viernes, 5 de julio de 2013

La lista de Mas

Que la lista de adhesiones a las políticas de la Generalitat que quiere aprobar el gobierno de los Hermanos Catalanes es algo muy nazicomunista está claro y ha sido ya comentado en algunos foros. Tan solo un apunte sobre cómo puede chocar con la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal.

La LPDCP prohíbe tener un fichero que discrimine por variable ideológica (entre otras). Si esta lista es de adhesiones políticas, me pregunto cuántos minutos tardará la Agencia Española de Protección de Datos (o la agencia catalana, ya se sabe que en este país todo lo tenemos multiplicado) en cerrar el chiringuito una vez empiece a funcionar. Si tal como dice el preámbulo de la Orden, los datos a recoger no serán de carácter político (pues son protegidos), me pregunto para qué diablos quieren crear este fichero.


Dicho de otro modo, un fichero así sólo puede servir para preguntar a la gente si su color favorito es el verde o si prefieren el helado de limón al de pistacho. Las preferencias políticas ya se recogen en los institutos de opinión, que, lógicamente, no guardan datos de carácter personal. Son encuestas anónimas. ¿Por qué entonces hace esto la Generalitat?

Desde el Cuartel General de los Hermanos Catalanes, dicen que se trata de algo normal. Dicen que es tradición de la casa aprobar desarrollos normativos sin saber muy bien para qué. El portavoz de los HH.CC. explica que en caso de que la Generalitat impulse una política, este fichero les permitirá decir quién está a favor de esa política.


Como no somos tontos del culo y sabemos que la Generalitat no puede convocar referéndums vinculantes, este fichero es tan solo un plan be para, llegado el caso, poder enseñar cuánta gente apoya el derecho a decidir cambiar las fronteras de la Unión Europea. Pues vale, buena suerte. Otra chorrada más que no tiene futuro. A su vez, otra ocasión más en la que el gobierno de España no les responde porque... tiene a sus mejores aliados en Castaluña.

Dejaos de historias, convocad ya el manido referéndum y mientras llega la fecha, dedicaos a lo vuestro: que las niñas lleven velo, que sea obligatoria la comida vegetariana, que las cuatro familias catalanas que se lo llevan crudo desde hace 150 años sigan a lo suyo, que la administración sea una cueva de inútiles y que las fábricas de banderas sigan haciendo el agosto.

Todo bien ¿hay algo mal?





Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo