martes, 27 de noviembre de 2007

Fases en la destrucción humana

El uso de niños soldado y el lavado de cerebro son axiomas del totalitarismo de cualquier tipo. Desde el uso de niños en la guerra de secesión americana, pasando por los esclavos sexuales japoneses y el uso de imberbes chicos en la defensa de Berlín. Los niños, como la parte de la población más desprotegida siempre es la que más cara paga su paso por los conflictos. Hoy en día los ejemplos más sangrantes se ven en África, en los niños bomba que usan los terroristas musulmanes y en los níños-robot de los regímenes comunistas.

Veamos distintas fases de esta destrucción humana:

Fase 1: La niña robot.




En este vídeo una niña de ocho años repite como un loro un discurso chavista sin saber ni qué está diciendo ni por qué lo dice. Nótese la risa del gorila.

Fase 2: Lavado de cerebro.




Esta niña declama un himno patriótico a Palestina, nótese la estudiada y trabajada voz rota. Traducción al inglés:


Palestine, Palestine, My name is Palestine
I wrote my name at all fields
with a unique font greater than all titles
The letters of my name, the letters of my name,
live inside me, feed me,
spread the soul and fire inside my body
The mountains of the river, knows me well
I spent all my power and ask my nation help
And Salahdin was calling, calling inside me
And my arabic origin is asking me for freedom and revenge
And those flags which were folded at Hatiin
And the caller of Al Aqsa Mosque is calling for help
And thousands of prisoners are calling for help
Calling the greater nation and calling for millions
Go to Al Aqsa, to where the oppressed are,
to stop the injustice of the zionism,
and raise the flag of Palestine, Palestine, Palestine



Fase 3: Completa sumisión de cuerpo y mente.




Los niños en la televisión de Palestina directamente dicen que quieren matar judíos. La Palestina TV es uno de los focos de odio más repugnantes desde Lord Haw-Haw o el documental "Ratas", de la Alemania nazi.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo