miércoles, 9 de enero de 2013

Autogolpe en Venezuela

Como se trata de una neodictadura, en Venezuela se andan con muchos legalismos. Recordemos que una neodictadura ha de justificarse todos los días y dar apariencia democrática a su vida política. Poco importa que por detrás, las alusiones a las fuerzas armadas y a los golpes de Estado sean continuas.

¿Cuál es el problema? El gorila ganó las elecciones de octubre pasado e iniciaba un nuevo periodo ejecutivo el día 10 de enero de 2013. Para ello, debía jurar su cargo. Todo el mundo entiende, y la propia constitución lo dice, que si el día nueve por la tarde, Chávez tiene un accidente de moto y no puede jurar el 10, no pasa nada. Sería un motivo «sobrevenido», fortuito e imprevisible. Podría jurar otro día y listos.


La cosa es que Chávez lleva con cáncer año y medio. Su última operación en Cuba se produjo semanas antes del día del juramento. Parece que esta operación no salió todo lo bien que cabía esperar y por lo tanto, sus consecuencias inhabilitantes no son cosas fortuitas y sobrevenidas. Había que contar con un desenlace así.

Y la propia constitución venezolana cuenta con esa posibilidad: si el presidente electo, por alguna razón que no tiene arreglo (enfermedad inhabilitante, muerte), no es capaz de jurar su cargo, pasa a ser presidente en funciones el presidente de la Asamblea, durante treinta días, en que se votaría en nuevas elecciones presidenciales. Esto es lo que debería haber pasado. Incluso, ironías del destino, días antes el propio Chávez reconoció que esto podía pasar:
Si se presentara alguna circunstancia que me inhabilite para continuar al frente de la presidencia, Maduro debe concluir. Mi opinión firme, absoluta, total, irrevocable es que en ese escenario, ustedes elijan a Nicolás Maduro como nuevo presidente de Venezuela.
Es decir, ojo, que cabe la posibilidad de que no salga de la operación y entonces, habrá nuevas elecciones, y en ese caso, votad al del bigote. Tiene sentido.


¿Hizo algo de esto la camarilla de Chávez? No. ¿Hizo algo remotamente parecido a esto la camarilla de Chávez? No. ¿Qué hizo la camarilla de Chávez? Inventarse una nueva norma de rango constitucional en una tarde.

Así, por un método inventado y cagándose en el texto constitucional, el vicepresidente del anterior ejecutivo envía una carta a la Asamblea en la que solicita que se le conceda al presidente electo una prórroga durante su convalecencia. ¿Qué quiere decir esto? Que el gobierno en funciones pasa a situación de interinidad por tiempo indefinido y todo el sistema político pasa a basarse en la buena voluntad de cuatro o cinco fulanos. Dicho de otro modo, el anterior ejecutivo, con ausencia del presidente, extendería el anterior periodo constitucional con un permiso otorgado por la Asamblea que surge de sus nuevas atribuciones como órgano que interpreta la constitución. Efectivamente, amigos, carece de sentido.

Parece difícil, pero igual los herederos de Chávez lo hacen bueno.



Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo