lunes, 31 de diciembre de 2012

Enchufados parientes y amantes, solo les quedan las mascotas

Hace doscientos años se popularizó la expresión «aristocracia haitiana», para designar a una clase alta creada de la noche a la mañana. El gentilicio viene de las ridículas guerras civiles que hubo en Haití tras su independencia. En ese pequeño país antillano se llegaron a crear varios estados independientes que crearon a su vez duques, condes, marqueses... a imitación de las viejas monarquías europeas.


Hazte con todos y serás el mejor entrenador de Pueblo Paleta:

Cristina Aguirre: Asesora del Distrito de Hortaleza (Madrid). Contratada por a su vez una ex-asesora de Esperanza Aguirre que ahora es concejal. Hermana de Esperanza Aguirre. 

Ángeles Alarcó Canosa: Presidenta y Consejera Delegada de Paradores Nacionales. Ex mujer de Rodrigo Rato.

José Manuel Baltar: Presidente de la Diputación de Ourense. Hijo de José Luis Baltar, de quien heredó el cargo.

Asunción Barberá: 21 años trabajando de jefa de servicio de personal (¿?) en el ayuntamiento de Valencia. Es hermana de Rita Barberá, alcaldesa de Valencia desde hace 21 años.

José Ramón Bujanda Sáenz: Presidente de SAECA empresa pública participada por la SEPI y el Ministerio de Agricultura. Cuñado de Miguel Arias Cañete, Ministro de Agricultura.

Núria Burguera: Directora de comunicación del Puerto de Barcelona. Esposa del presidente de Ferrocarriles de la Generalitat, Enric Ticó.

Germana Caballero: Contratada por Bibiana Aído como Técnica en Gestiones Culturales del Instituto de la Mujer en la Junta de Andalucía. Esposa del ex-consejero andaluz Zarrías.

José Canal: Secretario General Técnico del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Casado con Sonia Ramos Piñeiro.

Víctor Calvo Sotelo: Secretario de Estado de Telecomunicaciones. Hijo de Leopoldo Calvo Sotelo, ex Presidente del Gobierno.

Miguel Cardenal Carro: Presidente del Consejo Superior de Deportes. Hijo de Jesús Cardenal, ex Fiscal General del Estado con José María Aznar.

Apel·les Carod Rovira: Embajador de Cataluña en Francia (2008-2011). Hermano del ex-vicepresidente del Gobierno de Cataluña Josep-Lluís Carod-Rovira

Rafael Catalá Polo: Secretario de Estado en Fomento. Hermano de Raquel Catalá Polo.

Raquel Catalá Polo. Delegada Especial de la Agencia Tributaria en Madrid. Hermana de Rafael Catalá Polo.

Andrea Fabra: Diputada nacional. Hija de Carlos Fabra, ex-presidente de la Diputación de Castellón.


Assumpta Farran: Directora General de Calidad Ambiental de Cataluña (¿?) y esposa del diputado regional Pere Macias.

Juan María González Mejías: Secretario general de Innovación, Industria y Energía de Andalucía. Sobrino de Felipe González e hijo de Carmen Mejías secretaria general técnica de la Consejería de la presidencia, bajo Gaspar Zarrías, desde hace años y ahora directora gerente del Centro de Estudios Andaluces.

Antonio de Guindos: Presidente de Madrid Calle 30. Hermano de Luis de Guindos, Ministro de Economía.

María Teresa Lizaranzu Perinat: Directora General de Política e Industrias Culturales y del Libro, casada con Álvaro Nadal Belda.

Meritxell Lluís: Asesora en materia de relaciones con las entidades locales (¿?) de la consejería correspondiente del gobierno catalán. Esposa del diputado Josep Rull.


Julián Martinez: Novio de Bibiana Aido, embajador de Andalucía en España (2008-2012).

José Miguel Martínez: Presidente de la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) dependiente del Ministerio de Hacienda. Concuñado de Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda.

Carmen Martínez: Jefa de Gabinete de la vicepresidenta de la Junta de Extremadura. Novia del consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri.

Beatriz Mendez: Secretaria General del CNI. Hermana de Iñigo Mendez, Secretario de Estado para la UE.

Amanda Meyer: Secretaria General de Vivienda, Rehabilitación y Arquitectura de Andalucía. Hija del eurodiputado de IU, Willy Meyer.

Isabel Muñoz Vázquez: Directora de Extranjería y Relaciones con el Mediterráneo (¿?) y asesora local del INE (tiene que ser una broma) del ayuntamiento de Manilva. Hermana de la alcaldesa Antonia Muñoz.

Alberto Nadal Belda: Vicesecretario de Asuntos Económicos, Laborales e Internacionales de la CEOE. Hermano de Álvaro Nadal Belda.

Álvaro Nadal Belda: Director de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno con rango de Secretario de Estado. Hermano de Alberto Nadal y casado con María Teresa Lizaranzu Perinat.

Marcelino Oreja Arburua: Presidente de la Entidad Pública Empresarial Ferrocarriles de Vía Estrecha (FEVE). Hijo de Marcelino Oreja Aguirre, ex diputado y ex Ministro de Asuntos Exteriores.

Álvaro Ramírez de Haro y Aguirre: Asesor del Secretario de Estado de Comercio. Hijo de Esperanza Aguirre.

Sonia Ramos Piñeiro: Directora General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo. Casada con José Canal.

Oriol Puig: Director del Servicio Meteorológico de Cataluña. Hermano de Felip Puig, consejero de Interior.


Rosa Isabel Río: Directora General de la Consejería de Agricultura de Andalucía, novia del vicesecretario general del PSOE andaluz y diputado regional Mario Jesús Jiménez Díaz.

Rafael Rodríguez Ponga: Propuesto para Secretario General del Instituto Cervantes. Mientras tanto continua de Diputado. Hermano de María Flavia.

María Flavia Rodríguez Ponga: Directora General de Seguros y Fondos de Pensiones. Hermana de Rafael Rodríguez Ponga.

María Zaplana Barceló: Asesora en la Secretaria de Estado de Turismo. Hija del ex-ministro Eduardo Zaplana y de la empresaria-aristócrata-hotelera Rosa Barceló.

Parecería un capítulo aparte, pero se debería hablar también de los consejeros de nuestras grandes empresas y bancos. No solo por la presencia de políticos, sino por la profusión de individuos que forman parte de infinitos consejos de administración. ¿Hasta qué punto no hay un conflicto de intereses en esos casos? (Lo que sí es capítulo aparte son las mujeres de los ministros del PP y las ministras del PSOE: todas con sus ONGs de jijí y jajá, superpreocupadísimas que te cagas tía, de los problemazos del mundo, ay por favor. Que las ONGs las financie un patronato del que forman parte empresas cuyos dueños, sus gobiernos amigos han indultado, es lo de menos. ¿Para qué remover la mierda?).

El conchabeo público-privado que existe en nuestro sistema político-económico es tal, que parece imposible acabar con él. Cuando la corrupción es ley, combatirla te sitúa fuera de la ley.

Incluso en la propia definición de las palabras encuentro problemas de interpretación que suponen un escollo a la hora de sacar a la superficie la ponzoña que oculta el fango. Ejemplo rápido: la Segunda Modernización de Andalucía. ¿Eso es un ambicioso programa de gobierno o una tomadura de pelo? Para mi proponer algo así supone un acto delictivo. El político que sube al estrado y suelta la expresión «poner en valor», debería ser detenido de inmediato. Que lo condenen a leer libros y a hacer trabajos comunitarios.

Ah, pero el problema es que la canaille espera del político que diga exactamente eso. Otro escollo en el camino. Los ladrones y bastardos son muy poquitos en realidad. El problema es que millones de personas les apoyan con lascivia en una especie de aquelarre masoquista colectivo.

Esta entrada se iba a acabar aquí, pero ahora me he calentado. Es que encima tenemos que aguantar al barbas dando lecciones de confianza. ¿Confianza de qué, confianza en quién? ¿En vosotros que sois iguales a los anteriores? Que usáis cargos públicos para enriqueceros. Que os beneficiáis de que las cosas se repiten mucho y pierden su fuerza. Lo positivo repetido muchas veces, funciona como mecanismo mental de refuerzo. Lo negativo repetido muchas veces, produce desensibilización. Cuando en este país se habla de corrupción, la gente lo toma como un fenómeno atmosférico irremediable. Oiga, pues no.

Cuando vas viendo las relaciones genitales o de parentesco que hay entre los enchufados de todos los partidos, te das cuenta de que hay un partido no electo. Hay una camarilla, un club privado en el que no hay fisuras. No, no es teoría de la conspiración. Se trata de algo tan prosaico como compartir intereses, formar parte de la misma empresa, del mismo partido, tener amigos comunes. Reconozco que en ocasiones esto no tiene por qué ser muy malo. Pero cuando la gente se envicia y la excepción se convierte en norma -máxime con el país como un erial-, entonces cabrea.

Y no es cosa solamente de la pútrida casta capitalina. En cualquier aldea de mierda se reproduce el fenómeno. Casi todos conocemos chanchullos en nuestro ayuntamiento. Desde luego que no tenemos pruebas, pero airear trapos sucios y señalar la bajeza moral de los próceres locales ya sería un paso adelante.

Bueno, y luego está lo de la supervisión, las incompatibilidades, una ley de transparencia en condiciones, fijar límites a los cargos de libre designación, que los jueces y la policía empiecen a trabajar cuando gusten, etc.



5 comentarios:

Teseo 31 diciembre, 2012  

Los que son, son. Y los que no van pa la cola.

Pablo 31 diciembre, 2012  

La movida es que ya hay mucha gente que lo ha perdido todo. Y recordemos que no existe defensa posible ante quien no tiene nada que perder.

Aguador Aguador 03 enero, 2013  

No me importaría si los "enchufados" valiesen para el puesto para el cual se les propone. Pero:

a) O no valen para ese puesto.

b) O sí valen, pero "han de trabajar para quien les puso donde están" (al carajo el interés general anejo al cargo público).

iolanda 04 enero, 2013  

Ese es otro problema a añadir...
Esto es tremendo, la verdad es q no veo solución, creo q estamos en caida libre y sin frenos...
Saludos.

Pablo 13 enero, 2013  

Exacto, Aguador.

Iolanda: si no existiera una solución, esto no sería un problema, luego debe haber soluciones.Pensemos en ello y actuemos. Saludos.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo