lunes, 7 de febrero de 2011

No quiero ayudar a que un etarra se pague la hipoteca

El razonamiento sería muy sencillo: la ley les exige que condenen el terrorismo etarra. Lo condenan. Cumplen la ley. Punto.

El problema es que durante 40 años coquetearon, cuando no colaboraron de un modo u otro, con el exterminio de 900 vidas y el exilio de cientos de miles de personas. Cumplir un formalismo legal no les concede la redención.

Entiendo que sea muy dificil impedir que alguien legalmente no se pueda organizar políticamente porque piensa en destruir a quienes no piensan como él. No existe un mecanismo fiable para saber lo que cada cual piensa en su fuero interno y secreto. Entiendo que no baste decir "a ese tipo lo vi llevar de la mano a su hijo a chapotear sobre el charco de sangre de un policía en el 82". Haría falta jueces que dictaran sentencias de inhabilitación basadas en pálpitos. Eso nos lleva a un sistema judicial aleatorio que ocasionaría muchos más problemas de los que ya hay.

Pero alguna forma debe haber de protegernos.

Gustavo Bueno, -que es un tipo con el que estaré de acuerdo o no en muchas cosas, pero lo escucho-, sin entrar en el tema del terrorismo, defiende que un país no puede dejar que la gente vote a opciones políticas que quieran que ese país desaparezca. Parece de perogrullo, pero ya que no hay más remedio que tener país, tiene bastante sentido.

Ésa sería una solución. Lamentablemente los fanáticos extremistas de la democracia autodestructiva jamás podrían aceptar esa idea. Todo cabe en una democracia excepto lo que ataca a la democracia. Habría que hacer una gran labor pedagógica sobre los distintos rostros del totalitarismo y sobre que no todo cabe en una democracia. En el momento en que existe una dictadura de la mayoría ya caíste en una trampa de doble filo.

Otra opción que se me ocurre es perder la democracia para salvarla. Aquí surge un problema muy gordo: el padre de la patria de turno solo aceptaría una visión de las cosas y a mi, como defensor de varias opiniones minoritarias, no me gustaría tener que apechugar. Ya dijo otro tipo listo que quien cede su libertad para obtener seguridad no merece ninguna de las dos (¿Churchill?).

La siguiente opción que se me viene a esta cabecita llena de pájaros, es reducir el alcance del problema: comunidades independientes de no más de diez o veinticinco mil personas (por decir algo). El nivel de daño que puede hacer una mayoría de miles es inferior al nivel de daño que puede hacer una mayoría de decenas de millones. Ciertamente esto es discutible, porque si el daño lo recibes tú, te da igual el número.

Vale, puede que esté derrapando un poco, pero me atasca las neuronas el hecho de que la mentira sea pan cotidiano en este país. Y que mientras los responsables de gobernar dicen una cosa, piensen la contraria y que haya gente asquerosa que pueda ver cumplido su objetivo de hacerle la vida imposible a los demás a su costa.

Doctor Ténebre, este asunto jamás debió de salir del ámbito de jueces, servicios de inteligencia y policías.

3 comentarios:

a 07 febrero, 2011  

PUES PARECE QUE El problema es que LOS OTROS durante 40 años coquetearon, cuando no colaboraron de un modo u otro, con el exterminio de 900.000 vidas y el exilio de cientos de miles de personas. NO NECESITARON Cumplir CON un formalismo legal PARA QUE no les concedIERAN la redención.

Natalia Pastor 07 febrero, 2011  

La maniobra es burda y previsible y sólo hay que separar la hojarasca para ver por dónde van los tiros.
Si ahora condenan la violencia, ¿por qué no le piden a ETA que se disuelva y entregue las armas?.

Lo que no debemos olvidar, es que hay sentencias explícitas que dicen que Batasuna es ETA.
Mientras ETA siga vigente, lo único que puede y debe hacer Batasuna es distanciarse de la banda terrorista solicitando su disolución y que depongan de inmediato las armas.

Pablo 10 febrero, 2011  

a:

Sí, desde luego. Yo soy partidario de levantar las alfombras. Hubo un Nuremberg para el nazismo y no lo hubo para la Unión Soviética. Sea como Corte Internacional o como Comisión de la Reconciliación (tipo Sudáfrica), se debería poner bajo luz y taquígrafos los crímenes de toda dictadura o democratura.

Natalia:

Es precisamente por eso por lo que a Sortu hay que exigirle más que a ningún otro partido: tienen un pasado de vinculación con terroristas. La sociedad ha de exigirles más que a los demás.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo