sábado, 19 de mayo de 2012

Se acerca el invierno

Se tiran los trastos unos a otros para ver quién ha mentido más, cuando desde fuera todos ellos parecen una unidad. Tanto PP como PSOE (ambos gobernando en varios sitios con apoyo de IU) no sé si han mentido o si simplemente no saben hacer una maldita suma. Y es que la clave ahora no es si mienten o no, es si saben sumar. Hasta este nivel tenemos que bajar.

Este es uno de los mayores fraudes públicos de la historia de nuestro país. A mi no me vale que un señor me diga que a la hora de elaborar unos presupuestos, no puede prever una estimación razonable de ingresos o no puede ir corrigiendo el gasto. Los presupuestos se hacen más o menos para un periodo de enero a enero. Dudo mucho que el disparo del gasto se produzca en el último mes. Así que una desviación importante es injustificable porque tienes todo el año para ir corrigiendo previsiones.


Más grave si cabe que el hecho de que no sepan sumar, es el ventajismo político, el oportunismo, como si esto fuera un partido de tenis. Hace menos de un mes, Elena Valenciano decía que «todos somos responsables del déficit, todos los que gestionamos la política y sobre todo los que gestionan la economía, tanto en la Unión Europea como en nuestro país». Dos días después, comentó que ya conocían la desviación desde agosto de 2011: «A partir de la crisis de la deuda de agosto los ingresos en las Comunidades Autónomas y en los Estados miembros cayeron, y al caer los ingresos era evidente que el déficit iba a aumentar, y eso es lo que ha sucedido».. Nadie le ha pedido explicaciones sobre esto. Da igual, a nadie le importa.

En el mismo partido, el siguiente en la cadena de mando, Óscar López: "España tiene más déficit del que esperaba porque «mintieron» las comunidades autónomas del PP". Es decir, doña Elena le echa la culpa a la UE, y el señor López a las comunidades del PP. El propio PP mantiene su versión de que tenían que haber recibido un dato correcto de déficit antes de ir a hacer el ridículo a la UE para corregirlo e implorar por una relajación del objetivo de este año. Esto nos da bastante igual ya. El PSOE cambia de discurso como quien cambia de contenedor para buscar restos de comida.

Y luego hay otras cosas con respecto a cómo se comunican estos asuntos al público. En concreto, el caso gallego. Presentan al Consejo de Política Fiscal y Financiera un déficit del 4,37%, para a continuación añadir que no se tiene en cuenta la liquidación negativa con respecto a lo que tiene que aportar el gobierno central, con lo que quedaría el déficit en el 1,61%. Son inútiles en su inutilidad. Vamos a ver, coitadiños: ¿no presentan todas las comunidades la cuenta de esa liquidación? Si la respuesta es sí, ¿por qué vosotros no lo hacéis? Si la respuesta es no, ¿todos los datos de déficit vuelven a ser incorrectos? Que se aclaren de una vez.

Bueno, y para qué hablar de esa región arrasada que es Cataluña, desde donde contabilizan unos cuantos cientos de millones por no sé qué movida que pone en el Estatut. Y las cuentas de Navarra, que ahora resulta que todos vamos a pagar el desajuste de su recaudación del IVA por la exportación de coches. Autonomía foral para unas cosas, dinero de todos para otras como por ejemplo para sacaros las castañas del fuego.


En el agujero negro andaluz, ni me meto, porque su horizonte de sucesos rebasa las fronteras españolas y se convierte en algo que puede acabar con la civilización cristiana occidental. Andan haciendo malabarismos con sus mastodónticos presupuestos, pensando que tal vez, la espiral de engaño pase desapercibida. Sálvese quien pueda.

Siguiendo con el tema de la manipulación, hay que destacar los tiempos de Montoro. Rueda de prensa tras la reunión del CPFF: "somos la caña". Nota del ministerio de Hacienda a Bruselas un día después: "eehm, que al final ni estamos en el 6 ni en el 8,51, estamos en el 8,9". Genial.

Con razón nadie se fía de nuestro gobierno (el que sea), ni de las taifas, que, sin cortapisas por no encargarse de la recaudación siendo ellas las que hacen mayor gasto, no tienen límite. Así, ya están de camino los revisores de Bruselas. En otras circunstancias hablaría de humillación nacional, pero visto lo visto, parece que solo unos herejes con acentos lejanos, tienen la suficiente independencia como para hacer las cosas bien. Claro que el romance dice: «llegaron hombres de fuera hablando un extraño hablar, si las encinas les niegan, arrasarán el encinar». Es decir, la eficiencia técnica de la intervención no saldrá gratis. Si creéis que Rajoy está recortando, todavía no habéis visto a un teutón con una motosierra al mando de un ejército de androides latverianos.


Esto también va con vosotros, sindicalistos y patronalistos. Si tenemos que cumplir límites de déficit, es porque entre otras muchas cosas, nuestro sistema financiero ("uno de los más sólidos del mundo", decían en la época de Grima lengua de serpiente) se puso a financiar alegremente promociones urbanísticas y casas de la cultura vacías. ¿Quién estaba en los consejos de las cajas de ahorro? Si hasta tenían consejeros, "representantes de los depositantes", a los que invitaban a viajes fantásticos para que en las reuniones votaran lo que quisieran. No les bastaba con la financiación pública directa a cargo de los presupuestos, tenían que aprovechar vericuetos para sobrefinanciarse. La pasta, el poder. ¿Quién tiene el "malvado" ánimo de lucro? ¿Vosotros o los millones de autónomos y pequeños empresarios que viven con el agua al cuello? En eso os parecéis mucho a los políticos analfabetos. En el primer día de trabajo, blindamos pensiones. Pájaros. ¿Y os llamáis representantes de los trabajadores? Lo que hacéis no es trabajar. ¿Y os llamáis representantes de los empresarios? Con infinito dinero de otros, no sois empresarios, sino parásitos.

Los problemas económicos de España tienen una vertiente política muy grande. Espero, por tanto, que intervengan y reformen el sistema político y que también metan mano a todas esas comisiones nacionales que hay. ¿No hablaban de duplicidades? Paseas por el centro de Madrid, y en cada edificio hay una comisión nacional del mercado de no se qué. Con sus consejeros, sus calvas y sus papadas. Podemos sustituiros por vuestros chóferes y la cosa sería igual. Se acabó. A ver si os enteráis. No podemos seguir así.

No me olvido que detrás de todo esto estamos los ciudadanos. Sin nuestra colaboración necesaria, todo el trinque y la mentira no sería posible.




Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo