viernes, 12 de octubre de 2012

Cómo crear un ejército desde cero

El rasgo que distingue a un estado independiente no es que la gente de ese estado diga que es independiente, sino que otros estados reconozcan su independencia. Es decir, que en el gran descampado planetario que es la superficie de tierra sobre el nivel del mar, otros acepten los límites de su vallado y digan claramente que sobre esa zona, la autoridad de quienes están dentro, es norma suprema.

Eso por una parte. Por otra parte, dentro de ese vallado, si la autoridad es incapaz de mantenerse, durará poco como estado independiente. Así, surge la necesidad de que la autoridad disponga de la mayor violencia potencial posible.


Todo nuevo estado independiente surgido en las últimas décadas, lo primero que hizo fue formar un ejército. Hay excepciones como Palaos, pero aquí hablaremos de estados de verdad y no de gaitas.

Veamos pues, qué es lo primero que hicieron algunos países recientes y por qué es absurdo que una comunidad autónoma española siga ese camino.

Yugoslavia

Cuando Croacia estaba basculando hacia la independencia, todavía con unidades del ejército federal en su territorio, Belgrado denunció que estaban importando armas. Nadie hacía caso a Belgrado porque eran los malos y porque Croacia (con Eslovenia) caía en la órbita de influencia alemana. Sin embargo, por la frontera, entraban camiones con armas. Llegó un momento en que estas importaciones ya no se podían ocultar y el gobierno de Zagreb pasó a importar fusiles de asalto en maleteros de coches privados.

Es cierto que como Eslovenia, las unidades de combate croatas se formaron con la milicia territorial (no olvidemos que todo estado socialista necesita una milicia armada supuestamente contra el invasor, pero realmente para mantener el sistema del miedo). El caso es que a esta milicia, y a la policía, se les unieron civiles armados con esos AK-47 procedentes de las excedentarias reservas de armas de países del Pacto de Varsovia (hola Hungría).

La efectividad de este ejército de Pancho Villa no era gran cosa. El ejército federal, junto a grupos armados serbocroatas, no tuvieron problema en controlar dos tercios del territorio croata.

En Bosnia-Hercegovina la cosa fue peor. Cuando Sarajevo se independiza de Belgrado, apenas cuenta con la policía de la capital -que durante toda la guerra ni siquiera controla toda la capital-, en el resto de ciudades leales, es la policía local la que pasa a ser la autoridad efectiva del nuevo estado. Policía que sufre una serie de purgas y refuerza sus números con voluntarios musulmanes (y en algún caso bosniocroatas).

No sólo Bosnia partía de una posición económicamente más débil (como el resto de repúblicas, tenía que hacer frente a una impagable deuda al FMI, y en su caso, no tenían a nadie que respondiera por ellos, como sus vecinos del norte), es que además se encontró con varios frentes: por un lado los serbobosnios que con ayuda serbia proclamaron -legalmente- la República Srpska, por otro, los croatas que entraron en su territorio.


Como ya había miles de muertos, la ONU decide marcar «áreas seguras» sin armas para proteger a los civiles. El problema, creo, era que los civiles hacían más la guerra que el personal uniformado. Así que a los serbobosnios no se les ocurre mejor cosa que levantar campos de concentración. Claro, ante esto y un par de llamaditas de teléfono, los croatas deciden dejar de matar bosnios. Al fin y al cabo, tenían un enemigo común: los serbios, que también peleaban en Croacia.

El caso es que todo estaba hecho unos zorros y sólo cuando los americanos se ponen serios, empieza a cambiar el signo de la guerra. Cada vez que los serbobosnios movían un pelo, llegaba un misil de crucero y bombardeaba el trozo de Sarajevo donde vivían los serbios. El precio de la vivienda por los suelos.

Sólo un incomparable poder militar superior logró parar la guerra. Pese a que durante años los EEUU fueron reticentes a entrar, al final entraron, bombardearon, llevaron a los presidentes de las repúblicas ex-yugoslavas a una base de la Fuerza Aérea y les obligaron a pintar fronteras en un mapa. Dejaos de tonterías porque ya sabéis lo que os puede pasar, vinieron a decirles.

Checoslovaquia

La separación de Chequia y Eslovaquia se produjo en términos más amables. Cuando tanto Praga como Bratislava veían en las noticias a peña muerta por la guerra de Yugoslavia, lo que pensaron era que no convenía discutir mucho. Así, teniendo clara la frontera y sin tener minorías nacionales de gran peso en ninguno de los dos lados, pudieron negociar. Chequia se quedó con el doble de los equipos, armas, municiones y bienes muebles del ejército. Cada nuevo país se quedó con los bienes inmuebles del ejército sitos a cada lado de la frontera.

Eslovaquia acabó teniendo un montón de campamentos de instrucción abandonados. Tuvieron que crear una academia de oficiales nueva y a su vez los checos tuvieron que levantar nueva una academia de la fuerza aérea. Unos y otros aprobaron una doctrina de defensa en la que reconocían la soberanía de sus vecinos y se comprometían a volcarse en la seguridad internacional. Que durante la década de los noventa, Eslovaquia fuera un país continuamente al borde de la guerra civil, tuvo poco que ver con un ejército cuya mayor preocupación era el número de suicidios entre los quintos y meterse en la OTAN. Hoy en día todos son amiguitos dentro de la UE. Curiosamente los nacionalistas eslovacos no culpan de todo a los checos, sino a los gitanos y a los húngaros. Es muy gracioso que los más exaltados nacionalistas eslovacos entronquen directamente con la época del Imperio Austrohúngaro (cuando surge el nacionalismo eslovaco).

Timor Oriental

Como nota extravagante, un caso totalmente distinto. Las Fuerzas de Defensa de Timor Oriental se crean, tras la independencia, sobre los cuadros de la guerrilla secesionista. En cinco años, el gobierno fue incapaz de pagar salarios y la mitad del ejército presentó la dimisión (acusaban al gobierno de favorecer a quienes habían combatido en la guerrilla frente a las nuevas incorporaciones). A este problema se le unía la carencia de una doctrina de defensa, los policías también empezaron a dimitir en masa porque el ejército hacía sus funciones (en realidad, cobrar sobornos).

Ante el peligro de caer en una inestabilidad continua en este pequeño país, a la ONU le parece bien aceptar el despliegue de una fuerza de estabilización: el ejército australiano. De momento, los aussies llevan seis años en el país y piensan quedarse hasta 2020. A las protestas del gobierno timorense, para que se vayan, les hacen tanto caso como a mis zapatillas.

Varios modelos

En Yugoslavia y Checoslovaquia hay varios modelos diferentes. En uno, crean ejércitos sobredimensionados por necesidades militares inmediatas (Croacia), otro consiste en quedarte con material de una entidad estatal más grande (Serbia), en otro hay un reparto en función del tamaño económico y población de los componentes previos (Chequia y Eslovaquia). Todos ellos responden a la capacidad económica, a las amenazas conocidas o potenciales y a factores técnicos (orografia, pirámide poblacional, demanda política...).

De los países recién creados en los últimos años, ninguno ha desarrollado un sector industrial de defensa destacable. Tan solo la República Checa tiene algo parecido a una industria militar nacional.

Bulding from scratch


Para no levantar susceptibilidades, trataré de hacer un juego hipotético con una comunidad muy afecta como puede ser Galicia. Se trata de comparar algunos datos objetivos de Galicia con la capacidad militar de países similares. A ver si llegamos a alguna conclusión:
  • Galicia tiene la misma población que Albania. Albania cuenta con 14.500 efectivos y 5.000 en la reserva. Tiene dos bases aéreas, con una veintena de J-7 (MiG 21 chinos) y apenas una docena de pilotos que cumplen el mínimo óptimo de 120 horas de vuelo anuales. La base de su armada la componen cuatro corbetas fabricadas en Holanda, con una tripulación aproximada de 20 fulanitos en cada una y unas diez patrulleras del tamaño de las de nuestro SVA. Dedican el 1,5%-2% del PIB a defensa.
  • Hablando de costas, Galicia tiene 1.500 kilómetros de costa y ninguna isla lejana ni intereses económicos más allá de la autopista marítima que pasa por Finisterre. El país que más se acerca y no sea un archipiélago, es Irlanda. Claro que aquí tenemos el problema de que Irlanda solo tiene frontera terrestre con Irlanda del Norte, no están unidos a la Isla-Mundo, como sí lo está Galicia al resto de España y a Portugal. La Armada Irlandesa cuenta con ocho patrulleras con una tripulación media de 40 borrachos. También tiene dos CASA CN235 para patrulla marítima y transporte. Su Fuerza Aérea está compuesta por un puñado de helicópteros de transporte (sobre todo dedicados a salvamento marítimo) y algunas avionetas de entrenamiento. En total dedica al ejército a unas 10.000 personas de las que 8.500 pertenecen al ejército de tierra, cuyo material estrella es el Mowag Piranha de transporte blindado y el Panhard AML de caballería ligera. Irlanda está plenamente integrada en estructuras militares multinacionales y en misiones humanitarias. No cuenta con ningún tipo de amenaza a sus intereses. Dedican el 0,7%-0,9% del PIB a defensa.
  • El PIB galaico es de unos 58.000M de lereles. Algo similar a la República Dominicana. El Ejército Dominicano (45.000) cuenta con una docena de obsoletos M41 y muchos vehículos de transporte ligero. Su fuerza aérea (5.500, dos bases) está compuesta principalmente por helicópteros. Su armada (4.000) se dedica fundamentalmente a la patrulla costera con pequeñas naves. Dedican un 0,7%-1% a defensa.
Muy por encima, podríamos decir que si Galicia dedicara un 1% de su PIB actual al ejército, eso nos saldría por una Cidade da Cultura al año. Si este ejército gallego tuviera aproximadamente unos 10.000 efectivos, se iría el 40% en salarios. Con lo que quedarían unos 300 millones de mortadelos para mantener el material y gastar en entrenamiento. ¿Qué material? Veamos lo que hay ahora:
  • El Ejército de Tierra cuenta en Galicia con la mayor parte de la BRILAT (~2.500), y dentro de la Fuerza Logística Operativa, el Cuartel General en Coruña. Las Agrupaciones de Apoyo Logístico se reparten por toda España, así que dentro de este apartado hay poca cosa. También hay algún que otro centro de instrucción, pero la información de la web no tiene tanto nivel de detalle.
  • El Ejército del Aire cuenta en Galicia con el EVA nº10 en Noya y el Aeródromo Militar de Santiago. Las dos estaciones tienen funciones civiles muy importante: salvamento marítimo, extinción de incendios y colaboración con el SVA.
  • La Armada cuenta con la Escuela Naval Militar en Marín, dos escuelas de especialidades en Ferrol y también el arsenal y base naval ferrolana. El Servicio Marítimo de la Guardia Civil tiene bases en Marín, Coruña y a punto estuvo de tener en Vivero (Lugo).
  • Fuera de las Fuerzas Armadas, en el sector civil dedicado a la defensa, están las fábricas de General Dynamics (armas, en Coruña) y Urovesa (vehículos, en Santiago). Éstas son las más conocidas, pero el ministerio de Defensa tiene una lista con cientos, así que se nos escapan muchas. Otro dato a sacar del complejo militar-industrial es que Defensa gasta más de la mitad de sus contratos en el sector aeronáutico, una cuarta parte en el sector naval, un 2% en vehículos terrestres y en armamento tan solo 3%. Por lo que en este sentido existiría un vacío sólo subsanable recurriendo a importaciones. Como orientación, el sector de defensa en España importa la mitad del total de Francia. También en este apartado habría que citar no sólo los puertos civiles de gran calado (de memoria me salen siete) sino una refinería para refinar combustible (sale más caro importar refinados que crudo).
Este último apartado nos sirve para conocer por qué Defensa factura en Galicia 524 mill. de euros. Está claro que sus compras no equipan/sirven sólo a quienes están en Galicia, pero teniendo en cuenta que nos quedaban 300 millones para mantenimiento y adquisiciones, se ve cómo funciona la economía de escala. (En sentido contrario, podríamos decir que la inmensísima parte del gasto que Defensa hace en la industria, se hace en la Comunidad de Madrid: el doble que en Andalucía y Andalucía es el doble de Galicia. Que le cuenten a otro la milonga de que el «efecto capital» no tiene importancia).

¿Un ejército para qué?


Hay países que no tienen fuerzas armadas, tienen acuerdos de defensa con otras potencias y sanseacabó. Otros, la inmensa mayoría, se dedican a defender lo suyo y de vez en cuando a aporrear a su propia población. En el mundo occidental, los ejércitos no sólo sirven a la defensa territorial sino también a la política exterior con operaciones internacionales y a la colaboración con el ámbito civil (rescates, incendios, educación, I+D,...).

Como existe una prioridad en la política de defensa, los estados que no pueden permitírselo no van a dedicar pasta a desarrollar la industria aeroespacial. Es decir, lo primero es tener gente que sepa pegar tiros y luego ya, las pijadas. En pijadas también incluyo las operaciones internacionales.

Al comparar Galicia por población, km de costa y PIB con otros países, podemos fabular con un ejército de 10.000 miembros, dos bases aéreas (mira por dónde ya tendríamos salida para uno de los aeropuertos que nos sobran) y una base naval. Sin embargo, viendo cómo se reparten las FFAA españolas, es inmediata la conclusión de lo barato que nos salen. La doctrina de defensa más básica haría que, en proporción, tuviéramos muchos más soldados y la factura nos saliera mucho más cara, no sólo por tener un sobredimensionado ejército no especializado, sino por la dependencia en importaciones.

Conclusión


Creo que los independentistas en España no han echado cuentas. Y si las han echado, deberían explicar de dónde va a salir el dinero. Si por casualidad, alguno ha determinado no tener ejército, con Al Qaeda a dos horas de avión, sus propios vecinos deberían arrancarles las orejas a mordiscos.

Cuando Artur Mas habla de estructuras de Estado, hay que saber que la estructura más básica es la que responde a la defensa de la integridad territorial y la soberanía nacional. Una vez dicho eso, alguien debería hacer cuentas (insisto de nuevo: peor protección y mucho más cara).

Más:
  • Curioseando facturas del Arsenal de Ferrol, veo que escriben «tronpeta» en lugar de trompeta. Varias veces.
  • En el Informe de la Industria de Defensa en España de 2010 (pdf), dicen que en Europa hay 20 astilleros militares y en Estados Unidos tres, y que habrá un irremediable proceso de concentración. No puedo evitar recordar que en la campaña electoral gallega, todos están pidiendo más carga de trabajo para los astilleros. Ay Dios.


1 comentarios:

Teseo 13 octubre, 2012  

No dices nada del ejército de un montón de exrepúblicas exsocialistas exsoviéticas, con sus chopos y sus nukes. Se independizaron y automáticamente tienen el ejército montado en casa.

En Galicia se pueden hacer barquitos chulos, en Ferrol. Y en el País Vasco solo habría que convertir a los de ETA en el ejército de liberación popular o algo así. Cataluña en cambio, ya dijo Mas que no quería ejército, como Luxemburgo.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo