sábado, 8 de junio de 2013

Sobre la variación de las estaciones en Canción de hielo y fuego

En el mundo donde se desarrollan las historias de Canción de hielo y fuego, la duración de las estaciones varía en función de ciertos arcanos mágicos. Esta magia y esta forma de ser del planeta parece que tendrán cierta explicación (mágica) en los próximos libros de la saga. Hay quien piensa que en el género fantástico vale todo. Eso no es cierto. Dentro de un mundo fantástico, la magia debe tener límites, leyes, resistencias o si no, los nudos narrativos siempre podrían resolverse con la magia y las historias carecerían de sentido para el lector, que estaría esperando un rápido Deus ex machina que lo resolviera todo.


Por poner ejemplos rápidos: en El señor de los anillos el Anillo único sólo se pude destruir de una forma concreta, en Regreso al Futuro sólo puedes viajar en el tiempo si tienes 1,21 "gigovatios", en Aladdin el genio no puede matar, resucitar o hacer que los protagonistas se enamoren. Estas limitaciones son las que crean el conflicto que hace avanzar el argumento.

Así, cuando George RR Martin dice que las estaciones cumplirán un rol en la trama de la historia y que su duración se debe a la magia, hay que pensar en una explicación. Como el barbudo no ha terminado de escribir los últimos libros, sólo tenemos lo que ya conocemos. Y lo que conocemos es extraño, no cuadra con la duración de las estaciones (de ahí que exista un componente mágico por desvelar).


Si todo va bien, un planeta completa su año al dar una vuelta completa alrededor de su sol. Por las leyes de Kepler sabemos que las órbitas son elípticas y que cuando se pasa cerca del sol, el planeta va más rápido. La Tierra tiene una órbita muy poco excéntrica, es una elipse casi circular, por lo que nuestras estaciones duran casi lo mismo. Sin embargo, en el planeta de Canción de hielo y fuego, debido a la magia, las estaciones tienen una duración impredecible. Sin embargo, los maestres en la Ciudadela de Antigua llevan el cómputo de los años y el calendario de cosechas, así que de alguna forma observan el cielo y saben la posición relativa del planeta respecto al sol y a las constelaciones. Esto me hace pensar que de alguna forma hay pseudo-estaciones del año. Curioso.

Olvidémonos de la magia por un momento, ¿sería posible que la duración de las estaciones en un planeta fueran impredecibles? La respuesta es sí, con estrellas variables. Ok, todas las estrellas son variables, incluso nuestro Sol, pero si de algún modo una estrella tuviera variaciones con una frecuencia no estricta, podría darse el caso de periodos en los que la temperatura del planeta varíe mucho. En este caso se trataría de ciclos predecibles con no poco grado de exactitud.


Otra forma de hacer variar la temperatura de un planeta de forma impredecible es con erupciones volcánicas. Basta con un volcán grande y malvado para que la temperatura de un planeta varíe. El Krakatoa, en 1883, hizo bajar la temperatura del planeta en más de un grado durante un año: las partículas en suspensión filtran la luz solar y la tierra y los mares se calientan un poquitín menos. Recordad que la mayor influencia en la temperatura de un planeta es la presencia de un sol. Una variación de las erupciones volcánicas sería una guerra nuclear. La cantidad de particulas en suspensión en el aire debido a los incendios, provocarían lo que se llama invierno nuclear.
Otra forma de que las "estaciones" puedan ser impredecibles es si un planeta está en un sistema binario. Un planeta que orbite a una estrella que a su vez orbita a otra estrella, tendría una cuenta corta y una cuenta larga para los años (al estilo del calendario maya). Está claro que con observaciones astronómicas a lo largo del tiempo, la "cuenta larga" acabaría por ser predecible, sin embargo, si tu planeta vive una στάσις tecnológica (como sucede en Canción...), es creíble que te sorprenda la llegada del invierno y que no sepas muy bien cuánto puede durar.


Sea como fuere, hay algo que no podemos dejar de olvidar: un planeta con cierta inclinación respecto al plano de la elíptica de su órbita, tiene diferentes estaciones en sus hemisferios. Cuando en el norte es invierno, en el sur es verano y viceversa. En Canción de hielo y fuego no tenemos noticia de lo que ocurre muy al sur. Por no saber, no sabemos ni siquiera dónde diablos está el ecuador.

Dónde está el ecuador

El ecuador es la línea imaginaria que divide por la mitad la mitad norte y la mitad sur de un planeta. En los mapas disponibles de Canción de hielo y fuego, esa línea no está marcada. La única información disponible es la geografía de ese mundo. Con las consabidas variaciones debido a efectos del clima, corrientes oceánicas, cadenas montañosas y demás, la regla de los trópicos no es exacta, pero puede ayudar. En general, los desiertos de un planeta se encuentran entre sus trópicos. Un trópico de un planeta está marcado por el paralelo que forma ángulo con el plano de la elíptica de su órbita cuando la inclinación del planeta es máxima. En el caso de la Tierra, los trópicos de Cáncer y Capricornio se sitúan —creo recordar— a unos 26º grados al norte y sur del ecuador.


En Canción de hielo y fuego, los principales desiertos conocidos son los de Dorne y el Desierto Rojo. Como no hay otros desiertos al norte de estos, podemos fijar de forma razonable el ecuador en algún punto al sur de estos desiertos. El continente del sur —Sothoryos— parece tener un clima tropical, con lo que el ecuador sería razonable situarlo en algún punto entre las Islas del Verano y Valyria.

Cuando llega el invierno, al norte del ecuador, los días se acortan. Sin embargo, durante todo el ciclo de estaciones, los días deberían de tener una duración similar a la noche alrededor del ecuador. No disponemos de este dato porque no sabemos qué ocurre en el hemisferio sur del planeta.


Sin embargo, una vez establecido más o menos el ecuador, y la distancia entre dos puntos, se puede calcular el tamaño del planeta. Esto es interesante para saber si existe otro continente "detrás del mapa" o lo que ocurre si navegas hacia el mar de Poniente. Alguien hizo el cálculo y sale que el planeta es más o menos del tamaño de la Tierra. Lamentablemente, es bastante dudoso que al final tengamos toda la información. George RR Martin —que a pesar de ser el autor, no tiene ni idea de CdHyF— va creando mundo según lo va necesitando y se fija en lo que le interesa para su historia.

Es cierto que dice que tiene toda la historia pensada, sin embargo no es un autor "constructor de mundos" sino un autor de personajes, con lo que me temo que al final no se resuelvan todas las incógnitas. Lo que me parece un error que debería valer como excusa a su editorial para contratar a más autores tras su muerte y que dieran todas las explicaciones que los frikis reclaman. Hala.

Más:
 

7 comentarios:

Teseo 09 junio, 2013  

El autor te muestra en cada capítulo el PdV de cada personaje. Si los personajes no conocen el rollito cientifico, no lo pueden decir al lector (excepto que aparezca un personaje "omnisciente").

Al principio del primer libro, en Invernalia, dicen que los días se van haciendo cada vez más cortos y que por eso se acerca el invierno. Un poco después, en el Muro dicen que a un invierno corto sigue un verano corto y que a un verano largo sigue también un invierno más largo que lo habitual. Así que ya dieron bastantes pistas...

Enrique 09 junio, 2013  

Me estoy temiendo que el autor realmente no sepa como acabarlo, o lo que es peor, que acabe siendo influido por el fenómeno fan. Algo así pasó en la serie Lost.

Por si acaso...

http://www.buzzfeed.com/hilarywardle/11-reasons-why-xena-warrior-princess-was-better-t-aplm

Pablo 09 junio, 2013  

Teseo, hay más información que el punto de vista de un personaje: hay narrador y está el barbudo sentando cátedra sobre el canon.

Enrique, el autor dice que cuando empezó la serie (hace casi 20 años), tenía pensado el arco argumental principal (invierno, los Otros, dragones...) e incluso en previsión de su próxima muerte se lo reveló a los productores de la serie de televisión para que ellos pudieran acabar la historia.

fpedraza 10 junio, 2013  

El tema del planeta en un sistema binario de estrellas es muy bueno. Lo desarrolla Brian Aldiss en Helliconia (un tocho considerable)

un saludo

Pablo 10 junio, 2013  

Estoy leyendo Helliconia Primavera ahora. :)

Ignacio 23 agosto, 2013  

Mucho me temo que George R R Martin está improvisando bastante en este punto.

Por otra parte, tras leer todos los libros publicados saco la conclusión de que el fenómeno estacional o climatológico (o lo que sea) se limita sólo a Westeros, y es de naturaleza demasiado mágica.

En otras partes del mundo no parece que el Largo Invierno sea un tema de preocupación para nadie. Da la sensación de que eso no ocuurre fuera de Westeros, y no creo que se deba sólamente a que la mayoría de las localizaciones fuera de Westeros sean meridionales...

Pablo 24 agosto, 2013  

Precisamente te iba a decir que Essos está más al sur.

¿El invierno se nota tanto en Dorne?

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo