jueves, 29 de noviembre de 2007

Mi templo es para rezar y no una casa de ladrones



Hay una votación de reprobación a una ministro en el Congreso. La primera en la historia democrática española. Está claro que dejar que pase sería un grave problema a tres meses de las elecciones. Bien, pues tendremos que comprar voluntades, pásenme la factura:

Al BNG:

  • Número de teléfono 065.

  • Coste del traspaso de inmuebles por asumir competencias del Estado.

  • Sanidad penitenciaria.

  • Becas educativas.

  • Traslado de la titularidad de los museos estatales en Galicia (cuya gestión ya era gallega).

  • 51 millones de euros en concepto de deuda histórica.

  • Una entrevista con Zapatero.

¡El siguiente!

Al PNV:
  • Instituto Vasco de Finanzas (de facto, un banco público regional).

  • Aprobar los presupuestos vascos.

  • 67 millones de euros.


Al tránsfuga del PP:
  • No sabemos.

Al tránsfuga de CC:
  • No sabemos.

¡Las cuentas del mercado persa en que se ha convertido el Congreso!

Vamos de culo.

1 comentarios:

Gaspar Duarte 30 noviembre, 2007  

Esto sí que me parece flipante. Mercadeo de votaciones en estado puro, ¡pero lo peor es que la gente lo sabe y ellos lo asumen con toda su jeta!

Fijáos cuan jodido llega a ser el nepotismo que uno tiene que comprometerse hasta las trancas por salvar a una verdadera incompetente y -para más inri- estúpida.

Total, luego piensas que se les paga con tu dinero y como comprenderás, para no enfadarse.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo