jueves, 26 de mayo de 2011

Un PP de chicles y alambres

Se suele establecer como una realidad constatada que todo el espectro político de la derecha está copado por el PP, tras esto, se añade que el PP es un partido monolítico, de "prietas las filas".

No me refiero a las tonterías de la apesebrada progrez multimedia, a ellos ya no se los cree nadie. Me refiero más bien a una idea que hoy cobra más fuerza que nunca: el PP como aglutinador, el PP como piña. El PP como la fuerza segura del votante que castiga al PSOE.

Bueno, nada más lejos de la realidad.

Asturias. Cascos quiere ser califa en lugar del califa. No le dejan porque no rellena un papel, se enfada y monta un partido. ¿Resultado? Lista más votada.

Galicia. Un ayuntamiento cualquiera. La dirección provincial del PP quiere devolver un favorcillo a alguien y nombra candidato al nieto del cacique local. El anterior alcalde se enfada, monta un partido y o bien gana o bien es llave de gobierno.

Olvidaos de la idea de un PP monolítico. Puede tener muchos afiliados, puede ser el más representativo,... pero esta unido por chicles y alambres. La falta de coherencia en teoría y praxis hace que dependa fuertemente de personalismos locales.

El PSOE está hecho una mierda, pero el PP está hecho una mierda y no lo sabe. Esta idea me parece muy graciosa.

2 comentarios:

Teseo 28 mayo, 2011  

Lo siento, pero el sistema es bipartidista (o era bífido?)

Pablo 28 mayo, 2011  

Formo parte del sistema, quiero decidir cómo es el sistema.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo