miércoles, 12 de mayo de 2010

Necesitamos medidas contra los paletos

A nadie le han sentado bien las medidas de Rodríguez, bueno, solo al Comité Ejecutivo del PP y a las camarillas autonómicas de ese partido, que con la misma visión cortoplacista de Zapo, están agotando las existencias de kleenex de los Mercadona con la vista puesta en las próximas elecciones regionales.

Los sindicatos como siempre, siguiendo el manual: "esto es muy antisocial eh", "esto no lo podemos apoyar eh". Cuando todos sabemos que estuvieron lamiéndole el orto al ínclito de la Moncloa a cambio de jugosas dádivas con cargo al erario público.

El propio Rodríguez está disgustado con las medidas: su sueño de Alicia se agota y se huele que al final del camino él solo ha sido un tonto a las tres. Los asesores del FMI que vinieron de visita a España (¿se han ido ya?), las llamadas al orden desde Berlín y desde la Casa Negra, le han colocado en el mundo real. Imaginaos el palo para Zapo: FMI, yankis, neocones,... ¡diciéndole lo que debe hacer! Todos sus demonios le acosan. Esta noche ZP comerá helado a cucharadas en la Moncloaca, llorando como una quinceañera.

Lo cierto es que como a los niños, alguien le tuvo que corregir la conducta. La cosa lleva más de dos años cuesta abajo. Algún día esto tenía que pasar. Las alarmas, de evidentes, resultaban atronadoras. Tal vez él y su corte de asesores -se cuentan por cientos- no lo querían ver.

Aquí, como ocurre con la selección de fútbol, todos tenemos nuestro 11 ideal: ya se alzan voces llamando la atención sobre el mercado persa autonómico. De ahi quizás se pueda recortar más gasto que de la bajada de sueldo a los funcionarios o la congelación de pensiones. Otros, como FDV, señalan cosas concretas de donde cortar gasto. Estoy a grandes rasgos de acuerdo con él, pero incluso le doy más importancia al gasto suntuario de los gobiernos regionales. Una combinación de medidas en ambos lugares podría solventar parte del problema.

Cito a Vidal-Cuadras, (que cada vez que le oigo me entran ganas de regalarle unas juanolas):

Es justo reconocer que el gigante aquejado de obesidad mórbida y debilidad muscular en que se ha transformado nuestro Estado de las Autonomías ha venido engordando desde hace dos décadas al amparo de gobiernos de la Nación de uno u otro signo, pero también es innegable que con ZP este proceso suicida se ha acelerado hasta extremos de vértigo. Su pretensión de mantener inalterado el capítulo social y de limitar el esfuerzo de austeridad a las instancias centrales dejando que las Autonomías sigan disparando sin tasa con pólvora del rey es insostenible con la que está cayendo. El baño de realidad en el que han sumergido a Zapatero sus colegas del Consejo Europeo es de agua helada y es inútil que intente zafarse. O despierta de sus ensoñaciones infantiles de abundancia inagotable sin necesidad de trabajar y de derechos ilimitados sin un solo deber, o después de liquidar España va a acabar también con el euro. Y es que nuestro campeón de la paz mundial es paradójicamente un arma de destrucción masiva.
 No voy a redundar y citar las medidas que unos extranjeros han forzado a tomar al gobierno español. El gobierno decidió ir por la vía fácil: pensionazo, eliminación de ayudas a la natalidad, bajada de sueldo a los funcionarios, recortes a ayuda al desarrollo, etc. Medidas que se unen a la conocida subida del IVA en un contexto de pérdida de valor del euro frente al dólar y subida del petróleo que se paga -oh cáspita- en dólares. Esto no afecta solo a pensionistas, funcionarios y demás, sino que de modo indirecto a la capacidad de compra de todo el país. ¿Cómo afectará al consumo en la empresa privada? Dentro de un año lo veremos.

Con todo esto que se ha dicho y se seguirá diciendo, incluso poniéndonos en el mejor escenario posible, seguiremos con la semilla de la crisis incrustada en el tuétano. A modo de ejemplo: hoy mismo se ha finiquitado el acuerdo de fusión de Caixagalicia y Caixanova. Un acuerdo que llega tarde porque existía el problema de dónde se ubicaría la sede central de la nueva caja. Lo han resuelto de la forma más bastarda imaginable: la nueva caja tendrá dos sedes.

Por favor, que alguien exponga un plan no ya contra la crisis económica, sino contra los paletos.

3 comentarios:

Eduardo de la Fuente 12 mayo, 2010  

Lo de los paletos, como tú dices, tiene mala solución...

A mi no me cabe duda, a ZP le han estirado de las orejas desde la Casa Blanca.

Echo en falta medidas para reactivar el mercado laboral y la empresa privada. Y no ha dicho nada de cortar con el chollo de las subvenciones, la verdadera sangría del Estado.

Un saludo

Clausius 13 mayo, 2010  

Yo lo siento, pero ya no le compro la mercancía a Vidal Quadras. A la hora de la verdad ha decidido quedarse muy a gusto en Europa y no presentar una alternativa creíble a la nulidad que ahora dirige el partido.

Que cada uno asuma sus responsabilidades.

Pablo 13 mayo, 2010  

Pues yo estoy muy de acuerdo con él en algunas cosas que dice.

Otra cosa es que sea cobarde o cómodo, ahí no me meto. Allá cada cual con su conciencia.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo