domingo, 22 de febrero de 2009

Las llamamos "españoladas", pero eran las películas que se hacían en todo el mundo


Algo tan patrio como el auto-puteo, la sonrisa disciplente del gafapasta neomoderno, la jactancia del urbanita español desertor del arado, la sobredosis de "estar de vuelta y media" con la que personajes de la escatolointelectualidad patria nos aburren sufren un zas-en-toda-la-boca.

Aquellas películas de un Alfredo Landa subdesarrollado, llegando con unos chorizos envueltos en papel de estraza a Torremolinos y babeando tras las suecas no es un producto patrio original. No es algo que defina nuestro Volkgeist. No es propio de España. La españolada no es producto español, sino producto de la moda contemporánea de la época. Es más, a España llegaron un poco tarde las españoladas.

Nos lo cuenta el doctor Repronto:



(Este capítulo incluye fragmentos de:

  • Manolo La Nuit (Mariano Ozores, 1973)
  • Beim Jodeln juckt die Lederhose (Alois Brummer, 1974)
  • Oh Schreck mei Hos’ is weg! (Hubert Frank, 1975)
  • Tre supermen a Tokio (Bitto Albertini, 1968)
  • Emanuelle nera: Orient reportage (Joe D’Amato, 1976)

Los videos de Reflexiones de Repronto están protegidos legalmente por Coloriuris. Los detalles de este video en particular vienen detallados aquí).

4 comentarios:

No a todo 22 febrero, 2009  

"Pierna creciente, falda menguante". "Mi mujer es muy decente dentro de lo que cabe". ¡Y ni siquiera en esto éramos originales! La verdad es que la Historia de España es la historia de una decadencia, oye. ¡Y Pene a punto de ganar un Óscar! (Dios nos libre).

Pablo 23 febrero, 2009  

Si ya se lo dieron a Javier "Noalaguerra" Bardem, nada nos puede sorprender.

Landa,  23 febrero, 2009  

Son mucho mejores las españoladas españolas, donde va a parar...
Además las alemanas ni siquiera se depilaban (Puajj!).
Solo los italianos se acercan un poco al concepto...

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo