martes, 31 de julio de 2012

Llama rebelión a la disensión y todo será maravilloso

Vender periódicos, conseguir visitas en internet, aumentar la audiencia, son todas cosas muy complicadas cuando todo el mundo habla de lo mismo, desde el mismo lugar y para/con las mismas personas. El disco rayado de culpar hasta el infinito y no hablar de esa niebla con sonido sordo que acecha en el horizonte es mucho más fácil cuando no te preocupa la baja formación crítica de tu audiencia.

Supongo que todos podemos freír hamburguesas, aunque lo suyo sería aprender a cocinar un filet mignon.

Que sí, que la Generalitat se ha comportado como un crío de 11 años (gracias a Dios no soy catalán: no aguantaría la vergüenza de la Generalitat), pero otras autonomías simplemente han mostrado su rechazo a los objetivos de déficit planteados por el Gobierno de España (la peor, Andalucía, de forma muy maleducada, otras, simplemente votando en contra). Seamos adultos: da igual lo que hayan votado las autonomías en el Consejo de Política Fiscal, es el Gobierno central el que decide la política económica en sus líneas generales, y, más aún cuando todas las comunidades autónomas tienen cerrado el acceso al mercado. Punto. A partir de aquí, el teatro, el drama y las attention whores en coche oficial me dan muy igual a mi, a los bávaros y a todo el mundo que tiene un par de dedos de frente.

Artur Mas es la reina del baile.
Detrás de los titulares, la grandilocuencia y el «arreglo el país en dos minutos», están las frías matemáticas. Sin ir más lejos, ante nuestro reciente cambio constitucional, la primera prioridad de una administración es pagar sus deudas. Repito: pagar deudas va antes que pagar sueldos públicos, servicios básicos y la luz.

En julio, el Gobierno, conociendo la situación presupuestaria de las CCAA y afortunadamente rechazando los hispanobonos, se sacó de la manga un decreto por el que constituía un fondo de liquidez autonómico de mentirijilla con cargo a la deuda pública del Estado. 18.000 millones de euros que España no tiene. Ah, pero Montoro, el sagaz, echó mano a Loterías y Apuestas del Estado para sacar de ahí un aval de 6.000 millones para dotar a ese fondo con cargo a los ingresos futuros del juego de azar nacional. Ay Dios mío.

El gobierno catalán no tiene ni para pipas y es perfectamente consciente de que tiene vencimientos de deuda de 5.755 millones de euros antes de fin de año. Allá van los 6.000 millones de ingresos futuros de Loterías. La Comunidad Valenciana tiene que amortizar 2.800 millones, Murcia más de 400 millones. Estas dos ya se han acogido al fondo de liquidez. Otras seguirán sus pasos porque no hay dinero ni mercado que preste un duro a ninguna autonomía.

¡Enhorabuena, eres la reina del baile!
Ahora, para acabar de edulcorar el pastel, nuestra prensa "seria y preocupada" mandará titulares grandilocuentes al extranjero, hablando de rebeliones y de que al Gobierno se le suben/bailan/chotean los enanos, cuando en realidad, estos enanos -las autonomías- son parte integral del estado español. Y su déficit cuenta como déficit total de España.

Flaco favor nos hacen al crear más incertidumbre y marear con un tema en el que no hay discusión: las autonomías acudirán a un fondo de rescate sin fondos suficientes para todos. No hay mucho más.

Quienes piensan que quitar derechos políticos a los ciudadanos es una buena idea, quienes creen que tener contrapoderes y equilibrios es un lujo caro, quienes defienden que la autonomía política de ciertas regiones es una graciosa concesión, están de enhorabuena y tienen mucho que agradecer al estúpido señor Mas.

... y mientras tanto continúa la sangría de ingresos, la incapacidad de generar nueva riqueza y la ceguera total y absoluta de todo el mundo para intuir el aspecto que tendrá el país y la Unión Europea en unos años. Pero de esto no se habla, que cuesta neuronas y no vende.

Más:
  • Emilio J. González - Firmeza ante la rebelión. Un señor con barba que llama a las instituciones a incumplir la Constitución. Que no les den un duro, viene a decir, con ello, no pagarían los vencimientos de su deuda y sería inconstitucional no hacerlo.
  • En la noticia del Pedrojota, los comentarios están patrocinados por Mordor.
  • Quienes no se "rebelan", son precisamente quienes creen que reducir diputados es un ahorro cabal. Contra eso sí que habría que rebelarse, de forma elegante, por supuesto: ni desplantes ni "quechuas"; bonita caligrafía y tono condescendiente.


Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo