martes, 24 de septiembre de 2013

Inception (2010)

Esta mezcla de Matrix y Narnia está muy bien, pero tiene ciertas premisas torpes. De hecho, lo que dispara la trama no se sostiene. Luego también tiene un error de principiante durante las tres horas de película: no se puede disfrutar completamente porque te están explicando todo el rato lo que está pasando.

Personajes

Si no has visto la película y te pongo esta imagen, tu cabeza puede explotar.
La película la protagoniza un grupo de acción que es básicamente el reparto de Batman (recordad que Nolan dirigió dos películas buenas de Batman).
  • Leonardo DiCaprio: el protagonista. Se dedica al espionaje industrial con notable éxito, pero no tiene recursos para contratar a una canguro que le lleve a sus hijos (o convencer a su padre, Alfred, de que se los lleve de vacaciones a su casa). La movida es que no puede volver a los EEUU porque le acusan del asesinato de su mujer loca (que se suicidó).
  • Ken Watanabe: empresario étnico que contrata a Leo para que le meta en la cabeza al Espantapájaros la idea de vender su empresa.
  • Espantapájaros: acaba de recibir en herencia la empresa familiar que es competencia directa del chino. Él es a quien hay que meterle una idea en la cabeza (hacerle un inception: lo que hacen los profes de secundaria en Cataluña a sus alumnos).
  • Robin: se crió en un orfanato y por eso comprende muy bien a Batman. Se pasa toda la película explicando al espectador lo que está viendo. Podría ser sustituido por una voz en off.
  • Kitty Pryde: alumna de la Escuela de Jóvenes Talentos del profesor Xavier. En esta película no atraviesa paredes, sino que estudia arquitectura en el Cesuga y como era la más guapa de la clase, la elige Leo, que sabe latín. Se pasa toda la película preguntando qué está pasando, para que así alguien (Robin) dé información al espectador sin que parezca que habla con el espectador.
  • Dos tipos más que no nos importan mucho.
De qué va

Existe una tecnología para compartir sueños, cosa que mola mucho. Los sueños tienen una mecánica propia: dentro de un sueño el tiempo se ralentiza: veinte segundos de sueño equivalen a un segundo durmiendo. Se puede soñar dentro de un sueño, con lo que se dispone de más tiempo para hacer cosas. Leo por ejemplo, se dedica a usar esta tecnología para robar secretos corporativos. Ah, pero también la usó para estar con su mujer en un sueño muy profundo y compartir los dos juntos "50 años" jugando a las casitas. Resulta que al despertarse, la loca de su mujer creyó seguir en un sueño y se suicidó aparentando que Leo la mataba para convencerle de que se suicidara con él (y así despertar). Esto te lo cuentan al final, pero hay que saberlo al principio.


El chino contrata a Leo para convencer al Espantapájaros de vender su empresa. Se reúne un grupo de acción y, después de cincuenta minutos de explicarte la mecánica de los sueños, se ponen al lío. Se meten en un avión con el Espantapájaros y lo duermen. Pasan al Sueño Uno.

En Sueño Uno, secuestran al Espantapájaros, lo meten en una furgoneta y se vuelven a dormir todos (un inception necesita un sueño muy profundo). Pero el Espantapájaros fue adiestrado para tener defensas en su subconsciente, que son parecidos a esbirros con metralletas. La furgoneta choca en un puente y se va a caer al agua de un río mientras están en el Sueño Dos.

En Sueño Dos, están en un elegante hotel. Leo habla con el Espantapájaros y le dice que está soñando porque alguien lo ha secuestrado, pero que él fue metido en su subconsciente para ayudarle. Buena estrategia. Lo convencen para meterse en una habitación y soñar para así poder despertarlo o algo, total, que pasan a Sueño Tres.


En Sueño Tres están en la guarida de montaña de un archivillano de 007. Todavía nadie ha soñado con helicópteros de asalto ni con volar, sino sólo con pistolitas. Se meten en la fortaleza y llegan a una cámara acorazada, que es la manifestación onírica del subconsciente más profundo del Espantapájaros (cosa que es un buen detalle). Horror, ahí Leonardo DiCaprio sueña con su mujer loca, que la lía a tiros y manda al chino al "Limbo" (el lugar más profundo de los sueños del País de Narnia). Leonardo, con un alto sentido de la responsabilidad, se lanza al Limbo a rescatar al chinorri, Kitty Pryde le sigue, porque no todos los días se conoce a Leo DiCaprio y no le quiere perder de vista. Mientras tanto, el Espantapájaros ve en la cámara acorazada a su padre moribundo y decide que es buena idea deshacerse de la empresa y dedicarse a una vida de playboy multimillonario.


En Limbo, Leo y la chica hablan con la proyección de Leo de su loquísima mujer (en serio, Leo se pasa toda la peli imaginándose que su mujer es la persona más tarada del mundo, cosa que es graciosa cuando lo piensas). Kity Pryde, en un crossover rarísimo, coge al Espantapájaros y se tira por una ventana para despertarse. Leo se va nadando hasta encontrar al chino, al que convence de que se pegue un tiro para despertarse (ésta es la primera escena de la película, tócate las narices). Total, que de forma coordinada, van saliendo todos de cada sueño escalonado.

Se despiertan todos en el avión, aterrizan, y Leo va a su casa donde está Alfred con los niños. Todo bien.

Qué premisas son torpes


Entiendo que estas premisas torpes no empañan el resultado de lo que es una película de acción muy bien ejecutada (imaginaos una peli de Matrix no dirigida por adolescentes atolondrados y cambiasexos). Toda la misión de Leo se basa en que quiere "limpiar su expediente" para volver a ver a sus hijos. Es decir, existe una tecnología para compartir sueños pero la policía no es capaz de distinguir un suicidio de un asesinato. El abuelo, que está con los críos, supongo que no puede coger un avión e ir a visitar a Leo porque pierden cole o algo así. Son premisas muy torpes... que no están relacionadas con la mecánica de los sueños y la parte de ciencia ficción que tiene la película.

Cosas bien
  • Las escenas de acción no son insultantes: con la excusa de "es un sueño" se pueden ver cosas molonas, como un tren atravesando una ciudad, un montón de agua anegando un hotel, un mundo lleno de edificios rotos como una partida de simcity abandonada...
  • La banda sonora ya es un clásico imitado en muchas películas, sobre todo el BAAAAM.
  • Es Matrix para una nueva generación de frikis más maduros, ya de vuelta de todo.
  • Muchos críticos de cine muy listos no la entendieron y se pueden leer críticas de la película diciendo que está mal explicada o que se trata solamente de un espectáculo visual. Esos críticos de cine, como Fernando Ónega, pertenecen a un mundo que está muerto. Bailemos sobre sus tumbas.
Cosas no tan bien
  • Entiendo que las explicaciones intrapelícula sean necesarias, pero dan demasiadas explicaciones que son inútiles.
  • La historia de Leo con su mujer: si sabes que sueñas con tu mujer loca, quizás no debas aceptar esa misión, Leo.
  • Del grupo de acción me sobran dos o tres fulanos que tienen dos líneas de diálogo.
  • Jugar con lo de "¿ahora sueñan o están en la realidad?" está bien hacerlo una vez, pero no más.
  • Nadie sueña con sexo, ni con volar, ni con robots gigantes. Ni con una combinación bizarra de las tres cosas. Parecen Fernando Ónega: el hombre sin sueños, sin iniciativa, sin ideas propias, el agujero negro de la tristeza y el dolor, que destruye las motivaciones que nos hacen levantarnos cada mañana.




4 comentarios:

Teseo 24 septiembre, 2013  

A ver... hay una especie de trompito o peonza rara que en la realidad para de girar (por culpa de la aceleración de Coriolis, creo) y en los sueños gira eternamente. Al final de la película, ¿no para?

Al bajarse del avión, el espantapajaros, ¿no se enfada con chino, dueño de la compañia rival? ¿No le preocupa compartir avión con su antagonista, después quedarse dormido, después soñar con él y después cerrar la empresa? ¿No se enfadará todavía más con los chapuceros que le instalaron el antivirus en la CPU del cerebro?

¿Por qué no se le ve la cara a los niños?

El chino es japonés, se trata del último Samurai. Esta peli se parece sospechosamente a otra titulada Origen (pero sin Lobezno).

Pablo Otero 25 septiembre, 2013  

Que el dreidel pare de girar o no, carece de importancia.

Teseo 28 septiembre, 2013  

Es lo más importante: si no para puede haber segunda parte

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo