jueves, 22 de julio de 2010

¿Por qué la prostitución no puede legalizarse? Seguimos sin respuesta

Como creo que no existen razones para no legalizar la prostitución, estuve buscándolas. Tal es mi sorpresa que en mi búsqueda me encuentro a la siempre infatigable Lidia Falcón, con una de sus diatribas espeluznantes y comunistas. Lidia Falcón es una señora mayor que se dedica a pasear por los platós de debate polémico y gritón. Me cae tan bien como la otra torda, la defensora del paciente, que también es como para echarle de comer aparte. Podrían vivir juntas, y ya de paso con De la Vega, ya que comparten fenotipo y también pueden recordar juntas de cuando fueron a la primera comunión de Recaredo. Pues bien, esta señora se dedica a ofrecer consejo legal a gente mujeres en situaciones complicadas. Es decir, vive de la desgracia ajena y tiene por lo tanto incentivos para que la desgracia ajena no desaparezca. Ya he sido bastante malo, vamos al meollo.

En su página encuentro un artículo titulado "La prostitución, práctica y símbolo de la miseria de la sexualidad". Voy a pasar por alto las cosas que me hacen gracia (ejemplo: "mi satisfacción al recibir el encargo de la Revista (por favor pon el nombre porque no lo tengo) , a través de mi querida amiga Marta" juas!) para centrarme en las que me dan pena, hastío y asco.

La señora Falcón, se pasa el artículo diciendo una y otra vez, hasta la saciedad y el aburrimiento que la prostitución es esclavitud: "una de las formas más opresoras y despersonalizadoras de la esclavitud femenina". Lo cierto es que bajando del mundo feminista al mundo real, la prostitución puede estar relacionada con la esclavitud. Es más, parece que en la inmensa mayoría de los casos está efectivamente relacionada. Estamos ante un evidente problema de post hoc, ergo propter hoc, ya que si bien la esclavitud -trata de blancas, mafias, etc- puede causar prostitución, la prostitución que no viene de la esclavitud se queda fuera. Resulta oportuno distinguir entre prostitución forzada de la que no lo es. Ante esta última frase, la señora Falcón esgrime que la prostitución siempre es forzada porque es una actividad no deseable. En sus palabras "una actividad que los padres no desean para sus hijos hijas". Ante esto basta elevar una obviedad: hay multitud de trabajos no deseables.

En nuestro número 2 de PODER Y LIBERTAD, publicamos un largo informe sobre prostitución en el que se analizaba profundamente las causas y los efectos de esta perversión social. Durante varios años, desde esa fecha, hemos denunciado en los medios de comunicación la perversa campaña que ciertos sectores de la intelectualidad, de la política y de los formadores de opinión, y lo que es peor, del feminismo, están realizando para lograr la legalización de esta infame explotación a la que someten a las mujeres más pobres.
De este párrafo se saca: 1, es una perversión social (lo que es un juicio de valor que por tanto no nos dice nada); y 2, la prostitución es siempre un sometimiento forzado a las mujeres más pobres (basta saber que existe la prostitución de lujo y la autónoma para saber que esa revista se basa en mentiras).

la capacidad que tienen esos grupos para difundir sus mensajes,(...) nos ha hecho comprender, muy fundadamente, que detrás de la supuesta preocupación por el bienestar de las prostitutas lo que se encuentra es el interés de las mafias organizadas de la prostitución. Esas mafias pretenden además de asegurarse el rendimiento económico que extraen de semejante comercio humano, tener la garantía de que no van a ser perseguidas y de que sus esbirros,(...), no van a ser reos de ningún delito. De tal modo, los intermediarios pretenden no ser perseguidos como les sucede en algunos países, y poder traficar con mujeres, con niñas y niños, con toda libertad, sin pagar los sobornos que ahora engrosan las arcas de tantos personajes e instituciones.
Incluso tratando de seguir cierta lógica en el discurso, la soflama se cae por sí sola. En primer lugar, no existe una campaña a favor de legalizar la prostitución. En segundo lugar, esas mafias pasarían a estar doblemente perseguidas. En tercer lugar, el tráfico de niñas y niños seguirá en todo momento siendo un delito. En cuarto lugar, suponiendo que hay sobornos, habría que calcular cuantos nuevos impuestos pagarían esos mafiosos y si les sale a cuenta. Quien hoy comete delitos, no es el más interesado en legalizar la prostitución. Aquí se ve un vacuo intento de la señora Falcón por relacionar a quienes defienden la legalización con la delincuencia.
Las asociaciones internacionales contra el tráfico sexual que trabajan en todos los países, algunas en las más penosas condiciones, como las de Tailandia, Filipinas, Santo Domingo, de donde se importan muchachitas menores de edad, o se explotan allí mismo para el turismo sexual, publican sus estremecedores informes sobre las horribles condiciones en que se secuestran y exportan niñas, se las encierra en cárceles clandestinas, se las apalea para obligarlas a soportar la utilización sexual de su cuerpo por parte de veinte hombres, y más, diarios, y se las asesina cuando intentan huir.
Y eso es algo en lo que todos estamos de acuerdo. Todo intercambio comercial sexual debe ser un acuerdo voluntario entre partes exento de violencia. Y si el intercambio afecta a menores de edad, la justicia debe actuar.
En Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca e Islandia se ha abolido, penalizando a los proxenetas y a los clientes y protegiendo e insertando a las mujeres
Sí, pero la prostitución no ha desaparecido de esos países y se esconde más.

Sobre el argumento económico

A mi el argumento económico me parece secundario, cónstese. El dinero que gane la gente me da igual.
lo cierto es que no hace falta ser un experto en el tema para saber que las mujeres prostituidas apenas disponen de dinero propio
Desconocemos cómo sería la situación en un escenario de prostitución legal. Factoide.

Después hay una diatriba sobre que es imposible ejercer la prostitución en la calle libremente debido a los proxenetas, etc. En un escenario de prostitución regulada, se combatiría esto igualmente. La legaliación tendería a hacer desaparecer las situaciones de explotación. Repetir una cosa muchas veces y confundir mezclando, no lleva a nadie a tener más razón. Sigamos buscando algún argumento en contra de la legalización. A estas alturas ya me conformo con encontrar uno solo.
Se está engañando a la opinión pública asegurando que las mujeres prostituidas perciben ingresos mensuales muy superiores a los de las obreras, mujeres de limpieza o secretarias, incluso que pueden llegar a ganar grandes cantidades de dinero. Resulta penoso pensar que haya quien pueda creer que las prostitutas en los burdeles, en las casas de masajes, en los puticlubs de carretera, en los pubs y cabarets van obtener ingresos muy sustanciales.
A mi me da igual el ingreso que reciba la gente por su trabajo. Que cada cual se busque las habas.
La última información que he recibido es que en Barcelona las africanas cobran ¡7 EUROS! por una mamada
El uso de las mayúsculas parece indicar que a la señora Falcón le parece barato.

A continuación, la señora Falcón presenta la problemática de establecer un convenio laboral para la prostitución. Dice que al no necesitarse cualificación profesional, las putas cobrarían sueldos muy bajos. En principio es un buen razonamiento, pero no nos lleva a ninguna parte. ¿O acaso quiere prohibir los trabajos donde se cobre poco? Un fantasma recorre Europa, etc.

Después, la señora Falcón fantasea con adolescentes que van a estudiar prostitución y con mujeres -los hombres no existimos salvo como figura retórica- que pierden el subsidio de desempleo por no aceptar un trabajo de puta que le ofrece el INEM. ¿Quién le ha dicho a esta señora cómo sería un escenario de prostitución legal? Porque yo creo que debido a evidentes rasgos de nuestra cultura, el INEM no actuaría así ni las niñas irían a aprender prostitución al insti (eso sí, follar gratis y abortar, lo que quieran).

Luego no sé a cuento de qué viene llamar a Luis Buñuel "depravado sexual". Después dice que el 99% de las prostitutas son pobres. Vale. Ojalá todos fuéramos ricos hiciéramos lo que hiciéramos.

Tras eso, la señora se ponbe moralista. No os lo perdáis, una feminista moralista:
A partir de 1978 se nos concedieron algunos rasgos democráticos. Y pasamos de la represión sexual que habíamos sufrido absolutamente oscurantista y medieval que había dominado la dictadura, a la corrupción. A partir de ese periodo nuestro país ha perdido las referencias morales. No tiene normas de comportamiento, especialmente en lo que se refiere a la moral sexual y a la relación entre hombres y mujeres. Desde los primeros años de la transición, sufrimos una irrupción de pornografía absolutamente delirante. Se vende en todos los quioscos, se exhibe en todos los escaparates, en los programas de televisión, en los cines, en los anuncios, al alcance de cualquiera, hasta de los niños más pequeños. La televisión no para de ofrecer no sólo desnudos sino toda clase de exhibición de cuerpos humanos, especialmente femeninos, sin límite. Las películas pornográficas se programan en las cadenas privadas, sin ninguna clase de prohibición, en cualquier canal. Incesto, proxenetismo, perversión de menores, estupro.
 Este discurso tiene todo el sentido del mundo en boca de un sacerdote. Pero que lo diga una feminista ya sabemos a qué escenario antinatural-camisa-Mao nos lleva. Además, que en el tema de la prostitución no viene a cuento, pero bueno.

Acaba el artículo esta señora mayor, hablando de sexualidad en términos espantosos. Por favor, que nadie le de unas tijeras a ésta, que la lía.

Conclusión: sigo sin encontrar un solo argumento que valga para estar en contra de la legalización y regularización de la prostitución; más allá de posturas relacionadas con la moral religiosa.

Bonustrack:

4 comentarios:

Teseo 22 julio, 2010  

Si, claro. Ilegalizan el Quimicefa y van a legalizar la prostitucion.

Lo del insti tiene su gracia: ¨he vuelto a cargar el practico frances... ahora tendre que ir a clases particulares todo el verano¨.

Ya veras el teñediario dentro de unos años: ¨El sindicato de putas se suma a la huelga de funcionarios y corta la gran via con una barricada¨.

La pornografia, ¿es prostitucion? y si lo es ¿esta legalizada?

Pablo 22 julio, 2010  

En "...y al tercer día resucitó", libro escrito por tu homólogo, las putas se ponían en huelga.

Teseo 23 julio, 2010  

Venga ya! En la Biblia no pasa eso... tengo mis dudas del Libro de Josue, en cuanto al asunto de Rajab. Pero, tecnicamente, Rajab no era una prostituta sino una espia de las de antes.
De todas formas, me alegro de que los carlistas esteis a favor de legalizar algo, para variar.

Pablo 23 julio, 2010  

http://www.decine21.com/Peliculas/Y-al-tercer-ano-resucito-9970

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo