domingo, 7 de marzo de 2010

Historia del comunismo VI: La vieja China

Hablar de China es complicado, porque realmente no sabemos nada de los chinos. Voy a dar unas pinceladas rápidas e imprecisas de historia china para situarnos en el momento en que aparece el emperador rojo.

Mientras en Nuestro Mar tenían lugar las Guerras Púnicas, el joven rey de Qi anexionaba los otros cuatro Reinos Combatientes, se hizo proclamar emperador de toda China y pasó a unificar el país obligando a adoptar las mismas leyes para todos los súbditos. Así comienza la historia del Imperio Chino como tal. El primer emperador convirtió en funcionarios a sus antiguos enemigos, mandó construir suntuosos palacios, rehizo la Gran Muralla para mantener fuera del imperio a los mongoles y hunos y terminó haciendo un inmenso mausoleo rodeado de los famosos guerreros de terracota. La primera dinastía acaba con un golpe de estado que un general le hace al hijo del primer emperador y comienza así la dinastía Han.

Más o menos por la época de Jesucristo, comienza la conocida Ruta de la Seda hacia el oeste. Se inventa el papel. El comercio y las comunicaciones se modernizan. Los Han hacen frente a numerosas rebeliones, algunas promovidas por seguidores del confucionismo (¿se dice así?). El contacto con los bárbaros extranjeros promueve la entrada del budismo. La dinastía Han desaparece hacia la época que nosotros conocemos como Bajo Imperio Romano. Algunos reyezuelos se reparten el imperio. Los Jin, terminan por volver a unificar China a sangre y fuego. Toda China no, ya que el norte estaba dividido en pequeños estados controlados por hunos y mongoles.

Hasta más o menos la época de Recaredo, los chinos sólo conocían la guerra. Se suceden algunas uniones temporales del territorio chino (dinastías Jin y Sui), que por lo general duran poco tiempo. Desde la época de la Hégira de Mahoma hasta el siglo X, domina China la dinastía Tang (como la refrescante bebida en polvo), pero no sobrevivirá sin sobresaltos ni rebeliones campesinas y militares. Otro golpe de estado acabó con ellos.

Lo gracioso es que todos estos dimes y diretes están perfectamente documentados, a un nivel que ya quisiéramos nosotros para nuestra Alta Edad Media. Y es que lo cortés no quita lo valiente: en las ciudades chinas, la gente seguía yendo al teatro, los hijos de la aristocracia preparaban sus oposiciones y la inmensa mayoría de campesinos trabajaban los campos sin demasiado interés por el nombre del emperador o de su país.

Del siglo X al XIII, dominaron China los Song, ya más volcados hacia la rica zona costera ante la dificultad de proteger la estepa de las razzias mongolas. Pese a que el comercio ya era una frecuente forma de ganarse la vida, el estado construía obras públicas, y las exportaciones aumentaban; la superioridad militar mnongola terminó por hacer caer a los Song y proclamar la dinastía (mongola) Yuan.

A los Yuan sucedieron los Ming tras numerosos desastres naturales y la "chinificación" de las costumbres de los invasores (pensemos en el proceso por el que los visigodos se mezclaron con los hispanos). Bajo la dinastía Ming, se producen expediciones marítimas por el Índico y hasta África. Hace unos años un señor publicó un libro que decía que los chinos descubrieron América en 1421. Lo dudo. Pero de lo que sí hay constancia es de los contactos que comenzaron con portugueses y españoles.

En 1644 los manchúes conquistan Pekín y establecen la dinastía Qing. Se dedicaron a hacer justo lo contrario que los mongoles: manchurizaron China (ya sabéis: las coletas, vestirse de mujer, etc). Hacia el final de su reinado, tuvieron que ver cómo los demonios extranjeros (ingleses y japoneses) les arrebataban parte del territorio. Esto era demasiado para el orgullo chino y una nueva revuelta, de caracter nacionalista (era la época) derroca al emperador Puyi y proclama la república de China.

Por aquella época, un joven Mao, hijo de un propietario agrario de Hunan, se traslada a Pekín para estudiar Magisterio. Como tantos otros patriotas, apoya al Kuomintang -Partido Nacionalista Chino- y en medio de la efervescencia ideológica que siguió a la Primera Guerra Mundial, pasa a trabajar de ayudante en una biblioteca universitaria. Después de leer a los clásicos contemporáneos rojos, viaja por el país y vuelve a Pekín para asistir al primer congreso del partido comunista chino. Sus camaradas lo soportaban como "cuota" proletaria y de baja estofa, pero algunos vieron que tenía una gran facilidad para conectar con la canallesca. Comienza a desarrollar cargos de cierta relevancia hasta que Chiang Kai-Shek decide en 1927 romper su alianza con los comunistas.

(pinchar para ampliar)
Mao y sus partidarios se establecieron en Hunan huyendo de la persecución del Kuomintang. Lo primero que hicieron fue montar una base de entrenamiento de guerrilleros. Mao no desconocía que una revolución para salvar a China necesitaba sangre. Al principio la guerra de guerrillas les iba bastante bien porque contaban con el apoyo de los campesinos. Pero en octubre de 1934 se enfrentan en campo abierto al ejército del Kuomintang y sufren una derrota casi decisiva. Deciden huir en la conocida como la Larga Marcha. Durante el paseo de más de 10.000 kilómetros mueren el 80%. Los maoístas se establecen en Yanan y firman un acuerdo con Chiang Kai-Shek por el que unirían fuerzas contra los japoneses que habían invadido años antes Manchuria. Las decenas de miles de muertos de la Larga Marcha, sólo serían las primeras en una larguísima e inútil lista de muertes absurdas.

Tras la rendición japonesa ante los americanos, tanto las fuerzas del Kuomintang como las del Ejército Popular de Liberación, se encontraban mejor pertrechadas de lo que jamás podían haber soñado. Eso sí, los comunistas contaban con un apoyo entre la población humilde -la mayoría- que los nacionalistas no tenían. Retoman la guerra civil y en otoño de 1949, Chiang Kai-Shek huye a Taiwán.

El 1 de octubre de 1949 Mao proclama en Tiananmen el nacimiento de la República Democrática Popular China ante millones de chinos contentísimos.

No tenían ni idea de lo que les esperaba.

5 comentarios:

Teseo 07 marzo, 2010  

Los chinos descubrieron America en el siglo XIX (19) y empezaron a montar lavanderias. Tamnien fueron los chinos los primeros en cultivar el kiwi... tambien fueron los descubridores del papel... pero solo lo utilizaban para escribir...

Mao era un chino gordo y lampiño que le gustaba bañarse en el río Amarillo con sus amigos y escribir en el libro rojo.

Pablo 08 marzo, 2010  

Los chinos construían líneas de tren en América.

Teseo 08 marzo, 2010  

Quieres decir vias de tren. Las lineas de tren las montarian los judios.
No estoy muy seguro, pero creo que España tuvo una linea de ferrocarril antes que USA. Y antes que China.

Pablo 08 marzo, 2010  

Si era en Cuba no vale.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo