martes, 29 de octubre de 2013

Los aliados también se espían

Es malo y gracioso al mismo tiempo todo este asunto del espionaje. Ya sabéis que los malos/buenos espías rebeldes americanos están largando acerca de actuaciones de sus servicios de inteligencia y resulta que EE.UU. espía a países malvados como Pakistán, China, Francia o Rusia, pero también a los buenos como España o Italia.


En primer lugar esto es malo porque supone una vulneración de la privacidad de empresas y particulares y también una agresión a la seguridad del estado espiado. En los últimos años nos hemos acostumbrado a que se tomen decisiones contra nuestros derechos civiles (ahí está la ley Sinde-Wert) sin pasar por dar cuenta a ningún juez. Si no vemos sangre en las paredes, parece que no hay crimen.

En segundo lugar es gracioso porque la noticia del espionaje tan solo constata lo que todo el mundo sabe: los estados se espían, las empresas se espían y las señoras del bloque se cuentan chismorreos. ¿Alguien pensaba que EE.UU. no espiaba a España? ¿Alguien cree que va a dejar de hacerlo? Espiar a tus aliados es la única forma de saber que siguen siendo tus aliados.

:D
Estados Unidos no es un paria internacional. España forma parte del grupo de aliados del país hegemónico y aunque no soy tan inocente como para pensar que no pondrán su interés por encima del nuestro, también es justo reconocer que no es lo mismo que nos espíe Estados Unidos a que lo haga el narcoestado ruso.

¿Debe nuestra seguridad del estado hacer todo lo posible para evitar estas situaciones? No. ¿Puede nuestra seguridad del estado hacerlo? No. ¿Por qué, páter? Porque en el momento en que tu seguridad es compartida, pierdes parte de tu soberanía para llevar a cabo acciones unilaterales y también por la evidente diferencia de recursos. Con esto quiero decir que se está poniendo de manifiesto que pertenecer a la UE y a la OTAN tiene un precio, pero no diré que la alternativa sea mejor ya que compartir la seguridad nos vuelve más seguros contra los enemigos comunes.

Qué gran tipo.
Siendo malpensado no puedo dejar de poner el acento en que estos espías rebeldes americanos que revelan estas noticias reciben cobertura de quien la reciben y lo hacen en el contexto de las negociaciones del tratado de libre comercio Estados Unidos-Unión Europea. ¿A quién perjudica ese tratado? Precisamente a países prioritarios en la lista de objetivos. Como leí mucho a Tom Clancy :) sé de lo que hablo :). En el mundo del espionaje las casualidades no existen. Decía el recientemente fallecido autor de novelas bélicas y de espionaje que si algo ocurre una vez es casualidad, si ocurre dos es coincidencia pero a la tercera es acción enemiga. De momento van dos espías rebeldes: uno está en prisión y otro come galletitas en Rusia. El tercero será acción enemiga.


Evidentemente este espionaje es recíproco y por eso no se removerá mucho el tema salvo por las coyunturales poses. Leo por ahí a muchos que se quejan de que España se deje espiar. Los servicios secretos españoles tienen algunas aventuras dignas de película. Debido a su situación geográfica y por causas heredadas, la posición de España tanto en la esfera militar como en la del espionaje no es la de un paria. Ahí están esos jeques que vienen de vacaciones y contratan bailarinas exóticas que no son sólo bailarinas exóticas. Necesitamos películas que cuenten estas aventuras para quitarnos el catetismo.


Yo ruso ruso tampoco soy




2 comentarios:

Drizzt 29 octubre, 2013  

De momento van dos espías rebeldes: uno está en prisión y otro come galletitas en Rusia. El tercero será acción enemiga.

¿El siguiente que filtre no tendrán inconveniente en que sea pasto de los gusanos?, si he entendido bien la frase :?

Pablo Otero 29 octubre, 2013  

Con el siguiente que filtre algo no serán tan comedidos. No sólo pienso que irán contra él sino contra quien le ría las gracias.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo