viernes, 20 de abril de 2012

Sobre la resistencia pasiva

Me sorprende la capacidad del secretario de Estado de Seguridad, don Ignacio Ulloa, para hilar tan fino. Yo, como él, no sé nada de leyes, pero, como diría Tyrion Lannister, conozco a las personas. Y me parece que pasar del delito de desobediencia al de atentado contra la autoridad, es un salto cualitativo notable.


Encadenarse a una farola porque tu exmujer no te deja ver a tus hijos va a pasar a ser un delito de atentado contra la autoridad, porque, según el señor Ulloa, es ejemplo de "actitudes recalcitrantes, que lo que tratan es de minar efectivos y el principio de autoridad en beneficio de sus propias convicciones". Bien, tiene razón. Es exactamente eso. Se trata de protestar en la calle, de forma recalcitrante y de armar jaleo. Como se ha hecho toda la vida.

Me sorprende que ahora que hay más medios y los cuerpos de seguridad son más profesionales, hagan falta estas medidas. No alcanzo a comprender exactamente la motivación de considerar a lo que era antes resistencia pasiva -efectivamente, un delito de desobediencia- como un atentado contra la autoridad -como quitarle la defensa a un guardia-. Para mi sigue habiendo una diferencia de grado muy importante.

El señor Ulloa trata de explicarse:
No estamos hablando del que meramente desobedece una orden expresa del agente de la autoridad sino de esas personas que llevan a cabo una resistencia pasiva y que en consecuencia entraña una conducta equivalente a la agresión contra el principio del orden y de autoridad que se ejercita por las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Gente que frente a la conducta del agente de la autoridad que le dice 'desplácese', se agarran unos a otros e impiden el tráfico o el disfrute la vía pública para el resto en supuestos de manifestaciones que no están autorizadas.
Entiendo que hay que hilar muy fino para garantizar el disfrute de la vía pública a quienes no protestan y al mismo tiempo no tratar como escombros orgánicos a quienes están protestando. El problema aquí es qué pasa cuando una manifestación no está autorizada. Hay gente -cómo es la gente, eh- que no va a pedir con un mes de antelación el permiso para manifestarse. Y la autoridad lo sabe. Lo sabe y hace la vista gorda cuando le conviene. Por ejemplo: cuando tu equipo gana la liga.

Entonces, tenemos ciertas agrupaciones descontroladas permitidas por la autoridad pública y otras -que suelen tener caracter reivindicativo-, no autorizadas.

Mucho cuidado con conculcar derechos fundamentales. El derecho a pataleo debe ser algo muy protegido, y en caso de haber un conflicto entre el derecho de disfrute de la vía pública y el derecho a usar la vía pública para patalear, yo, que soy muy raro, prefiero que la balanza se incline a favor del que patalea.

Lo sé: a mi también me incordian los hippies que protestan por tonterías y la ralea de neocomunistas que obstruyen la circulación pidiendo más cadenas y la miseria obligatoria. Pero aunque no esté de acuerdo con sus estupideces, creo que protestar en la calle pertenece al núcleo fundamental de lo que es un régimen de libertades. Pedir por favor, en un formulario sellado, que la autoridad contra la que protestas te de permiso para protestar e irte cuando te lo pide, me resulta extraño, confuso e informe.

Sí, también sé que no hace falta pedir permiso, sino que basta con informar a la autoridad, pero aún así, ¿qué ocurre con aquellos casos en que la concentración es espontánea? Como vemos, si se trata de fútbol no pasa nada, pero si la concentración tiene caracter político, de forma automática pasa a ser un atentado contra la autoridad.

Yo, lo siento, pero esto no lo quiero. Entre otras cosas, porque puede que llegue el día en que sea yo el que quiera protestar. Y en ese caso, mi resistencia pasiva, una forma de no agresión, no puede equipararse a la agresión a un guardia. Es que por definición la desobediencia es una cosa y el atentado otra, ¿no?

Dice el ministro del Interior que la resistencia pasiva no está tipificada de manera adecuada en el Código Penal. Y que se van a poner a "arreglarlo" ahora. Qué quieren que les diga, me parece bien que no esté bien tipificado eso, así se deja que el juez reparta suerte. Es más, cuando hay dos derechos en conflicto, lo que solemos hacer es dejar que decida el juez, no el legislador.

¿Por qué no se entretienen con cosas más importantes como por ejemplo acabar con la cobertura política de una organización terrorista? Digo yo.

3 comentarios:

Teseo 20 abril, 2012  

Tyrion Lannister es uno de mis ídolos,pero, nunca y digo NUNCA, declares en ante un tribunal como lo hizo él en Juego de Tronos...

Por otro lado existe una "cosa" que acompaña al Codigo Penal que es la Ley de Enjuiciamiento Criminal que permite poner un by-pass o un marcapasos a las otras leyes.

En última (o primera) instancia (o instrucción) da igual porque a este paso en menos de 10 años se destruirá la civilización: volveremos a las cavernas, a la vida nómada y bucólica de los amantes (de verdad) de las cabras... y no habrá necesidad de huelgas ni manifestaciones ni de tribunales. Y en verano, tampoco de ropa. Ups.

Pablo 20 abril, 2012  

¿Decir "menear el cabezón de un solo ojo" no es apropiado ante un Tribunal? Vaya.

¿Le das 10 años a la civilización? La civilización cayó con Roma.

Teseo 20 abril, 2012  

No... no es apropiado... y hasta se han inventado una palabrota para eso "desacato"...

La civilización no cayó con Roma, pues, desgraciadamente, seguimos siendo romanos... Pero caerá, vaya si caerá. Le doy 10 años porque es un número muy bonito. Y porque soy muy optimista.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo