viernes, 24 de abril de 2015

Déficit comercial y problema de Europa

El cuento de las transferencias norte-sur en Europa es más o menos tal que así: la imposibilidad de devaluar la moneda en los países del sur hace que se busquen otras vías para llevar a cabo una devaluación interna. Las vías más conocidas son la contención salarial en el sector privado y sobre todo el manejo de la política fiscal para aumentar los impuestos y hacer que los pepitos tengan menos dinero.

Una vez conseguido aumentar la competitividad por medio del empobrecimiento, la balanza comercial brilla tenuemente con superávit. La salida de la crisis conlleva un aumento paulatino de la capacidad de compra, lo que hace que estos países del sur vuelvan a aumentar sus importaciones, se regresa así a la balanza comercial crónicamente deficitaria que se compensa con transferencias de capital e importación de dinero vía turismo, Real Madrid, Museos Vaticanos o lo que proceda en cada caso.


Por sí solo tener una balanza comercial deficitaria no es malo. Estados Unidos lleva décadas con una balanza comercial en números rojos y no parece que sufran demasiado. El problema no lo suele tener la balanza, sino el que analiza la balanza como analiza las cuentas de una casa. La economía de un país postindustrial volcado en el sector servicios es un poquito más complicada que la economía doméstica de una ama de casa, por mucho que haya gente que se forre vendiendo libros diciendo esta parida.

Todo el que tiene una empresa sabe que cerrar algún ejercicio en negativo por sí solo no tiene nada de malo: puede que hayas invertido en una nueva máquina o en una nueva nave para aumentar tu producción en el futuro, o puede que hayas contratado nuevo personal y lo estés formando con vistas a crecer el siguiente ejercicio. Es una pena que se compare más la economía de un país con la de una casa y no con la de una empresa, que, aunque la comparación esté pillada por los pelos, exige un poquito más del escuchante.

Pues bien, se suele oír hablar mucho de las transferencias norte-sur, pero no tanto de las transferencias oeste-este. ¿Os acordáis que hay como cien millones de personas muy mañosas en el tema de la fontanería y con cierta tendencia a vestirse como en las películas de Eddie Murphy ahí al lado? Ya ha transcurrido una generación desde que aquellos países dejaron atrás un largo periodo de persecución y tortura. Su evolución en estos ultimos veinticinco años ha sido desigual y cierta literatura revisionista trata de culpar de sus males a su incorporación al mundo libre. Que digo yo que si el desempeño ha sido desigual, lo que tienen en común esos países no habrá podido ser la causa de que algunos no lo hayan hecho del todo bien.


Si excluímos del bloque oriental a los países que no son países, sino ciudades grandes y dispersas, y quitamos también a los países que son errores del Derecho Internacional, bromas de la historia y demás trapalladas de la geopolítica, al final nos quedan básicamente dos países sobre los que hacer un análisis: Polonia y Rumanía. Rumanía es un caso especial. Su actual sistema político-económico es una curiosa mezcla entre el coqueteo con el anarquismo post-Ceacescu y la experimentación de la dipsomanía como fundamento de su moderno nation-building. Si en un país tienes que pagar sobornos para recibir cualquier tipo de servicio público o privado, es que no estás en un país, estás en otra cosa: una pesadilla kafkiana, Venezuela... llámale como quieras. Dicho esto es verdad que en los últimos años han aparecido bolsas de prosperidad y por muy mal que vaya Rumanía, nadie cree que pueda ir a peor.

El gran tema en el este es Polonia. Hay que aprovechar para hablar de Polonia pues vivimos en una de esas raras épocas de la historia en que Polonia existe: ya sabéis que el país-Guadiana suele ser repartido entre Alemania y Rusia más o menos cada cien años. Viendo los recientes movimientos de esa organización mafiosa que conocemos como "Federación Rusa", no es una locura pensar que Polonia pueda volver a desaparecer en este siglo.

Finalistas Miss Polonia 2014.
Si nos fijamos en la balanza comercial polaca, en sus intercambios bilaterales con sus principales socios comerciales, vemos que se produce un fenómeno curioso: Polonia presenta un saldo positivo con casi todos (especialmente con Reino Unido, de 7.000M€). Con Italia (que es un pobre y triste país del sur aplastado por los alemanes según la nueva teoría euroescéptica progre), presenta un saldo negativo (apenas -1.000M€). Los malvados alemanes que se supone que juegan al medievo con los culos del resto de países de la UE sacan de Polonia un saldo positivo de 2.000M€.

Balanza comercial polaca.
Polonia no tiene un déficit crónico con el resto de la UE (al menos en los últimos años), su déficit de temporada se debe más bien a Rusia, con quienes muestra un saldo bilateral negativo de -12.000M€ (petróleo y gas, recordad que Rusia es un país pobre, condenado a exportar materias primas, como Namibia).

Vaya, según los teóricos de la condena europea de las balanzas comerciales, parece que Polonia debería de tener un saldo muy negativo con Alemania y sus provincias (Holanda, Dinamarca) pero no lo tiene. Polonia está condenado igual que el resto de países de la UE a importar petróleo. Misma condena que sufrimos en dos de los más bonitos países del mundo: España e Italia. En comparación con "el sur", "el este" lo tiene ciertamente más complicado: no pueden compensar sus déficits con transferencias de capital ni tienen a los jubilados "del norte" comprando apartamentos en la costa, ni decenas de millones de turistas sacándole fotos a la comida y a las iglesias como si estuvieran en un exótico safari. Es decir, tienen problemas graves, sin duda, pero estos no se deben al comercio intraeuropeo. Cuando una teoría no se prueba en todas partes, hay que empezar a pensar en otra teoría. Pero eh, vender el enfrentamiento norte-sur es muy pintón porque alude al instinto tribal y al pequeño xenófobo que tienen entre las tripas todos los ignorantes.

Purrela ignorante y servil.
España tiene un saldo comercial positivo con Francia (6.000M€), Italia (400M€), Reino Unido (4.000M€), Portugal (8.000M€) y Estados Unidos (100M€). Ciertamente tiene un saldo comercial negativo con Alemania (-8.000M€), pero no parece ser este el gran peso de nuestra balanza comercial. El gran peso se trata, una vez más, del petróleo. España está importando cada año 40.000M de euros en petróleo (durante el boom importábamos cerca de 55.000M). Y lo importamos de países a los que no compramos nada: Nigeria (6.000 millones), Arabia (otros 6.000 millones), México otros 6.000, Libia (3.000M€), Irak otros 3.000, Argelia (1.500M€), etc. Por la santa Pomona, algunos de estos ni siquiera se pueden llamar países.

El problema de las balanzas comerciales en la UE no es que cuando los países más bonitos salen del hoyo comienzan a comprar coches a los países cejijuntos, el problema es de materias primas. Ese siempre ha sido el problema. Y es un problema compartido por toda la UE. Podemos poner todos los aerogeneradores que queramos, podemos cubrir nuestros desiertos con placas solares y espejos para centrales termosolares. No se trata de electricidad (que también: obtener energía quemando combustibles fósiles es una forma razonable de obtener energía, nadie lo duda), se trata de los productos refinados: cosas que van desde los cordones de los zapatos hasta las llantas de los automóviles pasando por medicamentos, detergentes, asfaltos, ropa, aislante de cables, perfumes, insecticidas, etc.

¡Nuestro amigo el petróleo!
Siendo el gran elefante en la sala de las balanzas comerciales el petróleo, no me explico cómo se puede dirigir exclusivamente la mirada del análisis del problema de la convergencia europea a las balanzas entre países dentro de la UE y no tanto a la balanza con los países de fuera de la UE. Las galácticas importaciones europeas de petróleo nos ponen sobre la pista de las relaciones de sus miembros con los mercados exteriores. Y ahí está China con sus cientos de millones de esclavos formando la sucia trastienda del mundo desarrollado.  Alemania tiene un déficit bilateral con la China roja de 9.000M€ y Francia de 30.000M€. En conjunto, la UE tiene un déficit comercial anual con China de unos 140.000M€, que ni de lejos compensa el superávit en servicios (unos 8.000M€ hace un par de años). Este sí es el tema, porque China se ve favorecida en este intercambio por sus políticas proteccionistas, la venta por debajo de los costos de producción y las restricciones a la operatividad de empresas extranjeras en suelo chino (buena suerte importando materias primas desde China).

¿Quieres resolver el crónico problema europeo? Pues deja de culpar a Alemania, empieza a defender el fracking (¿y el hidrato de metano tal vez?) y reclama a los chinos que jueguen con las mismas reglas de juego que todos los demás. Ah, pero eso no lo vamos a hacer ¿verdad? Se vive mejor instalados en la queja y con un enemigo cercano al que culpar.

Kazajistán parece razonable:



2 comentarios:

batlander 25 abril, 2015  

Estoy de acuerdo con el articulo. Pero la verdad es que no veo solucion al tema, al menos en España. Pones lo del fracking como ejemplo, que me parece muy bien, pero solo hay que ver la que se armo aqui con el petroleo canario o la mina de oro en tu tierra para ver que lo del fracking es ciencia ficcion en España.

Por cierto, siempre nos dan el coñazo con los paises nordicos y uno tiene plataformas petroliferas y otro no para de talar arboles para vender papel. Aqui propones eso y eres un fascista.

Hudson Hornet 27 abril, 2015  

Todo esta parrafada para hacer apología del fracking.

El fracking era pan para hoy y hambre para mañana, y ya es mañana. En US los precios bajos del petróleo están cerrando pozos a ritmo alarmante. Como hay un desfase de meses en las cifras reales de producción todavía no se nota, pero ya llegará. Junto a la burbuja de crédito de alto riesgo asociada, ya verás qué bien nos lo vamos a pasar.

Incluso en US, donde no han parado de hablar de autosuficiencia, todo lo más que han estirado la producción de petróleo es hasta los 9 millones de barriles diarios. Y consumen 20 millones de barriles diarios. ¿Dónde está la autosuficiencia gracias al fracking?

Por cierto, en Polonia iban a poner en marcha el fracking, pero las compañías americanas se han retirado por el precio del petróleo.

El fracking sólo es posible con petróleo caro, y el petróleo caro es el que nos axfisia económicamente. Así que seguir como siempre es elegir entre pobreza o miseria.

Hay que desengancharse del petróleo, de forma inteligente, no como hasta ahora, pero eso sí que es pedir la Luna, que el ser humano demuestre inteligencia en sus acciones.

Saludos

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo