lunes, 21 de septiembre de 2009

Lo que es y lo que no es la manifestación del 17 de octubre de 2009 en favor de la vida


La manifestación convocada por 40 asociaciones y plataformas civiles en Madrid el próximo 17 de octubre de 2009 da pie a las esperadas interpretaciones erróneas. Para saber realmente de qué va el asunto, yo aconsejo leer el manifiesto y sacar conclusiones propias. Es un manifiesto que no habla de Dios ni de la Iglesia. Habla de humanismo y -a falta de una palabra mejor- progresismo. Es un manifiesto de reivindicación básicamente política: pide al gobierno la aplicación de una visión diferente en las políticas relacionadas con la maternidad.

  • Retirada del anteproyecto de Ley de Finalización Forzosa de la Vida.
  • Promover políticas que sean una alternativa plausible y consistente frente al aborto. Apoyo sin ambages a las mujeres embarazadas.
  • Potenciar la adopción de niños.
  • Igualdad jurídica plena para el niño que va a nacer.
  • Reconocer la dignidad del ser humano desde su concepción hasta su muerte natural.
  • Políticas que establezcan el derecho a la maternidad frente a la consideración del aborto como un derecho.

Sin duda temas de gran enjundia, que nos refieren a la vida, el nacimiento, la muerte, la dignidad de las personas, la orientación jurídica en defensa de la humanidad, &c. Es clave hablar sobre esto y no rehuir el debate. Es decir, aquí tenemos a parte de la sociedad civil diciéndole al gobierno que no está de acuerdo con lo que él entiende como derechos y vida humana. Estos temas nos trascienden a nosotros y trascienden el ámbito de decisión temporal de un gobierno, estos temas y cómo enfocarlos desde la ley, nos dicen cómo queremos que sea nuestro país. Hay que tomar partido.

Esta manifestación puede ser vista por algunos como un pulso al gobierno por parte de la oposición. De la oposición social sí, pero no por parte de ningún partido político. Sería muy triste que uno solo de los que vamos a esa manifestación votara a día de hoy al PP. Sería un fracaso, un borreguismo patético. A día de hoy el mantra "hay que votar al PP para impedir que gobierne ZP", ya no tiene crédito. No existen diferencias fundamentales entre Rajoy y ZP, ¿otra política económica? Psché. Me importa más el enfoque filosófico que hagan de la vida humana, y ahí no hay diferencias. (Puestos a decir, sería injusto no tener en cuenta a quienes son votantes socialistas, incluso militantes y están de acuerdo con esta manifestación).

Esta manifestación puede ser vista por algunos como un acto de apoyo a la Iglesia Católica. No, a pesar de que una mayoría que apoya el manifiesto seguramente esté bautizada, esta es una iniciativa civil, laica y de reivindicación política. Los argumentos para defender un cambio político en las cuestiones relacionadas con la vida, son argumentos políticos, no religiosos. Cosa que tampoco quiere decir que la Iglesia debe callar: la Iglesia debe dar su opinión, igual que yo e igual que tú.

Esta manifestación puede ser vista por algunos como un "destape" de la ultraderecha rancia que aguarda en las sombras bajo etiquetas como "cristianismo social" o "nacional-liberales" (os juro que vi esas palabras en la prensa, ¡madre mía!). Los socialistas de derechas pueden aprovechar el presumible éxito de la manifestación para echar pestes y apropiarse de la buena voluntad de quienes no comulgamos con su zafiedad y su enanismo político. Es una consecuencia desagradable con la que hay que contar, pero démosle la importancia que se merece en su justa medida.

Por último, esta manifestación es necesaria. Vivir en una democracia no consiste en votar a una estructura de poder -un partido mediante listas cerradas- cada cuatro años. No. La democracia no puede ser entendida sino como "experiencia democrática". Plantar cara a quienes hacen las leyes, cuestionar día a día a la autoridad, son claves en una democracia. En ocasiones, cuando la dignidad del ser humano está en entredicho, hasta desobedecer a la autoridad es positivo.

Quieren una sociedad dormida, aborregada y complaciente. Defraudémosles.

Más:

1 comentarios:

Nodisparenalpianista 21 septiembre, 2009  

Bien dicho.
De esta no nos salvarán los botarates de la política, ni el déspota ni el delfín.
Echo de menos una defensa radical de la vida, de católicos y protestantes, ateazos y animistas, del Barcelona y del Madrid, calvos y tres pelucas, de todos. Cómo íbamos a arrastrar nuestas miserias si no estuviésemos vivos.
Y Occidente se suicidó.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo