jueves, 25 de febrero de 2010

Otra televisión es posible

Evidentemente una televisión es libre de ofrecer el contenido que le salga de las narices. Evidentemente yo soy libre de decirle a todo el mundo que ese canal es una absoluta basura y hacer todo lo que está en mi mano para que cambie su programación.

Dejando de lado cosas básicas como el hecho de facilitar a los niños el acceso a secuencias de sexo explícito a la hora de la merienda, que debe ser un asunto a tratar por los padres en sus hogares, y que el sentido común nos dice que las propias televisiones -buscando el máximo beneficio- no fomentarán estas cosas para no recibir un gran rechazo social, está el asunto de la chabacanería.

Continuar leyendo...

7 comentarios:

Le poinçonneur 25 febrero, 2010  

Yo es que, a pesar de verla poquísimo, soy un gran defensor de la TV. Sólo exijo calidad a las públicas, las privadas, que hagan lo que quieran.

Es más, pienso que aquella sociedad que progresa es la que acaba por pasar de la televisión, que, al fin y al cabo, en mi casa trabaja muchísimas menos horas que la lavadora o el fregaplatos.

Eso sí, los viernes por la noche me abro un vino peleón y me trago el "DEC" para descojonarme un rato, lo que no me hace ni más listo ni más tonto. Eso sí, si tal programa se emitiera en TVE, pondría el grito en el cielo.

Le poinçonneur 25 febrero, 2010  

Por cierto, hoy David Trueba publica un artículo muy interesante sobre el asunto en "El País". Espero que se pegue el link entero:

http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/Equilibrismo/elpepirtv/20100225elpepirtv_2/Tes

Le poinçonneur 25 febrero, 2010  

Me da que no se ha pegado xD. En fin, puedes consultarlo en la sección "Gente y TV" de elpais.com

Eduardo de la Fuente 25 febrero, 2010  

Sí, se puede apagar la TV,pero soltar el mando cuesta lo indecible...

Veo poca TV pero reconozco que la basura me fascina. En pequeñas dosis pues hay cosas que aún con toda la curiosidad del mundo no puedo tolerar.

Tanta porquería tiene efectos secundarios. El fenómeno John Cobra me ha dejado frío.

Un saludo

Pablo 25 febrero, 2010  

Está claro que a todos nos gusta el frikismo y reirnos de esa pobre gente. Pero desde luego que hay cosas mucho mejores, y si coincidimos en esto, pues otra televisión es posible. :)

Pablo 25 febrero, 2010  

Ahí ha estado acertado David Trueba.

Le poinçonneur 26 febrero, 2010  

Lo del tal Cobra, sinceramente, me ha hecho bien poca gracia, y mira que me gusta el feísmo y lo camp en grado sumo.

Básicamente porque me da que al pobre chaval le falta un hervor, y que, más que un gracioso-que-se-muere-por-su-minuto-de-gloria, estamos hablando de alguien con un problema psiquiátrico grave. No sabía de su existencia, pero he visto algunos vídeos suyos en Youtube que me han puesto los pelos de punta.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo