sábado, 2 de febrero de 2013

Rajoy, no nos tomes el pelo

Mi primo dice que no recibió ni un duro y que lo demostrará enseñando sus declaraciones de Hacienda. Mi primo sigue sin enterarse de nada.

¡Ay!
Las anotaciones de los papeles de Bárcenas están siendo confirmadas por declaraciones de altos cargos del PP, y por información contenida en el sumario del caso Gürtel. La declaración de la renta del presidente me da bastante igual. Que Rajoy o Moragas piensen que a mi me va a tranquilizar sólo me lo puedo tomar como un insulto. Resulta evidente que él no va a declarar un dinero cuya procedencia es discutible (y si lo declaró, ¿de dónde vino ese dinero?). Hasta me puedo creer que él no haya recibido un duro: las anotaciones con su nombre se pueden referir a pagos en especie (trajes, comidas, viajes...) o a gente de su equipo (en todo caso él seguiría siendo el responsable). Por lo tanto, lo que debe enseñar, si es que quiere enseñar algo, son los movimientos de sus cuentas. Concretamente sus no-movimientos. Y ni eso sería suficiente.

Sabemos que el presidente no está por la labor. Su ejercicio de transparencia es una pose. Si no, ¿a santo de qué pone a los periodistas en una sala para que le vean por televisión? A esto el PP lo llama «intervención abierta a los medios». Que el PP construya una realidad paralela en la que todo le salga gratis es peligroso y no lo ven. La referencia a las inshidiash de la oposición y pasar por alto que hay una investigación judicial abierta, como si hubiera una conspiración en su contra, demuestran hasta qué punto esta gente está en órbita.

Hacen una auditoría interna de las cuentas peperas, cosa que nos da igual porque no nos fiamos de ellos. Otra externa, cosa que nos da igual, porque pensamos que es la empresa del primo de alguien (además, insisto en que lo que digan las cuentas A nos da igual a todos). No se les ocurre abrir una comisión en el Congreso y poner a fiscalizarles a nostálgicos de la KGB. Evitan cualquier pregunta de la prensa (Soraya, balones fuera, Rajoy, háblale a la tele). Es decir, no ven que sus ejercicios de transparencia no nos valen.

Desde fuera, están dando una imagen de organización cerrada y hostil a la gente. ¿Creen que no les va a pasar factura? ¿Creen que van a asumir cuatro puntos de pérdida de intención de voto entre la clase media urbana de los 35 a los 55 años en un escenario de recuperación a dieciocho meses vista? En serio, el caos crece y el enrocamiento ha demostrado históricamente su ineficacia.

Marca España.
A la historia pasará que ZP y su pandilla del instituto eran unos imbéciles, cosa grave, pero de momento Mariano y sus secuaces son unos mentirosos y no dan motivos para pensar que no son unos ladrones. Es que todo va en el pack. Le votan para que bajen los impuestos y los suben (más de lo que proponía IU), les dicen que no aumenten la deuda para que baje su coste y la suben para rescatar a bancos. Saben que el precio de las casas ha de bajar y crean un banco malo para controlar esa bajada. Mariano, es que no es sólo Gürtel o los papeles de Bárcenas (de paso, las mayores constructoras del país regando a estos rateros, por cierto), es que la visión de conjunto es la de una organización criminal que usa recursos de una población arrasada para su enriquecimiento propio.

Ante eso, mi primo les pone la tele a los periodistas. Dios mío.

Yiiiha!!!
El PP ahora mismo es como esos hampones que controlan los campamentos de refugiados de Haití. O como los gorrillas de los aparcamientos. Nos estáis tomando el pelo, pensáis que somos imbéciles. Y oiga, una cosa es que te roben y otra muy distinta que te roben, darte cuenta y encima que se pitorreen de ti. En otra épocas más honorables ya veríamos algunas cabezas en picas, chorreando. En nuestro tiempo no nos gusta ver sangre así que tenemos inspectores de Hacienda y jueces. El resultado debe ser el mismo, pero no lo es.

Pasan por alto que la gente ya no se fía de ellos, hacen lecturas electorales, piensan en campañas de imagen. Santo Dios, ¿no se dan cuenta que cada soborno de las grandes empresas a los políticos se mezcla con la imagen de gente buscando comida en los contenedores y familias que se quedan sin casa? ¿En qué momento han perdido totalmente la conexión con la realidad?

Puede que haya gente en el PP que piense en una especie de estrategia Mourinho: que el presidente se coma los marrones y ellos se vayan de rositas. Eso tampoco cuela, porque la gente carece de motivos para pensar que cualquier cargo del PP no forma parte de una trama de fraude público, financiación irregular o prevaricación. Y si estamos equivocados, ¿dónde están las querellas? Una querella por calumnias, obliga al que acusa a demostrar la veracidad de su información. ¿Dónde está la querella del PP a los periódicos?

Rajoy se ha transformado en Sandro Rey.
Buscar un relevo a Rajoy ha pasado de 'importante' a 'urgente'. Incluso buscar relevo al propio PP (mientras nadie en ese partido salga a hablar, estamos obligados a pensar en la omertá de la Mafia). En serio, no es mucho pedir: alguien que no chille, que no nos tome el pelo, que no robe y que más o menos me describa el aspecto que debe tener el país de aquí a treinta años.

Alguien que no se parezca a Berlusconi, Rajoy o Menem.



Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo