miércoles, 17 de mayo de 2006

El enemigo de mi enemigo es mi amigo, muy bien Chávez, lo que quieras


A alguien le puede resultar coherente. A alguna diplomática de alto calibre como Leire Pajín, por ejemplo. Y es que la cosa no deja de tener su gracia. Chavez, el amigo de Zapatero, va a Argelia a estrechar lazos de amistad y a hablar -tras la cortina- del precio del petróleo.

Argelia es un viejo aliado de España -aliado coyuntural frente al mutuo enemigo marroquí, claro-, y ahora que Venezuela es una gran amiga de España se va completando así el círculo de la disparatada antipolítica exterior española.

Leire, deja de mojar Donetes en Cacaolat y atiéndeme, que te estás poniendo como un tonel. Al mundo occidental sólo le faltaba que se creara una alianza entre el Gran Turco y los pujantes nazifascismos sudamericanos. ¿El sueño de la Unión Soviética se cumple sin Stalin? Pero quiero recordaros que no es bueno rodear a alguien con intenciones hostiles. Si con Israel no lo conseguisteis -y mira que lo intentasteis-, mucho menos lo conseguiréis con norteamerica y Europa.

¡Qué diablos, ni Carlos I lo consiguió con la maldita Francia! ;)

Últimos programas del podcast

Archivo

Se admite el debate

Blogorrollo