lunes, 19 de noviembre de 2012

Incorruptibles: nadie puede inducirlos a hacer justicia

Carezco de una opinión lo suficientemente informada como para tratar el asunto del éxito financiero de la familia real catalana. Que se cobren o no sobornos al más alto nivel político no es un asunto que se pueda tomar a la ligera. De lo que sí podemos hablar es de eso que cuentan del debate de TV3. Dicen que el debate entre los candidatos fue más interesante por lo que no se dijo que por lo que se dijo.


La impunidad ante la corrupción no sería la misma de no haber un silencio no pactado entre los agentes. Una sociedad no es más corrupta o menos por el número de denuncias en los juzgados, ni por el monto total de lo que se roba. Una sociedad mide su corrupción por la cantidad de personas que viven a expensas de los lazos de confianza generados al margen de la actividad pública.

La permanencia en el tiempo y la profundidad de estas redes de dependencia dependen directamente del pacto tácito entre los implicados. Tú no hablas porque yo puedo hablar, y viceversa. La corrupción puede existir mientras haya sistemas de seguridad redundantes en la gestión de la información.


¿En Cataluña se da esto de forma especial? No tengo la sensación de que la clase política catalana sea especialmente corrupta. Eso sí, allá tienen un comodín que les facilita las cosas: la construcción nacional. Cuando existe un objetivo común, transversal entre distintas familias de poder, la interdependencia que se establece es más fuerte y los sistemas de seguridad de la información son más robustos.

Esto no es solo teoría. Afortunadamente disponemos de un ejemplo delicioso en las malvadas hemerotecas:
PASQUAL MARAGALL. - La malicia de sus palabras me demuestra que ustedes tienen un problema y que se han sentido atacados por una acusación que de alguna forma ustedes mismos deben notar como verídica porque de otra manera no se explicaría que usted haya salido con el tono de falta de respeto que ha usado (...). Han roto hoy una regla que en este Parlament se había respetado siempre, que era el respeto entre los diputados. Y en esto la historia les pasará la factura.
ARTUR MAS. - Me tendría que explicar en qué le hemos faltado al respeto. Lo que pasa es que puede ser que usted tenga la piel tan fina y el orgullo tan lleno y el amor propio tan inflado que al final resulta que cualquier crítica, aunque sea expresada en terminos absolutamente correctos, le molesta (...). Estoy absolutamente alucinado que usted se levante en este Parlament en una sesión como la de hoy y hable de todo menos del Carmel.
P.M. - Si, muy brevemente porque pienso que efectivamente hemos tocado un punto clave. Ustedes tienen un problema y este problema se llama tres por ciento.
A.M. - Usted ha perdido completamente los papeles. Si era para esto, se podía haber ahorrado esta intervención. Yo le pediría una cosa, y se lo digo con toda la modestia, entre ustedes y nosotros, hemos de hacer cosas muy importantes en los próximos meses al servicio de este país. No lo olvide. Para hacer estas cosas importantes es muy necesario que un cierto círculo de confianza entre ustedes y nosotros siga existiendo, (...) y no se rompa, y con su última intervención esto se rompe. Usted envía la legislatura a hacer puñetas. Supongo que es consciente de ello, y le pido formalmente que retire esta última expresión.
P.M. - Accedo a su demanda por una sola razón, porque usted acaba de decir una cosa muy importante, que interesa más el país que todo lo que nos ha dicho antes (...). Espero que ustedes esten en condiciones de cumplir su parte de obligación en los meses que vendrán en los cuales se jugará el Estatut, la Constitución y, en buena medida, nuestro futuro.
A.M. - Yo le agradezco señor Maragall esta rectificación que es buena, no le humilla en absoluto, pero les vuelvo a decir que si en algún momento ustedes tienen alguna sospecha, al margen de lo que se ha dicho hoy, sobre lo que sea, hagan el favor de ir a los tribunales.
Círculo de confianza, interesa más el país, nos jugamos el futuro... La construcción nacional como comodín para no hablar de corrupción.

Con esto queda mucho dicho, pero no todo. Algún día tocará hablar del sentido de la oportunidad para denunciar la corrupción. Quienes denuncian la corrupción en un tiempo político muy concreto, lo hacen para crear una esfera de experiencias común y una perspectiva que canalice a la opinión pública. A su manera, quienes denuncian la corrupción instrumentalmente, son colaboradores de esa corrupción.

Y luego hay otro tipo de corrupción que se encuentra en el tuétano y que ni siquiera se identifica con la palabra «corrupción», algo que va mucho más allá.


4 comentarios:

Teseo 19 noviembre, 2012  

"Los Pujol tienen 137 millones en Ginebra" (¡Borrashooos!!)

Como dijo el paciente al dentista, mientras le agarraba los cataplines "¿verdad que no vamos a hacernos daño?"

Pablo 20 noviembre, 2012  

En Cataluña ha habido cambios de gobierno CiU-PSC-CiU, pero con el pacto tácito, ni se levantaron alfombras ni se tocó nada.

Ahora, con el Mas style, seguirán chapoteando en el fango.

Montaraz 20 noviembre, 2012  

Ya decía yo que el Rey Arturo tenía que estar relacionado de algún modo con Ginebra.

Van encajando todas las piezas.

Enrique 21 noviembre, 2012  

El problema es que allí el debate no es político, sino identitario. Y, por lo tanto, las sectas también.

En Andalucía un escándalo salpica al PSOE, el PP les acusa de corruptos, y ponen cada uno toda la maquinaria a funcionar. Prensa, instituciones, lo que sea con tal de que se sepa ó se tape y que haya un desgaste político.
Evidentemente hay sectarios en una y otra parte. Pero más ó menos las fuerzas se reparten al 50% y hay un serio desgaste. De ahí que el electorado vote con la nariz tapada ó acabe prefiriendo quedarse en casa.
Donde pone Andalucía se puede cambiar por Valencia, Galicia ó Extremadura, da igual.

En cambio en Cataluña no va así. Un escándalo salpica a CiU, pero en vez de ser un combate entre partidos es "nacionalistas" contra "no nacionalistas". Eso quiere decir que, por un lado tienes a CiU, ERC, PSC, ICV. Y por el otro a PPC, C's, y a las instituciones de justicia. Y quizá al PP ese escándalo le da igual porque no les beneficia.
Las fuerzas no están igualadas, por lo que apenas hay desgaste político y encima se desprestigian las instituciones a ojos de los catalanes. Las instituciones de justicia españolas, evidentemente. Que deben estar todas manejadas por los "no nacionalistas" y por tanto los nacionalistas son víctimas.

Recordemos el caso Banca Catalana en el que el propio Narcís Serra interfirió para que no se juzgase a Pujol (y luego fue recompensado con no hacer preguntas acerca de la ruina de Catalunya Caixa). Recordemos además que se vendió eso como una jugarreta del Estado contra el President, y obtuvo mayorías absolutas durante 20 años. Recordemos también los casos Pretoria, Treball, Turisme y Casinos, el dinero de los Carulla, las ITV, Hidroplant, SEHRS, Spanair, el Fórum, y los cientos de casos que apenas han trascendido y han quedado en nada para los culpables. Unas veces por indultos, otras por prescripción, otras porque simplemente se le dijo al juez que se olvidase.
Mira que ha habido casos, pero ninguno ha tenido la trascendencia de un Gürtel.

Que salga precisamente ahora esta información cuando era de dominio público durante años, evidentemente tiene un fin electoral y está feo. Pero lo de querellarse por calumnias me parece tener el rostro de piedra.
Es como cuando en el fútbol a Barça ó Madrid les pitan un penalty en contra. Como no están acostumbrados, se quejan.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo