viernes, 16 de octubre de 2009

Rubalcaba al aparato

¿Os acordáis del 11S? Un mes después, un puñado de marines se preparaba para entrar en Afganistán, dos meses después, los talibanes se dispersan y huyen hacia el Waziristán. Por el camino, oleadas de drama a favor de los islamofascistas talibanes. Cualquier cosa valía con tal de pregonar un antiamericanismo zafio. Bush era el nuevo malo oficial del mundo y entrábamos en una nueva era de relaciones internacionales en la que los patosos neocones no supieron explicarse y Occidente comenzaba lenta pero inexorablemente a arrodillarse frente al mal absoluto que hoy ya nos rodea.

Una de las cosas que más se criticó a la administración Bush -y tenemos reflejo de ello en innumerables películas y novelas- fue la USA Patriot Act. Esta ley, propia de un país en guerra, autorizaba a las fuerzas de seguridad intervenir las comunicaciones privadas, husmear cuentas bancarias y en resumen, pisotear la Declaración de Derechos. Convendría recordar que fue Clinton el que autorizó la puesta en marcha de la red Echelon sin cuya infraestructura sería muy dificil implantar la mentada ley, pero para el caso nos da igual.

Pues bien, en España, tras la decisión de obligar a los usuarios de móvil a regalar sus datos personales a una tienda donde los registras, a tu operadora y al ministerio del Interior (expliqué en su día que esos datos tienen un valor en el mercado, y que con esta orden Gobierno y empresas de telefonía nos están robando en nuestra cara), ahora van a implantar un sistema de espionaje que no es una novedad en España, ojo, la novedad es que a partir de ahora no hará falta la firma de un juez para realizar escuchas. Ah, y que se quedan para siempre las grabaciones que hagan. Un momento, pero no solo las grabaciones, sino también la información asociada (quién, cuándo, dónde, a quién), es decir, datos que no siempre serán relevantes al contenido de la conversación espiada.

¿Mi recomendación? La maleta hecha, el pasaporte con identidad falsa al día y bienes de valor fácilmente transportables y ocultables.

Más:

3 comentarios:

Teseo 16 octubre, 2009  

¿Afecta el espionaje tambien a las Psicofonias?
El Pasaporte falso siempre esta al dia. El problema es que a Suiza ya no se puede ir. A Brasil, de momento, si.

Pablo 16 octubre, 2009  

Alguna psicofonía pillarán, claro. Incluso algún carraspeo de Rubalcaba que dejará a más de uno topicueto.

A Brasil no se puede ir porque pertenece a la URSS, yo iría antes a Alaska.

Natalia Pastor 16 octubre, 2009  

El químico prodigioso en cualquier país de nuestro entorno hace tiempo que estaría fuera de la política.
El ex portavoz del Gobierno del GAL, de la cal viva, el que dijo "que no hay pruebas ni las habrá", el que vio a Barrionuevo y a Vera ir a la cárcel, el mismo que defendió en rueda de prensa la integridad moral de Luis Roldán, el individuo que violó una jornada de reflexión, el de "España no se merece un Gobierno que mienta", el que condecoró a Sánchez Manzano ahora contra las cuerdas por la destrucción de pruebas del 11-M, el Ministro que autorizó el chivatazo del "Bar Faisán" a ETA,...
Son tantas y tantas que es imposible enumerar y explicar a un ciudadano de cualquier país europeo, como este sujeto no está en la cárcel.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo