miércoles, 30 de abril de 2008

No puedo decidir quién es mi enemigo

Leyendo el último número de El Catoblepas, me encuentro nuevamente con un artículo que me gusta mucho. No puedo ser lo suficientemente persuasivo para recomendaros que leáis esa revista, pero leedla. Estéis o no de acuerdo con lo que allí se expone, el análisis crítico que ofrecen muchos artículos dejan guindas de gloria intelectual. Y en muchas ocasiones, hacen resurgir viejas ideas que no asumimos ni tenemos presentes en nuestro devenir cotidiano.

El artículo en cuestión recibe el título de "Amigo y enemigo", y su autor es Felipe Giménez Pérez.

Marx afirmó que la lucha de clases es el motor de la historia, pero otros autores anteriores a él ya señalaron decisivamente y con agudeza y sabiduría realista que la conflictividad es consustancial a la sociedad y que la paz es mentira, una simple pausa o tregua entre dos guerras. La paz resulta ser así algo excepcional. Por eso, el proyecto progresista, pensamiento Alicia o pacifista de establecer una alianza por la paz, al igual que el proyecto de una alianza de las civilizaciones es un proyecto esencialmente utópico y yo añadiría que quimérico e infantil. Es más, como dice Schmitt, «Si una parte del pueblo declara que ya no conoce enemigos, lo que está haciendo en realidad es ponerse del lado de los enemigos y ayudarles, pero desde luego con ello no se cancela la distinción entre amigos y enemigos».


La paz es algo excepcional en la historia. La historia es historia del conflicto. Si una parte del pueblo depone las armas -sean del tipo que sean-, se pone del lado del enemigo. Esa idea es fascinante. Es como aquél que decía que no tener bando era tener bando. O al menos si no estás conmigo no te interpongas en mi camino porque yo no estaré contigo.

Además, mientras que la amistad requiere del consenso o del acuerdo de las dos partes, la enemistad, justamente, no requiere del acuerdo mutuo. El disenso siempre es más fácil, simple y básico. Basta con que alguien me elija como su enemigo para que tenga lugar el conflicto y ello aunque yo no desee el conflicto. Es un error del progresismo creer que los enemigos los elijo yo únicamente y que siendo buenos o bienintencionados o pacíficos o no queriendo la enemistad eo ipso no voy a tener enemigos.


No elegimos nuestros enemigos, al menos no siempre. Simplemente tenemos enemigos, gente que no soporta algo de nosotros y por lo tanto que nos quiere destruir -nuevamente, cualquier tipo de destrucción: física, moral,...-. Así que sólo nos queda defendernos. Y de too es abido que cuando se trata de defenderse, la defensa no deja de ser parte del ataque. Debemos atacar, destruir al enemigo (una vez más, no tengo por qué estar hablando de destrucción física).

Lo que está en el principio del Estado y es su fundamento es la decisión. El soberano es el que decide. Lo político se define como una decisión constitutiva y polémica. La humanidad no existe políticamente hablando. Sólo existen las diversas unidades políticas en perpetuo conflicto y enemistad o amistad a nivel de política internacional entendida ésta como política de poder. La humanidad como tal no puede pues hacer una guerra. Carece de enemigo, al igual que la humanidad no puede ser solidaria consigo misma, salvo si los marcianos existieran y hubiera que hacerles frente.


En esto no estoy de acuerdo. Creo que puede haber un fin de conflictos a escala internacional (aunque conflictos tribales o civiles existirán siempre). El fin de los conflicto internacionales se puede establecer si alguien gana las mentes y los corazones de los demás. O bien si alguien destruye físicamente a quienes considera sus enemigos políticos. Como dije hablando del futuro de la Humanidad, llegará un momento en que se llegue a la economía de la no escasez y por lo tanto no habría necesidad de fronteras en la humanidad y por lo tanto sería una manera de evitar los conflictos internacionales de forma relativamente pacífica ("relativamente" porque siempre habría gente a la que destruir, estableciéndose un cierto nivel asintótico de violencia entre grupos humanos).

Amigo y enemigo

6 comentarios:

Teseo 02 mayo, 2008  

¡¡Carl Schmitt!!
El artículo me recuerda al ministro Aquel que decia que las guerras iban a pasar de moda... y la contestación del Reverte en el Semanal poniendolo podre.
Por otro lado, cada vez hay mas motivos de conflicto sea agua, petroleo, uranio, opio...y la tendencia actual es a que cada vez existan mas fronteras, naciones, estados independientes, naciones sin territorio...
Dudo mucho que en el siglo L se alcance el nivel 2 de la escala Kardashev, bien porque se llegara antes al nivel 3 (la edad de la paciencia) o bien porque se descubran nuevas necesidades por las que vale la pena romperse la crisma.La idea es parecida a lo de Blade Runner cuando los coches volaban pero seguian teniendo volante y jugaban al ajedrez con las piezas de Stautton y habia Replicantas pero aun habia que convencerlas porque no estaban bien programadas y no sabian que eran Replicantas...(de todas formas estaban en el siglo XXI todavía,creo).
Y la parafilia segun Freud surge del conflicto de castración durante la fase edipica.

Gaspar Duarte 03 mayo, 2008  

No estoy muy convencido del supuesto de no-escasez del nivel 2 de la escala Kardashev (sin ponerme a analizar, el tiempo para un ser humano seguiría siendo escaso, y eso marca casi todo realmente).

Aparte, concuerdo con el artículo, y también leo "El Catoblepas" más o menos habitualmente (aunque cuando entran en el materialismo filosófico en profundidad, corres un serio riesgo de perderte). En parte podría conocordar con tu último apartado, aunque la solución que planteas es demasiado kitsch (me recuerda a Metrópolis de Fritz Lang, y si esa película es grande no es por su argumento precisamente). Haría falta un análisis más somero, ya que a fin de cuentas, los anarquistas te dirán que la forma de acabar con los conflictos a gran escala u oficiales es eliminar el Estado: ¿será cierto?

Pablo 03 mayo, 2008  

No-escasez=abundancia

Los anarquistas son unos tarados.

No puedes ir al 3 sin pasar antes por el 2. La escala se basa en el consumo de energía. Lo de a época de la paciencia me lo inventé. Es un nombre que le puse para ser descriptivo.


Mi tesis es infalible y no es rebatible.

MWAHAHA

Gaspar Duarte 03 mayo, 2008  

Abundancia no es lo mismo que ausencia de escasez. La escasez es intrínseca (al menos teniendo presente las leyes de nuestro Universo, en otros no lo sé).

No sólo el tiempo seguiría siendo escaso. La propia apetencia temporal se haría patente, y las distancias seguirían configurando las limitaciones de la escasez (puede accederse a todo en el Universo, pero no todo en el mismo punto, y su traslado supone costes etc).

Así que sí, concuerdo con el artículo, y siempre será así :)

Anónimo,  05 mayo, 2008  

Permítame discrepar. Siempre habra ricos y pobres, como decian en Jesucristo Superestar.

Ykrov,  05 mayo, 2008  

Hola!

Me estuve un rato leyendo tu blog este comentario no es sobre tu noticia es sobre todo tu blog podria hacer como otros e insultarte por pensar de distinto modo que tu pero no pienso hacerlo porque tienes todo el derecho del mundo a pensar distinto.

Por lo que he podido leer tienes una aorientacion ideologica de derechas decir,que ,o bien eres una persona con capital o bien deberias replantearte tu posicion ayudando a la gente que va a explitar al pueblo yo desgraciadamente no tengo blog pero me pasare por aqui a ver si encuentro respuestas

nada mas adios

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo