domingo, 17 de mayo de 2009

La ley de la muerte pone a los boticarios en un brete


(Leer escuchando el concierto de Brandemburgo nº2)

Si tenemos en cuenta que la Ley de Protección Jurídica del Menor dice que todos estamos obligados a denunciar la existencia de menores en situación de riesgo, ¿qué debe hacer un farmacéutico si una niña que está a punto de cumplir los trece años le pide la píldora del día siguiente? Si se calla y le da la pastilla, mal, porque la Ley del Menor le obliga a denunciarlo. Y también el Código Penal, que considera abuso sexual toda relación que se mantenga con una menor de trece años. Pero es que si se niega a darle la píldora, para la que ya no hará falta receta, igual se mete en otro lío. Y si lo comunica a los padres o a las autoridades, también puede atentar contra el derecho a la intimidad de la menor…

Yo creo que el Gobierno debería clarificar todos estos aspectos, porque, si no, vamos a volvernos locos.

Emilio Calatayud, juez de menores de Granada

6 comentarios:

bate 17 mayo, 2009  

El concierto de Brandenburgo es excelente, pero tiene muchos cortes. Lo de este juez es de cajón. Te lo copio. Greciess.

Teseo 17 mayo, 2009  

La niña seria un poco boba por pagar por algo que tiene gratis en los servicios de urgencias. Y puede repetir las veces que quiera. Y tener toda la colección de preservativos de colores que viene con la caja del Postinor (uno en cada cajita).

Teseo 18 mayo, 2009  

Ah, y el juez a la carcel, por prevaricador

Pablo 18 mayo, 2009  

Ya podías escamotear preservativos gratix.

Teseo 18 mayo, 2009  

¿De que color?

Pablo 18 mayo, 2009  

¡Encima hay colores! ¡Esto es un escándalo!

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo