jueves, 3 de enero de 2013

A pedales

Tres cosas rápidas sobre tráfico rodado y derivados. A saber: Carromero, el nuevo límite de velocidad y el nuevo examen del permiso de conducción.

Carromero

Lo de Carromero es rápido de comentar. No tenemos datos de las circunstancias concretas de su accidente en Cuba. Hubo una especie de confesión en la tele, pero dado que fue emitida desde la isla, no podemos estar seguros de que no había coacción. Después hubo una sentencia condenatoria de un juez cubano -me imagino a los jueces cubanos como tipos con un abanico en una mano y un revolver en la otra-. A continuación, se extraditó a Carromero para que cumpla sentencia en España. Lo que nos lleva al quid de la cuestión: ¿España reconoce la vigencia del sistema judicial cubano?


La pregunta no es ninguna tontería. La dictadura monárquico-comunista castrista tiene secuestrados en pocilgas a docenas de personas por decir cosas que a los criminales no les gustan. De forma cotidiana, delincuentes uniformados, siguiendo instrucciones de la mafia habanera, secuestran y dan palizas a gente que les mira mal. ¿Este tipo de justicia es la que reconoce y tolera el Reino de España? Lo que tenían que haber hecho es, nada más llegar a suelo español, llevar a Carromero a su casa (esto implicaría que no hubiera más extradiciones. Tampoco se os pierde nada en Cuba).

Zetapeando el límite de velocidad

González-Pons, una cámara de televisión, un par de chupitos. El pollo empezó a bufar contra el inefable ZP, cuando a ese gobierno de delincuentes y botarates, se le ocurrió cambiar el límite de velocidad de forma temporal (¿?). Decía que el insoportable sovietismo de la bajada del límite de velocidad suponía un recorte de nuestros derechos. Que empezarían bajando el límite y seguirían con fusilamientos masivos de la gente, etc. La típica pendiente resbaladiza en la argumentación que tan divertida nos resulta a todos. Ya sabéis.


Bien, ¿a que no adivináis quién está planeando bajar el límite de velocidad ahora? Exacto: el PP. Frente a las hemerotecas, usarán la inane excusa de decir que en autovías «estudian» subir el límite. Es estratosféricamente mayor la cantidad de tráfico en vías convencionales que en vías de alta velocidad. Recordadlo cuando os la intenten colar, amigos.

Nuevo permiso de conducir

Se endurecen los criterios para obtener el permiso de conducir. Hacer más difícil obtener el permiso nos hace pensar en que la gente estará más preparada a la hora de coger el coche, moto, bus, camión sin experiencia previa. Eso parece bueno.

Fijaos en la trampa que supone pensar así. Fijaos cómo damos por buena la medida y nos ponemos a justificarla, a pensar en sus consecuencias, etc. No. A ver. Primero hay que pensar en la medida en sí, antes de en sus consecuencias. ¿Por qué aprobar esto ahora? ¿Qué favores debe el gobierno a las autoescuelas? ¿Por qué quieren disparar el número de suspensos, es decir, los exámenes repetidos per capita? Conducir es una habilidad primaria requerida para un montón de actividades económicas. ¿Aumentar las trabas a la creación de nuevos conductores es algo que urgía? ¿A quién va a perjudicar más esta medida? Uy, la respuesta a esto me la sé: a quienes menos dinero tienen para gastarlo en las autoescuelas. Curiosamente, esta gente es la que más necesita el carnet de conducir, ya que los empleos que requieren conducir suelen coincidir con los que requieren menos formación, ergo serán los más demandados por la gente que más demanda obtener su licencia. Creo que se entiende.

El gobierno quiere que conduzcamos estos ataúdes. Y que no comamos hamburguesas.

Rajoy, tú puedes:


Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo