acción.
  • Aumentan agresiones a periodistas en Cubazuela.
  • Izquierda Unida apoya el sanguinario régimen de terror cubazolano.
  • Se detecta que un país se va a la mierda en ciertos pequeños detalles. Lean: «...el símbolo de lo que nos hemos convertido: una partida de caza güiros, con la moral de adorno y pensando que los gafos son quienes intentan trabajar honestamente y respetuosos de las reglas legales y éticas». Gran descripción del paraíso socialista.
  • Principios de la neodictadura.
  • Por aquí el PDF de De la dictadura a la democracia, de Gene Sharp. Un librito que recomiendo le pasen a sus amigos venezolanos.
Resistencia civil:




1 comentarios:

Drizzt 11 noviembre, 2013  

Hola Pablo

Pues anda que las declaraciones de algún iluminado andaluz diciendo que su modelo era el chavismo

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo