martes, 26 de enero de 2010

La belle de Cadix



Debe de ser fastidiado y fastidioso ser Bibiana Aído. Me refiero a cuando vas monísima por el mundo adelante, con asesores que te odian por tener un currículum fácilmente más meritorio que el tuyo y llegas hasta a hablar en un señor Europarlamento que parece la torre de Babel.

Sonríes a las cámaras, te separas el pelo de la oreja y en el momento en que vas a establecer una nueva fórmula de comportamiento para las generaciones venideras en torno al tema de la guerra de sexos, va un tío y te espeta:

"Tía güena!"

Eso debe de dar bajón: que aparecezcas siempre en los medios por anécdotas absurdas, meteduras de pata y, bueno, no es tan malo, piropos.

5 comentarios:

No a todo 26 enero, 2010  

A mí me intriga saber qué pensaría Bibi de que un periodista tocara el pecho a una señora para ver si lleva relleno.

¿Dije "pensaría"?

Creo que necesito un café.

Le poinçonneur 26 enero, 2010  

Hombre, Bibiana será lo que sea, pero físicamente no está mal.

Que le sacáis punta a todo.

Malotes.

Pablo 26 enero, 2010  

Nunca dije que estuviera mal. Pero el piropo es un residuo de una educación patriarcal y falocrática que debemos desterrar.

Siguiendo con la política de discriminación positiva, seguro que a Bibi le parece bien lo de Beckham.

Le llamará "justicia histórica" o algo así.

Le poinçonneur 26 enero, 2010  

Hombre, yo nunca he sido de piropear, excepto a amigas, a corta distancia y en plan de broma.

Siempre que se haga con cierta gracia, no me parece tan grave.

Eso sí, poco que me río con los que suelta Mauricio Colmenero xDD

Pablo 26 enero, 2010  

¡Falocrático!

:D

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo