miércoles, 24 de septiembre de 2008

Don't tread on me

Entre las cosas que hoy no debí hacer está la de buscar en gúguel "Mohamed Ben Abderrahman Al Maghraoui", que es el nombre de un fulano marroquí que publica fatuas y le gusta decir a la gente lo que debe o no hacer. Vamos, en plan Ibarretxe pero con chilaba. Ese tipo defiende los matrimonios de conveniencia. Nada que objetar. Pero su argumento me pone los pelos de punta. Creo que se puede defender algo -casi todo- sin vulnerar los derechos naturales de nadie. O al menos eso es lo que se debe hacer. 

Su argumento es:
Una niña de nueve años da mejor resultado en la cama que cualquier joven de veinte.
Me queda el consuelo de saber que en Marruecos la opinión pública se le ha echado encima. Una cosa es defender los matrimonios pactados, en muchas culturas es normal eso, e incluso deseable y otra muy distinta es defender el abuso sexual a menores.

Esta es sólo una más de la larga e incomprensible lista de idas de olla que dicen ulemas y talibanes escudándose en hadices y en el vendedor de camellos más famoso a este lado del río Grande. Un simple vistazo a fatuas absurdas supera a cualquier meme de "leyes ridículas americanas". Verbigracia:
Se prohíbe sacar a pasear mascotas a la calle para evitar flirteos.
¡Como si fuera tan fácil! ¡Ja!
Prohibidos los Pokemon, por sionistas y promover la teoría de la evolución.
¿Y los Digimon? ¿Nadie piensa en la digi-evolución?
Las mujeres sólo trabajarán con compañeros a los que han dado el pecho.
Esto lo propuso un profesor de una universidad cairota. Afortunadamente se le echaron encima. (Qué sátiro el tío). La siguiente es fácil y rápida:
Hay que matar a Rushdie.
Hombre, basta con no comprar sus libros. ¡Qué vehemencia, madre mía!
En Bahrein, un doctor puede examinar los genitales de una mujer, pero tiene terminantemente prohibido mirar a ellos directamente durante el examen, y sólo puede ver su reflejo en un espejo.
¿Nada sobre usar guantes?
¡Diablos, tan explícito que mi educación católica casi me hace estallar las cuencas oculares!
Sólo se permite la masturbación de los hombres. Siempre y cuando se realice con la mano de la esposa.
¿Y si mi esposa es manca de ambas manos y está menstruando? Vaya, creo que mi educación católica a la que hacía referencia deja mucho que desear.
Sólo se pueden construir robots que no puedan ser confundidos con criaturas vivas.
Los ICBM iraníes que poseen un chip con instrucciones de situación, rumbo, triangulación e identificación de blancos son robots. ¿Por qué no los prohiben? Parecen lampreas.

Está claro que en el catolicismo también hay cosas que son pecado: la fornicación, la sodomía, comer carne los viernes de cuaresma, no honrar a los padres,... la diferencia entre estos pecados y aquellos haraam es que los pecados católicos no se convierten en delitos civiles. No tengo nada contra una religión que prohiba tocar la trompeta, pero cuando tocar la trompeta se convierte en delito contra el estado es cuando aparecen los problemas.

Más sobre el tema:

Y como post-data:



Celebra la Humanidad y déjate de pisotear a la gente.

1 comentarios:

Geógrafo Subjetivo 24 septiembre, 2008  

Suscribo plenamente tu última frase en negrilla.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo