martes, 9 de mayo de 2006

Murambatsvina

En Zimbabue, hace aproximadamente un año, el gobierno de Mugabe comenzó la Operación Murambatsvina (literalmente: tirar la basura). En aquella época, sólo vimos de forma pública y notoria la condena de este régimen por parte de dos fuentes. La primera, la extrema derecha norteamericana, que protestaba por el robo de tierras -nacionalización- a la minoría blanca. La otra fuente fue el Gobierno estadounidense, que puso a Zimbabue en su punto de mira de "países que no están en el Eje del Mal, pero que poco les falta". Por supuesto que los americanos recibieron muchas críticas, sobre todo de la pseudointelectualidad progre europea. Normal, viven de eso.

Ha pasado un poco más de un año y la Operación está siendo todo un éxito. Ya el 20% de la población de Zimbabue ha perdido su hogar. De los 12 millones de habitantes de ese país, 2,4 millones han visto como los bulldozers y el Ejército armado con hachas y blindados ha derribado sus casas por ser chabolas. Las grandes masas de desposeídos son reubicados en los terrenos de los antiguos propietarios blancos. Con lo puesto.

Los secuaces de Mugabe dicen que es para evitar los asentamientos ilegales de la población en los extrarradios de las ciudades, para minimizar las enfermedades provenientes de la falta de higiene y para reducir las actividades comerciales incontroladas.

En África ya lo llaman el "Tsunami de Zimbabue". La actividad comercial privada -ilegal- de 700.000 personas ha sido cortada de un plumazo.
Un informe del Director Ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para los Refugiados -21 de julio de 2005-, exigía la inmediata paralización de la operación por vulnerar la Ley Internacional, provocar varias crisis humanitarias y actuar de forma injustificada, indiscriminada y sin ningún rspeto por la vida humana.

En Zimbabue insisten en que es necesario "restaurar el orden" y recuperar el "control efectivo" de todo el territorio.

Los desplazamientos humanos se hacen a pie, debido a la falta de combustible para consumo privado que existe en el país, recorriendo grandes distancias. Quien se niega es arrestado. No me quiero imaginar lo que les puede pasar a los detenidos. Debido a lo inhumano de la caminata, mucha gente decide ir a vivir con familiares. Potenciando la densidad de población y exacerbando el problema de insalubridad y hambre que la operación "pretendía solucionar".

Dato curioso: En el último año 10.000 ciudadanos chinos se han trasladado al país para cultivar tabaco en las nuevas tierras "roturadas". En China viven 300 millones de fumadores.

Dato: No existen cifras oficiales que hablen de ni un solo muerto durante estas limpiezas. Me pone los pelos de punta...

Dato: Tanto misiones católicas como islámicas han sido arrasadas durante la operación. Así como escuelas, orfanatos, mercados. Parece que la limpieza no se ciñe a propiedades privadas "ilegales".

Más...

(Las fotos las encontré de casualidad, pero son aterradoramente reveladoras. A mí y a Condi se nos está agotando la paciencia)

1 comentarios:

Maestre de Campo 11 mayo, 2006  

Terrible que, bajo el paraguas de NU, medren este tipo de tiranos genocidas.

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo