miércoles, 14 de marzo de 2012

Desde Tombuctú

En la ignota África desértica hay conflictos que se pierden a las capacidades del observador externo. Desde la noche de los tiempos, conflictos tribales y enfrentamientos entre gobiernos africanos y bandas más o menos organizadas, originan terribles enfrentamientos. Como siempre, la gente que está en medio, es la que paga los platos rotos.

De vez en cuando, cuando a algún voluntarioso cooperante lo secuestran en el Sahara, el mapa de un país aparece en el telediario. Lo que hay detrás de la noticia es una situación muy enrevesada ante la que es (casi) imposible discernir qué elemento tiene más justificación.


En Malí, los tuaregs llevan desde que entraron los franceses en 1864, peleando por mantener su modo de vida bárbaro. Desde la independencia trazada con escuadra y cartabón por Francia, combaten a las fuerzas de Bamako (la capital). En los últimos tiempos aparece un tercer actor en la contienda, Al Qaeda en el Magreb Islámico.

Como esto es África, es muy dificil establecer bandos y categorías, y, para acabar de complicar la cosa, existe un sustrato de etnias enfrentadas por un odio que deja al KKK a la altura de los Boy Scouts.

Al término de la última guerra civil en Malí (1992), los acuerdos de paz establecen la inclusión de elementos tuareg en las fuerzas armadas del país. Los tuareg se quedan al norte del río Níger, que en Malí son las provincias de Tombuctú, Kidal y Gao. Debido a la ineficiencia del gobierno central y a odios muy marcados a fuego, los tuareg se organizan en una especie de movimiento de liberación que busca una independencia y la creación de un espacio soberano. Los contactos con los gobiernos de Argelia y Mauritania tratan de bajar las aspiraciones tuareg que últimamente se quedan en reivindicar una cierta autonomía en las tres provincias citadas. Y es que en esos países la efervescencia tuareg también les puede suponer un problema de seguridad. Como vamos viendo, hay muchos actores.

Con la guerra civil libia, mercenarios de Gaddafi, derrotados, vuelven a su casa con más armamento. Con la moda de Al Qaeda, también refuerzan sus líneas y de vez en cuando cooperan -según el gobierno de Malí- con estos terroristas. El enfrentamiento armado se produce según parece ya de forma abierta en todo el norte del país. Curiosamente esto crea conflictos en la capital, donde se ha informado de "noches de los cristales rotos" de familiares de soldados malienses contra comercios tuaregs. A su vez, estos familiares, también se enfrentan al gobierno, al que culpan de no dotar suficientemente a sus tropas. Quizás por ello lleguen noticias de que Bamako está alquilando mercenarios de Europa del este. De película, pero real. Y mientras tanto, gente que pasaba por allí -de toda etnia, filia y condición-, es la que está más fastidiada. Estuve leyendo alguna información de la Media Luna Roja y de la agencia de la ONU para los refugiados que indican una situación calamitosa en los desplazados -miles- por el conflicto. Quienes se refugian principalmente en Mauritania y Níger se encuentran en "campamentos" en los que no hay nada.

También quiero señalar, que cada vez que hay un conflicto en África, los amigos de la servidumbre echan a volar su imaginación y desarrollan teorías conspiratorias en forma de intereses ocultos de multinacionales que no tienen otra cosa que hacer. La navaja de Ockham nos dice que es más fácil sobornar a los gobiernos y pagar dos duros a la gente que contratar a mercenarios para llevar a cabo una limpieza poblacional. Digo esto porque en este conflicto es difícil ver la mano de fuerzas oscuras y del mal detrás. Es cierto que Malí desde la antigüedad es zona aurífera y que, coincidiendo con el establecimiento de ciertas garantías democráticas y cierta paz social (Malí en este sentido está muy por encima que sus vecinos), allá por 1999 o 2000, se descubrieron nuevas fuentes de oro; pero vamos, siguen dependiendo mucho de Francia como para que París deje a cualquier bicho husmear en su trastienda.

En fin, solo me queda esperar que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo que ponga fin a la violencia y que, de alguna forma, los tuareg tengan una alternativa que los coloque del lado del gobierno del país contra Al Qaeda y los enemigos de occidente.

Relacionado:

¿Por qué los países son pobres? - Aquí reseñan un capitulo de El economista camuflado de Tim Harford, que es un libro que me gustó y que recomiendo leerlo junto a El optimista racional de Matt Ridley. Son libros en tono divulgativo y poco exigentes que sirven, entre otras cosas, para sacar conclusiones como que la pregunta "¿Por qué los países son pobres?" está mal formulada. La pregunta pertinente es ¿Por qué los países son prósperos? Entendiendo prosperidad como expectativa de riqueza (riqueza medida en términos de que más vivan mejor).

Bonustrack:

La batalla por la economía mundial. Documental para tarde lluviosa.

2 comentarios:

Teseo 15 marzo, 2012  

Ese mapa de África esta mal. Por ejemplo, no aparece Wakanda, el reino de Pantera Negra...

Pablo 15 marzo, 2012  

Su localización es secreta.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo