miércoles, 2 de febrero de 2011

El caso Faisán debería de tumbar al gobierno

Lo del Faisán. Lo del Faisán es la cosa más grave que ha pasado en este país desde que Zapatero entró en la Moncloa sobre una locomotora y agitando un sombrero de cowboy.

El juez encargado del caso ha decidido tirar del hilo de los teléfonos móviles que tuvieron contacto con el personaje que recibió el chivatazo. Poneos en escena: un bar, la policía está haciendo un seguimiento y espera que haya una entrega de dinero a un etarra, el etarra recibe una llamada: "¡agua!". No se produce el intercambio, la policía, que desde hace más de una década puede interceptar fácilmente llamadas, se queda con los números. Se abre un proceso judicial, el juez pide los números que llamaron antes a ese teléfono, tate, dice el juez, estos móviles facturan del ministerio del interior.


Mientras por una parte el juez imputaba crímenes de revelación de secretos oficiales y colaboración con banda armada al Director de la Policía y la Guardia Civil, al jefe de la Policía del País Vasco y a un inspector de policía, descubría que uno de los móviles era usado por el Secretario de Estado de Seguridad.

Para no liarnos: desde un inspector de policía a pie de calle, hasta la cúpula del ministerio del Interior, se tiende un hilo conector de órdenes y responsabilidades relacionados con el caso.

Hasta aquí, como mínimo, es como para prender fuego a cosas en general. Pero aún así, me surgen dudas:
  • Hoy en día, cualquier adolescente sabe que una llamada de móvil es el medio más inseguro de comunicación que existe. ¿El Secretario de Estado de Seguridad acaso no recibe algún curso de choque sobre seguridad básica? Yo no me puedo creer que sea tan burro.
  • Estando empufados el Secretario de Estado de Interior y el Director General de la Policía de aquel momento, ¿alguien se cree que actuaron de forma autónoma sin que el ministro del Interior, el presidente del Gobierno y por qué no, el Rey, supieran nada? Es que los indicios que se sustraen de las noticias que van llegando, nos indican que la operación respondía exactamente al orden jerárquico del ministerio. Es decir, esto no fueron dos fulanos en un garaje que entre gin tonics decidieron actuar por su cuenta.
  • El peor crimen que se puede cometer en España es el de secuestrar, violar y matar a una adolescente: el país se paraliza con el corazón en un puño. El siguiente es colaborar con ETA. Siguiendo el criterio del Tribunal Supremo que dice que Batasuna es ETA por colaboración y compadreo, estos tipos -que llevan escolta y todo- serían etarras. ¿Tenemos a etarras en el gobierno? Esto es algo que prácticamente solo dice Pío Moa.
  • Si el silencio del ministro del Interior responde a la protección de agentes infiltrados, ¿no existen métodos más sofisticados con los que salvaguardar sus identidades? Si, como se dice, responde a facilitar la negociación con los terroristas, ¿no es lícito pedir que la negociación con terroristas sea un delito penal?
Mucho me temo que este será otro culebrón sin salida, tapado por las redes de autodefensa de un sistema que se resigna a seguir muerto en vida. Y como esto es así y dificilmente habrá responsabilidades penales más allá de las cabezas de turco cotidianas, al menos exijamos responsabilidades políticas. Por ejemplo: la dimisión de todos los implicados políticos, desde el Rey hasta la Jefatura Superior del País Vasco.

Vale, los reyes no dimiten, pero abdican o se les abdica.

¿Por qué me meto tanto con el Rey hoy? Porque es símbolo de la permanencia de las instituciones, y las instituciones nos están matando o no hacen todo lo posible para que dejen de matarnos. "Colaborar con ETA", pensadlo, no existe ninguna justificación para ello: al terrorista se le vence, no se le apacigua.

La cara:


...y la cruz:

5 comentarios:

Teseo 03 febrero, 2011  

No, el caso Faisan debería tumbar al gobierno.

Si me he enterado de algo, resulta que un tipo desde el ministerio avisa, por teléfono, a un etarra de que le van a detener en el momento que entregan el dinero del impuesto revolucionario. Pues a lo mejor a Rugalcabra se le ocurre que ... son todo sucias calumnias.

El dia de autos, el Secretario de Estado se encontraba disfutando de su gin-tonic durante su media hora sindical en un bar de Madrid capital. Al segundo sorbito, un tipo con boina y acento vasco le pide por favor el telefono para llamar a casa, que tiene al niño muy malito. El politico le explica que su movil es del Ministerio y que no se lo puede dejar. El vasco se pone muy lloron, asi que al final, el secretario de estado decide llamar al ministro de interior, al presidente del gobierno y al rey para que le autoricen a prestarle el telefono al pobre plebeyo del norte. Todas estas llamadas quedan registradas para el juez. El capullo del etarra (que ya podia pedirle a otro su telefono) da el chivatazo al fulano del bar y frustra una operacion policial.

En conclusion:
1) el medio mas seguro que existe es el telefono movil (despues del contrato oral, por supuesto)
2) el rey no se ha enterado de nada (pero un rey que no manda nada y no se entera de nada, debe dimitir, claro).
3) que bien habla la Maggie. Sobre todo cuando interrumpe al presentador para explicar el teorema de Bloch, creo.

Natalia Pastor 03 febrero, 2011  

Un asunto como el "caso Faisán", el escándalo más grave de la democracia, que estaba agonizando en manos de Garzón, ha tomado un giro en manos del juez Ruz, que la brújula apunta directamente al Ministerio del Interior.
De entrada el caso ya es un sumario, y no se trata de sólo una acusación sobre revelación de secretos, sino también de colaboración con banda armada.

Me pregunto si cuando se cierre el cepo sobre el tobillo de Camacho, éste callará como hizo Barrionuevo o decidirá que él no rumiará su abandono entre rejas y optará por cantar "La Traviata".

Pablo 03 febrero, 2011  

Teseo

Expresaba posibilidad "debería de"/"podría" ya que ciertamente no lo tumbará.

Natalia

Apuesto pincho de tortilla y caña a que todo se tapará como algo "conspiracionista" y demás. Es la única treta que les queda.

Teseo 03 febrero, 2011  

Pensaba que querias expresar un deseo.

Y habia entendido que nunca apostabas.

Pablo 04 febrero, 2011  

No soy literal.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo