viernes, 4 de junio de 2010

De la educación sexual

El problema es usar recursos públicos y el sistema público educativo para promocionar una conducta sexual basada exclusivamente en el placer. Un placer que parte en no pocos casos de acciones aberrantes para niños apenas adolescentes. Ese mensaje de "vivir el momento" y el manido "todo vale". Lo llaman educación sexual, pero se trata de fomentar una agenda basada en contravalores.

Nadie le puede decir a la Pajín cómo educar a sus hijos (¿alguien querrá tener hijos con semejante arpía?), ni por supuesto a Zapatos, cuya educación doméstica ya vimos reflejada en las famosas fotos de las góticas. Pero el Estado, vaya usted a saber por qué, decide otorgarse la potestad sobre la educación en valores/contravalores de los hijos de los demás. Se trata por tanto de denunciar no solo prácticas repugnantes que hasta hace muy poco eran consideradas crímenes, sino de denunciar que el Estado se quiere meter en la cama de la gente, en sus cabezas, y manosearlo todo, creando una dependencia y la propagación de conductas más allá de lo razonable. (Un ejemplo de propagación de conducta razonable es impedir a la gente cagar en el bus de línea).

La respuesta a mi entender no es decir "el Estado educa sexualmente mal", sino "el Estado no debe transmitir contravalores". La educación sexual creo que es buena si se centra en el significado de la conducta sexual. De la única conducta sexual natural. Que es la reproducción sexual. Más allá de esto, que cada uno haga lo que quiera con su intimidad, pero sin salpicar, por favor. Y por supuesto que no se transmita la visión hedonista de la actividad sexual, porque conocidos son los problemas de tener muchas parejas sexuales, carecer de sentido común y tener 16 años.

Por cierto, ¿decirle a los niños que exploren carreteras secundarias no es delito? Me gustaría que la ley fuera igual para todos y lo que veo es a un ministerio de educación comportándose como un depravado pederasta tocón.

Como sabemos, la solución a esto pasa por limitar el poder del Estado.

Nos hundimos, pero no soy pesimista: los salvavidas los tenemos delante de nuestras narices. Poco a poco cada vez más gente se buscará la habichuelas para obviar al Estado en todos los aspectos de la vida hasta volverlo irrelevante.

Relacionado:



Ahora tengo que poner la cancioncilla:

1 comentarios:

Teseo 04 junio, 2010  

Menos mal que hace algo bueno el gobierno ese... dirigido a niños de 15 años ¿Pero no es un delito? ¿Ya han ganado los moros, quiero decir, los Ismaelitas? Sabia que algun dia esos malditos occidentales pagarian por sus pecados...

No se quien es la Pajin, pero con ese apodo y viendo a lo que se dedica, seguro que es una tigresa de lo mas liberal.

¿Educacion sexual para la reproduccion? No mezclemos, que luego la resaca es peor.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo