viernes, 18 de enero de 2013

Comprometidos con España, jiji

Durante 20 años altos cargos del PP estuvieron recibiendo sobrecitos. Por las narices de Aznar, Cascos, Arenas, Acebes, Rajoy y Cospedal, estuvieron pasando ciertos sobres que completaban los sueldos oficiales y los del partido, para algunas personas que no se metieron en política para forrarse, sino por vocación de servir al público.


Al tratarse de un fraude a Hacienda, los delitos pueden haber prescrito (no estoy seguro), pero en política existen las responsabilidades políticas (existir, existen, otra cosa es que España sea una satrapía oriental). El dinero de estos sobrecitos parece que venía de las empresas que arreglaban los cientos de sedes del PP y de quienes ganaban el favor de la famiglia para encargarse de la seguridad. No metían la mano en la caja pública como sucedía en la época gloriosa del PSOE, era un método de fraude público y engaño a todo el mundo más sofisticado. Al estilo CiU. Comisioncillas.

Si esto pasa durante 20 años, ya pueden decir misa. Lo de menos es que el delito —masivo y continuado en el tiempo—, haya prescrito o no. Tampoco importa mucho la responsabilidad política, empezando por el actual presidente del Gobierno. No importa porque sabemos cómo funciona esta pequeña satrapía subdesarrollada. Sin duda les importará más a los cientos de miles de militantes del PP, a quienes se les estafó con recochineo. Y a los votantes, que en ningún momento supieron que estaban colaborando con una red criminal. Bueno, y a los miles de concejales y gente más o menos normal del partido que no tenían conocimiento y sobre quienes ahora van a recaer los pecados del padre.


Es importante cómo ha saltado la bosta al ventilador. Que esto salte por el caso Gürtel-Bárcenas, con la corrupción en Cataluña en su punto álgido y en un momento de especial sensibilidad ante los casos de corrupción. También es importante señalar que lo peor que le puede pasar a Génova es que el delito haya prescrito: los convierte a todos en sospechosos. Como no habrá investigación, ningún alto cargo del PP de los últimos 20 años está libre de culpa. Se puede decir tranquilamente que todos son unos ladrones y que ese partido es una organización de enriquecimiento ilícito. Una red criminal. Como la mafia, pero con menos muertos. Mientras no salga nadie a dar nombres y a ventilar la casa, todos están en el ajo. Y aún así, para algunos no será suficiente. Que digan quiénes cobraron, lo que cobraron y que voluntariamente y fuera de plazo, declaren esos sobornos. Y que sean inhabilitados de por vida.

Bien es cierto que la información de El Mundo, descarta a Rajoy como receptor de esas ayuditas. Y a Cospedal. Sin embargo, si en 2009 mi paisano le dice a Maricospe que el cachondeo tiene que ir acabando, es que eran conocedores del asunto. Y que yo sepa, no fueron a Hacienda con una carpeta. Se lo callaron. La omertá. Es más, Rajoy consintió hasta que pudo hacerse con el control del partido. Gloriosa raza la tuya.

La derecha española está herida de gravedad. Ya sabemos para qué tantos esfuerzos en unir en un gran bloque político a casi la mitad del electorado. Es que no era un partido, era otra cosa. Ahora bien, aparte de algunos golpes en el pecho y puede que algunos cientos de bajas de militantes, no espero que haya grandes movimientos. Tenemos lo que nos corresponde. Conformarnos con la purrelilla, con las guacheras que quedan en la comisura de los labios. Los mindundis. Los hermanos Dalton. Y aquí no pasará nada. Si bien es cierto que los adversarios políticos, tan enmarronados como ellos, utilizarán políticamente el caso para medrar, poniendo de manifiesto su catadura moral. Pero, ¿acaso hemos de esperar otra cosa?

En algún momento tiene que parar la espiral de «pero es que Fulanito robó más». Eso tiene que dejar de ser una excusa. No hay «los nuestros» y «los suyos». Todos son los mismos. Entre bomberos no se pisan las mangueras. Resulta ridículo que a nivel de cafetería el Colegio de Líctores y la Sacra Hermandad de Plumillas se esfuercen por tratar de justificar lo injustificable.

Bueno, y detrás de los líctores están los montoneros, que van a hacer política a las puertas de las sedes del PP. Ésa es otra historia.



Actualización:
  • El PP lo niega todo.Cosa que contrasta con lo que dice Aguirre sobre que estamos ante una «crisis institucional gravísima».
  • Se pone de moda llamar sobresueldo a los sobornos.

5 comentarios:

Drizzt 18 enero, 2013  

Hola Pablo

En realidad todo esto ocurre porque la gente no tiene un duro en su bolsillo (lo de las manifestaciones y demás). Si estuviésemos en los días de vino y rosa de la burbuja, dirían que todos los políticos son iguales, mientras firmaban la hipoteca con una buena bolsa de dinero en "B" en la Notaría.

Llevo ya uno tiempo, que no puedo sino sonreír ante tales discursos, de grandes golpes de pecho contra la corrupción, mientras veo como la gente sigue con e con el clásico con o sin factura.

Respecto a los montoneros .... ¿qué decir?. Un repasito a la hemeroteca sólo me muestra que los mismos son muy intolerantes con la corrupción y nos manifestamos ... cuando es ajena.

¡Qué decir tiene de aquellos que se metían con el Mundo cuando lo que destapaban casos de CiU o PSOE, pero que ahora toman por verdad revelada si es del PP!.

Pablo 18 enero, 2013  

En este país hay mucha afición al fútbol. Todo se ve como un deporte, en el que si tu equipo pierde, casi me alegro más que cuando mi equipo gana.

Y lo de la costumbre, pues es difícil cambiar la costumbre. Desde luego que no desaparecerán los malos hábitos de la gente, pero si la crisis sirve para que haya más sensibilidad con el tema, mejor.

No podemos resignarnos, tenemos que dar la vara.

Daniel Díaz 18 enero, 2013  

Fantástico artículo. Crudo y pesimista, lo que hay.

Teseo 18 enero, 2013  

Resulta que durante años estaban cobrando propinillas por valor de unos cuantos milloncejos que guardaban en Suiza sin que hacienda se enterara. Después hicieron una ley de regularización del dinero negro (ahora llamado gris, ya que no invirtieron en armas ni en droga)de la que se aprovecharon para quedar bien con hacienda. Esto debe ser lo que decía Loquillo con lo de la ley hecha a medida del poder.

Por dios!! ¿Quien ha hecho el video de la familia PP? ¿Rubalcava?¿El tío de IU que vino después del barbitas y que no sé su nombre? ¿Pero has visto a la Chuky?

Pablo 19 enero, 2013  

Lo hizo el propio PP. Su dirección de comunicación creo que la llevan unos simios.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo