sábado, 6 de agosto de 2011

Capitán América: El primer vengador (2011)

Muchos os acordaréis de aquel capítulo de South Park en el que Steven Spielberg y George Lucas violaban a Indy. No diré que se me pasó por la cabeza inmediatamente tras ver la película del Capi.

Tardé unos minutos.


La película se encuadra en esta última hornada de pelis de la Marvel que nos cuentan relecturas de los orígenes de los superhéroes más guays de la Casa de las Ideas. Yo tiendo a pensar que van cuesta abajo. Las mejores producciones de esta saga todavía no dejaron de ser X-Men 1 y Iron-Man 1. Thor estuvo bien pero no pude evitar darme cuenta de algunos gags metidos con calzador y dirigidos a un público demasiado infantil. Con el Capi pasa algo parecido: un puñado de guionistas freaks encerrados en una sala con mucho azúcar no pueden evitar caer en sus propias trampas.

Trama

La película nos cuenta la conocida historia del origen del Capitán América: durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército americano desarrolla el suero del supersoldado y lo inocula a Steve Rogers justo antes de que un espía de HYDRA a las órdenes de Cráneo Rojo mate a su creador y la fórmula se pierda para siempre. A partir de ahí en lugar de cazar espías o combatir a los nazis, el Capi se dedica a ayudar al esfuerzo de guerra vendiendo bonos. Cosa que está muy bien hecha en la película pero que considero muy innecesario que dure quince o veinte minutos. A no ser, claro está que se necesite recordar a la gente que compre bonos del tesoro de verdad. Ya sabéis: vivimos una época dura, etc.


Tras saber por activa y por pasiva que los bonos compran balas y relamernos un poco con las pin ups del Capi, viajamos a Europa donde realiza una incursión de rescate de su amigo Bucky con la ayuda de la agente Carter y de Howard Stark.

He de decir que no entiendo por qué hay tensión sexual con la agente Carter ni por qué Bucky no es un niño de 11 años. Son licencias que se toma la peli al releer el personaje. También tengo que decir que no entiendo por qué el Capi es un tanto moñas: "dejo que me peguen porque huir un día significa huir toda la vida". ¿Qué tontería es esa? Pero bueno, aceptemos que Steve Rogers sea muy buena persona y que no se les ocurra otra forma de mostrarlo.

A partir de aquí la película provoca carcajadas. Lo peor es que no las busca y las consigue. Y eso es lo peor que le puede pasar a una película. Con ayuda de "Dum Dum" Dugan, Jacques Dernier y el resto del Comando Aullador, causan disturbios y estragos tras las líneas alemanas desbaratando los astutos planes del malandrín de Cráneo Rojo (todo esto en dos minutos).


Total, que al final llega el Capi a una ala volante gigantesca desde la que Cráneo Rojo (que no os dije que es Hugo Weaving, el actor más sobrevalorado a este lado del rio Grande), pretende lanzar bombas sobre las principales capitales del mundo.

Ah, las bombas llevan el nombre de la ciudad objetivo para que el espectador sepa de qué va la movida.


Por último, el Capi estrella el avión en el Ártico y él se inmola con el avión, porque se conoce que no puede girar la palanca y saltar al agua (tampoco puede informar de su posición -tiene un GPS delante- por radio, sino que tiene que perder el valioso tiempo de radio intentando provocar una reacción emocional en el espectador, ah, el alto mando deja que use la radio para ligar con su novia).

El segundo final de la película es que se despierta -permaneció congelado setenta años, como en los comics- en nuestra época y conoce a Nick Furia (en quien residen mis esperanzas por salvar a esta magnífica saga de películas de Marvel).

Tampoco está todo mal

He sido cáustico con la descripción de la película porque el Capi es mi superhéroe favorito y mis expectativas estaban por encima del resultado. Pero no por ello ocultaré que es una estupenda película de entretenimiento. Eso sí, ¿tenía que ser Chris Evans? Evans ya interpretó a Johnny Storm en Los 4 fantásticos (y que por tanto, pertenece al mismo universo de esta película). Un actor con tantos registros como Keanu Reeves o el propio Hugo Weaving no debiera de tener la responsabilidad de interpretar al Centinela de la Libertad.

Cosas buenas: escenas de acción, ambientación, coreografía de los combates, etc. Todo eso muy bien. Pero es que cualquier película con cierto presupuesto esto es lo mínimo exigible. También me gustaron los stormtroopers de Hydra, Tommy Lee Jones, que los niños compren comics del Capi (en la película) y el ala volante.

Cosas malas: el Comando Aullador (innecesario), la interpretación de la pava (la agente Carter), la interpretación de Cráneo Rojo, toda la dirección de actores está mal, no saber sacarle partido al Capi defendiendo a los inocentes y a los Estados Unidos, no sacarle partido a los comandos de Hydra, la tía que hace de Ana Bolena en los Tudor, que la gente ahora empiece a decir que Stanley Tucci hace un gran papel (hace un pequeño papel mierdoso y me gusta mucho ese actor, ojo), cómo los alemanes pronuncian "Hydra", el saludo oficial de Hydra (parecen Riazor Blues).

Insisto: si no sois muy fans del Capi o del universo Marvel, es una película de aventuras muy entretenida y bien hecha. Si sois unos frikis redomados habrá cosas que os chirríen.

PD: Me quedé hasta el final de los créditos y vi el tráiler de Los Vengadores... no sé qué pinta Ojo de Halcón y creo que Thor me empieza a caer gordo. Al menos Tony Stark compensa tanta mediocridad.

4 comentarios:

Alawen 06 agosto, 2011  

Me ha gustado mucho tu crítica y creo que voy a ir a verla, al final, aunque salga un poco mohína, yo también soy fan del Capitán y del Universo Marvel en general...

Por cierto, cada foto de Picard a modo de comentario ha sido una carcajada...

Un saludo

Alberto Martinez 22 noviembre, 2012  

Creo que sos un tarado, pero vivi tu estupida vida como quieras. Una pelicula es eso, una pelicula, si queres algo profundo estudia Filosofia y deja de decir idioteces.-
No entiendo como un tipo que conoce a Picard piense de la forma tan pelotuda que pensas vos.-
Saludos!!!

Pablo 23 noviembre, 2012  

Una película es una película. Y un espectador, un espectador. ;)

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo