martes, 26 de noviembre de 2013

Vacaciones de personas

Hora de tratar de un concepto que muchos de vosotros estoy seguro que manejáis en algún oscuro rincón de vuestro retorcido magín. Se trata del concepto de "Vacaciones de personas", esto es, un periodo de relajación y descanso de alguna o algunas personas. Descansar de una persona. Pensadlo.

Esta chica tiene la actitud correcta.
No se trata de alejarse para siempre de alguien que te caiga mal o te resulte cansino. Tampoco se trata de cambiar la forma de relacionarte con alguien al que has descubierto facetas que no te agradan. No tiene nada que ver con eso. Se trata de algo mucho más ligero, liviano y socialmente extraño. Se trata de tomar unas vacaciones de esa persona.

"Aparentemente tienes toda mi atención, aparentemente".
¿No se va la gente de paseo por esos mundos de Dios para "desconectar" o "cargar pilas"? Pues lo mismo pero con una persona (o varias).

-Buenas tardes Don Froilán, hermosa homilía la de ayer.
-Vaya, gracias Pablo. Me sorprendió que vinieras a misa, hace un mes que no venías.
-Es que me tomé vacaciones de Don Froilán. Como ve, he vuelto como nuevo.

Debo insistir en que no debe haber un cambio de actitud hacia esa persona de la que te tomas unas frugales y reparadoras vacaciones. Tras el periodo de descanso, las relaciones se retomarán como si nada hubiera pasado. Hay que decir que las Vacaciones de personas funcionan mejor si se pone tierra de por medio. La lejanía física facilita el ignorar a la persona de la que tomas vacaciones. Sin embargo, entiendo que esto no siempre sea posible. En ocasiones, mientras estés de vacaciones de tu suegra -un suponer-, te verás obligado a compartir mesa y mantel con ella, lo que llevará a situaciones -reconozcámoslo- un poco locas:

-Como esos muebles me pueden arañar la tapicería del coche, mejor los llevamos en el tuyo.
-...
-¿Me escuchas? Te estoy hablando.
-...
-Hija, te has casado con un auténtico imbécil.
-Lo sé mamá.

Morgan lo tiene claro.
Mucho cuidado con tomarte Vacaciones de la Guardia Civil de Tráfico y similares. Éstas vacaciones no las recomiendo en absoluto. En general, las Vacaciones de personas están pensadas para ser tomadas de personas allegadas. Lo raro del tema es que hay gente rarísima que puede que no se lo tome del todo bien. Siempre hay intolerantes y gente rara por todos lados. Recomiendo especialmente tomar vacaciones de esa clase de personas. Y para redondear esas vacaciones, no dudéis en serviros vuestro cóctel favorito y beber por una pajita mientras ignoráis completamente a esa persona. No tardará mucho en darse cuenta de que estáis de vacaciones.



5 comentarios:

Lino Moinelo 27 noviembre, 2013  

Creo que te hacen falta unas vacaciones

Pablo Otero 27 noviembre, 2013  

Siempre, todo el rato. ;)

batlander 27 noviembre, 2013  

Es una grandisima idea.

Teseo 27 noviembre, 2013  

Y después coger una baja por síndrome post-vacacional!

Teseo 27 noviembre, 2013  

No digas mucho "coger" por esos andurriales.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo